Iberinform asistirá a ExpoManagement 2009 – los próximos 20 y 21 de Mayo en Madrid

Iberinform asistirá con stand propio a la séptima edición de ExpoManagement que se celebrará los próximos 20 y 21 de Mayo en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid, un evento de referencia del mundo ejecutivo español.

Un año más, gracias a HSM (empresa organizadora) contaremos con algunos de los líderes más admirados del mundo ofreciendo a los directivos y ejecutivos asistentes de nuestro país, la posibilidad de compartir las mejores prácticas con expertos de reconocido prestigio.

Para asistir al evento, póngase en contacto con nosotros en el 902 101 877

Detalle de las conferencias

Rudolph Giuliani & Crisis Management Cómo liderar en tiempos de crisis.

Bill George & Management Cómo liderar en tiempos críticos: cuando la resistencia y el carácter se ponen a prueba.

Paul Schoemaker & Gestión en tiempos de incertidumbre: Cómo tomar decisiones estratégicas en un clima de incertidumbre: la visión periférica.

Kenichi Ohmae & Estrategia Una nueva estrategia y un nuevo estratega.

José María Aznar & España, Europa y el mundo I Contexto geopolítico mundial. El papel de España en el mundo, oportunidades retos y desafíos.

Anders Knutsen & Marketing Cómo lograr un posicionamiento de alto nivel: marca y diseño.

George Kohlrieser & Liderazgo Cómo lograr ser un líder efectivo e inspirador: un camino diferente.

Mario Alonso Puig & Gestión de Talento y Potencial Humano En pos de la conquista de uno mismo: la fascinación por explorar más allá de los propios límites.

Felipe González & España, Europa y el mundo II Contexto geopolítico mundial. El papel de España en el mundo,oportunidades retos y desafíos.

Fabio Capello & Trabajo en equipo Cómo crear una mentalidad ganadora en cualquier circunstancia. España & sus desafíos financieros Con la participación de expertos y académicos de las mejores universidades del mundo.

LUIS GARICANO, JUAN VELARDE, CARLOS RODRÍGUEZ BRAUN & LUIS DE SEBASTIÁN.

Para más información: Aquí

Los informes comerciales de empresa reducen el riesgo de impago, según un estudio de Interban Network y Tatum

El  41% de las empresas mantiene una tasa de impagos inferior al 5% gracias a la utilización de herramientas como los informes de empresas que permiten mejorar el riesgo de crédito.

El  41% de las empresas soporta una tasa de impagos inferior al 5% gracias a la utilización de herramientas de gestion como los informes de empresas, que permiten mejorar el riesgo de credito. Esta es una de las principales conclusiones del informe `Managers Answers, Cobros y Morosidad 2009´, desarrollado por Interban Network y Tatum con el apoyo de Crédito y Caución e Iberinform, en el que han participado 312 directivos de medianas y grandes empresas.

 

Informes Comerciales como herramienta gestion del riesgo de impago
Informes Comerciales como herramienta gestion del riesgo de impago

 

De acuerdo con el estudio, aproximadamente el 38% de las empresas utiliza los informes de empresas, también conocidos como informes comerciales o información comercial para minimizar el riesgo de impago.

En un entorno marcado por `un aumento en el riesgo de impago que nos llevará a alcanzar en 2009 máximos históricos en nuestro país´ las empresas `han recurrido a alargar los periodos de cobro. Un 38% de las empresas en nuestro país trabaja con un periodo de cobro a 90 días o más, el 16% a 60 días, el 11% a 30 días y sólo un 5% utiliza un sistema de cobro al contado´, añade el estudio.

Consejos prácticos para evitar los impagos – Pere Brachfield, Experto Morosología

Les presentamos algunos consejos prácticos para evitar y minimizar los impagos desarrollados por Realizado por Pere J. Brachfield, director del Centro de Estudio de Morosología de EAE Business School.

Fuente: EAE – Centro de Estudio de Morosología / Fecha: 02/04/2009

Les presentamos algunos consejos prácticos para evitar y minimizar los impagos desarrollados por Realizado por Pere J. Brachfield, director del Centro de Estudio de Morosología de EAE Business School.

Primer principio: los impagos no son una fatalidad. Si la empresa adopta una serie de precauciones básicas antes de conceder créditos a sus clientes, si adopta una serie de medidas preventivas que a continuación expondremos, si gestiona correctamente sus cuentas por cobrar y si reacciona rápidamente en caso de problemas, puede minimizar los incobrables.

Un principio fundamental: no hay que forzar nunca las ventas. Muchas empresas se quejan de que tienen muchos impagados pero no detectan cuál es una de las causas más frecuentes de la morosidad: la política comercial de la propia empresa. Una máxima en las ventas a crédito es: “A mayor presión por vender, más impagos”.

No fiarse de las apariencias. Por muy buena imagen que ofrezca un posible comprador, es aconsejable investigar que hay detrás de la fachada de este futuro cliente, a veces con un poco de esfuerzo de investigación se descubre la cara oculta de las empresas.

Extremar las precauciones con las empresas recién constituidas. Las estadísticas nos revelan que la mitad de las empresas creadas en España desaparece en los primeros cuatro años de vida.

Pedir un informe sobre el cliente. Una buena medida para aumentar la seguridad de las operaciones es el conocimiento jurídico del cliente. Esto se consigue comprobando todos sus datos, ya que hay morosos que, para defraudar a sus acreedores, utilizan empresas no constituidas legalmente o que no están inscritas en el registro mercantil.

Pedir informes comerciales investigados y actualizados para todo nuevo cliente. Antes de vender a crédito se recomienda pedir informes de la solvencia, liquidez, arraigo, capacidad de pagos y seriedad mercantil del cliente: una buena información comercial puede evitar muchos morosos. En caso de no estar seguros de la solvencia de un nuevo cliente, es recomendable solicitar un informe investigado y actualizado, que no es costoso teniendo en cuenta el dinero que puede ahorrar a las empresas.

Comprobar que la dimensión de la empresa del cliente es adecuada al nivel de riesgo asumido. Se comprueba que el comprador tiene recursos propios suficientes para endeudarse en una operación con pago aplazado. Por ejemplo, un proveedor que vende 30.000 euros a crédito a una microempresa con un capital social de 3.000 euros, asume un riesgo considerable ya que existe una desproporción entre el importe de la transacción comercial y los fondos propios del cliente.

Establecer una política de créditos y un manual de procedimientos. Es recomendable redactar una política de créditos y cobros coherente con la situación y un decálogo de procedimientos que contenga las normas de actuación en materia de concesión de créditos y acción de cobro, y mentalizar a todos los empleados de ventas y de administración de clientes para que sigan al pie de la letra el manual de procedimientos.

Otorgar a cada cliente un límite de riesgo. Establecer un límite de riesgo para cada cliente, esto es, la cantidad máxima de crédito que estamos dispuestos a arriesgar con el cliente y que no vamos a sobrepasar en ningún momento si no es con la autorización de algún directivo responsable. Gracias a los límites de riesgo se evitarán pérdidas elevadas si se produce una situación de morosidad.

Pedir referencias a otros proveedores. El mejor informe sobre los hábitos de pago de un nuevo comprador nos lo pueden dar proveedores que llevan tiempo trabajando con el cliente y que no sean competidores directos.

Hacer firmar a todos los clientes un buen contrato. El contrato es la pieza clave del éxito de las operaciones; si reúne los requisitos legalmente exigidos, el deudor queda obligado a asumir lo pactado, sin posibilidad de eludirlo o dar marcha atrás a los acuerdos asumidos y obligaciones adquiridas. Desde un punto de vista preventivo, el contrato es el documento que permite garantizar y proteger jurídicamente los intereses del acreedor.

Aceptación de las condiciones generales de venta. Una forma de proteger los intereses del proveedor sin necesidad de firmar un contrato con cada cliente es establecer unas condiciones generales de venta. Las condiciones generales de venta son las normas para la venta que el proveedor ha fijado y que aplica a todos los clientes. Estas condiciones se pueden incluir en el dorso de la hoja de pedido o de la propuesta de pedido.

La necesidad de documentar las operaciones comerciales. En la práctica del día a día las empresas suelen admitir pedidos telefónicos o verbales de sus compradores, y no exigen la firma y sellado de los albaranes (o de las facturas) por una persona responsable con el fin de agilizar los trámites y no retrasar el tráfico mercantil con formalidades administrativas. La documentación necesaria para reclamar una deuda derivada de un impago comercial consiste en tres documentos: un pedido, un albarán y una factura. Con la posesión de estos tres documentos mercantiles, el acreedor verá totalmente blindado su derecho de cobro y podrá
demostrar perfectamente la existencia de una deuda, de modo que el moroso no tendrá ninguna escapatoria legal para dejar de pagar la operación comercial.

Evitar los fallos en el momento de la venta; ser irreprochable. Las empresas que venden productos o servicios deben tener como objetivo el tener “cero” fallos en su actuación y ofrecer un servicio de calidad a los clientes. La empresa proveedora debe haber actuado de forma irreprochable y poder demostrarlo en cualquier momento: cumplir con todos los requisitos de cantidad, calidad, plazo de entrega, precio, facturación, etc.

La gestión pro-activa en el cobro. La empresa debe establecer mecanismos que permitan una gestión pro-activa de los impagados. La pro-actividad consiste en adelantarse a los acontecimientos y evitar así los problemas mediante una acción adecuada.

Establecer un sistema activo de cobro. En lugar de dejar que el cliente efectúe los pagos de las facturas al vencimiento por medio de transferencia bancaria, es mejor domiciliar los cobros en una cuenta bancaria y utilizar el adeudo en cuenta mediante la norma bancaria del cuaderno 58, la del cuaderno 19 o la del cuaderno 32.

El control de saldos vencidos. El departamento de créditos debe utilizar unos listados mensuales de saldos vencidos y no vencidos que controlan los saldos de clientes, con el fin de detectar los atrasos y priorizar las acciones de cobro.

El control de efectos y recibos impagados. Con periodicidad semanal, el servicio de cobros trabajará con un listado de giros y recibos impagados –efectos que no han sido atendidos por la entidad bancaria del cliente– y realizará las acciones de cobro pertinentes.

Contratar un seguro de crédito o servicios de factoring. En el mercado existen varios servicios financieros y de seguros que eliminan o minimizan el riesgo del crédito de clientes y aseguran el cobro de las operaciones comerciales.

El seguro de crédito cubre la totalidad de los riesgos de crédito de clientes, de forma que el asegurador pueda obtener una cartera de riesgos diversificada, que limite su riesgo y permita así una tarificación ventajosa.

El factoring es un contrato de cesión de créditos entre una empresa proveedora que mantiene crédito interempresarial con sus clientes y una sociedad financiera especializada en servicios de factoring, la cual anticipa la liquidación de una parte importante de los fondos correspondientes a las facturas cedidas.

Pere J. Brachfield, director del Centro de Estudio de Morosología de EAE Business School

Consejos prácticos para evitar los impagos – Pere Brachfield, Experto Morosología

Les presentamos algunos consejos prácticos para evitar y minimizar los impagos desarrollados por Realizado por Pere J. Brachfield, director del Centro de Estudio de Morosología de EAE Business School.

Fuente: EAE – Centro de Estudio de Morosología / Fecha: 02/04/2009

Les presentamos algunos consejos prácticos para evitar y minimizar los impagos desarrollados por Realizado por Pere J. Brachfield, director del Centro de Estudio de Morosología de EAE Business School.

Primer principio: los impagos no son una fatalidad. Si la empresa adopta una serie de precauciones básicas antes de conceder créditos a sus clientes, si adopta una serie de medidas preventivas que a continuación expondremos, si gestiona correctamente sus cuentas por cobrar y si reacciona rápidamente en caso de problemas, puede minimizar los incobrables.

Un principio fundamental: no hay que forzar nunca las ventas. Muchas empresas se quejan de que tienen muchos impagados pero no detectan cuál es una de las causas más frecuentes de la morosidad: la política comercial de la propia empresa. Una máxima en las ventas a crédito es: “A mayor presión por vender, más impagos”.

No fiarse de las apariencias. Por muy buena imagen que ofrezca un posible comprador, es aconsejable investigar que hay detrás de la fachada de este futuro cliente, a veces con un poco de esfuerzo de investigación se descubre la cara oculta de las empresas.

Extremar las precauciones con las empresas recién constituidas. Las estadísticas nos revelan que la mitad de las empresas creadas en España desaparece en los primeros cuatro años de vida.

Pedir un informe jurídico sobre el cliente. Una buena medida para aumentar la seguridad de las operaciones es el conocimiento jurídico del cliente. Esto se consigue comprobando todos sus datos, ya que hay morosos que, para defraudar a sus acreedores, utilizan empresas no constituidas legalmente o que no están inscritas en el registro mercantil.

Pedir informes comerciales investigados y actualizados para todo nuevo cliente. Antes de vender a crédito se recomienda pedir informes de la solvencia, liquidez, arraigo, capacidad de pagos y seriedad mercantil del cliente: una buena información comercial puede evitar muchos morosos. En caso de no estar seguros de la solvencia de un nuevo cliente, es recomendable solicitar un informe investigado y actualizado, que no es costoso teniendo en cuenta el dinero que puede ahorrar a las empresas.

Comprobar que la dimensión de la empresa del cliente es adecuada al nivel de riesgo asumido. Se comprueba que el comprador tiene recursos propios suficientes para endeudarse en una operación con pago aplazado. Por ejemplo, un proveedor que vende 30.000 euros a crédito a una microempresa con un capital social de 3.000 euros, asume un riesgo considerable ya que existe una desproporción entre el importe de la transacción comercial y los fondos propios del cliente.

Establecer una política de créditos y un manual de procedimientos. Es recomendable redactar una política de créditos y cobros coherente con la situación y un decálogo de procedimientos que contenga las normas de actuación en materia de concesión de créditos y acción de cobro, y mentalizar a todos los empleados de ventas y de administración de clientes para que sigan al pie de la letra el manual de procedimientos.

Otorgar a cada cliente un límite de riesgo. Establecer un límite de riesgo para cada cliente, esto es, la cantidad máxima de crédito que estamos dispuestos a arriesgar con el cliente y que no vamos a sobrepasar en ningún momento si no es con la autorización de algún directivo responsable. Gracias a los límites de riesgo se evitarán pérdidas elevadas si se produce una situación de morosidad.

Pedir referencias a otros proveedores. El mejor informe sobre los hábitos de pago de un nuevo comprador nos lo pueden dar proveedores que llevan tiempo trabajando con el cliente y que no sean competidores directos.

Hacer firmar a todos los clientes un buen contrato. El contrato es la pieza clave del éxito de las operaciones; si reúne los requisitos legalmente exigidos, el deudor queda obligado a asumir lo pactado, sin posibilidad de eludirlo o dar marcha atrás a los acuerdos asumidos y obligaciones adquiridas. Desde un punto de vista preventivo, el contrato es el documento que permite garantizar y proteger jurídicamente los intereses del acreedor.

Aceptación de las condiciones generales de venta. Una forma de proteger los intereses del proveedor sin necesidad de firmar un contrato con cada cliente es establecer unas condiciones generales de venta. Las condiciones generales de venta son las normas para la venta que el proveedor ha fijado y que aplica a todos los clientes. Estas condiciones se pueden incluir en el dorso de la hoja de pedido o de la propuesta de pedido.

La necesidad de documentar las operaciones comerciales. En la práctica del día a día las empresas suelen admitir pedidos telefónicos o verbales de sus compradores, y no exigen la firma y sellado de los albaranes (o de las facturas) por una persona responsable con el fin de agilizar los trámites y no retrasar el tráfico mercantil con formalidades administrativas. La documentación necesaria para reclamar una deuda derivada de un impago comercial consiste en tres documentos: un pedido, un albarán y una factura. Con la posesión de estos tres documentos mercantiles, el acreedor verá totalmente blindado su derecho de cobro y podrá
demostrar perfectamente la existencia de una deuda, de modo que el moroso no tendrá ninguna escapatoria legal para dejar de pagar la operación comercial.

Evitar los fallos en el momento de la venta; ser irreprochable. Las empresas que venden productos o servicios deben tener como objetivo el tener “cero” fallos en su actuación y ofrecer un servicio de calidad a los clientes. La empresa proveedora debe haber actuado de forma irreprochable y poder demostrarlo en cualquier momento: cumplir con todos los requisitos de cantidad, calidad, plazo de entrega, precio, facturación, etc.

La gestión pro-activa en el cobro. La empresa debe establecer mecanismos que permitan una gestión pro-activa de los impagados. La pro-actividad consiste en adelantarse a los acontecimientos y evitar así los problemas mediante una acción adecuada.

Establecer un sistema activo de cobro. En lugar de dejar que el cliente efectúe los pagos de las facturas al vencimiento por medio de transferencia bancaria, es mejor domiciliar los cobros en una cuenta bancaria y utilizar el adeudo en cuenta mediante la norma bancaria del cuaderno 58, la del cuaderno 19 o la del cuaderno 32.

El control de saldos vencidos. El departamento de créditos debe utilizar unos listados mensuales de saldos vencidos y no vencidos que controlan los saldos de clientes, con el fin de detectar los atrasos y priorizar las acciones de cobro.

El control de efectos y recibos impagados. Con periodicidad semanal, el servicio de cobros trabajará con un listado de giros y recibos impagados –efectos que no han sido atendidos por la entidad bancaria del cliente– y realizará las acciones de cobro pertinentes.

Contratar un seguro de crédito o servicios de factoring. En el mercado existen varios servicios financieros y de seguros que eliminan o minimizan el riesgo del crédito de clientes y aseguran el cobro de las operaciones comerciales.

El seguro de crédito cubre la totalidad de los riesgos de crédito de clientes, de forma que el asegurador pueda obtener una cartera de riesgos diversificada, que limite su riesgo y permita así una tarificación ventajosa.

El factoring es un contrato de cesión de créditos entre una empresa proveedora que mantiene crédito interempresarial con sus clientes y una sociedad financiera especializada en servicios de factoring, la cual anticipa la liquidación de una parte importante de los fondos correspondientes a las facturas cedidas.

Realizado por
Pere J. Brachfield, director del Centro de Estudio de Morosología de EAE Business School

El plazo medio de pago de las empresas de España en 124 días

El periodo medio de pago interempresarial se mantiene estable en los tres últimos ejercicios, según el estudio elaborado por Iberinform en base a las cuentas de más de 20.000 empresas españolas.

Fuente: Iberinform – Grupo Crédito y Caución / Fecha: 16/03/2009

Las empresas españolas pagan a 124 días de media, periodo que no ha descendido en los últimos dos años. Son los datos extraídos del último estudio llevado a cabo por Iberinform sobre los plazos medios de pago de las empresas españolas, en base las cuentas depositadas entre esos años por más de 20.000 empresas entre los años 2005 y 2007.

El hecho de que los plazos de pago se mantengan en niveles tan altos incrementa los problemas de liquidez que sufren las empresas y los riesgos de impago. Las empresas deben analizar a qué clientes se les permite pagar con plazos de pago tan largos y utilizar herramientas de seguimiento que les permitan conocer la evolución de dichos clientes, explica el director general de Iberinform, Andrés Ohlsson.

Datos por Sectores

Por sectores de actividad, las empresas pertenecientes al sector construcción y afines, como actividades inmobiliarias y de alquiler, presentan el periodo medio de pago más alto, con 172 días, si bien se ha reducido a lo largo del último ejercicio del que existen datos disponibles. En el otro extremo se sitúa el sector del comercio, cuyo periodo medio de pago se mantiene estable en los últimos años, situándose en 74 días.

Datos por Comunidades Autónomas

Los datos por Comunidades Autónomas presentan sensibles diferencias. El mayor periodo medio de pago se sitúa en Madrid, con 137 días. Les siguen nueve Comunidades Autónomas que se sitúan por encima de la media, Asturias [136], Andalucía e Islas Baleares [135], Galicia [132], Canarias y País Vasco [130], Extremadura [127] y Cantabria [126]. Únicamente Melilla [86 días] y Ceuta [71 días] se sitúan por debajo de los 100 días.

Acuerdo Informes comerciales de empresas con CEPYME ARAGON

Iberinform la empresa de informes de empresas , financieros, de riesgo y bases de datos de marketing del Grupo Crédito y Caución ha llegado a un acuerdo de colaboración para ofrecer sus servicios a las empresas de CEPYME ARAGON.

Fuente: Iberinform / Fecha: 03/04/2009

Iberinform la empresa de informes de empresas, financieros, de riesgo y bases de datos de marketing del Grupo Crédito y Caución ha llegado a un acuerdo de colaboración para ofrecer sus servicios a las empresas asociadas a CEPYME ARAGON.

Las empresas asociadas a CEPYME podrán utilizar el buscador de empresas por nombre y por CIF de forma gratuita y acceder a ofertas exclusivas de información comercial y financiera a través de la plataforma de Iberinform.

Iberinform y CEPYME ARAGON esperan poder contribuir al desarrollo de la economía aragonesa, de los negocios y a mejorar las deciciones de negocio y ayudar a minimizar el riesgo de impago de clientes con la utilización de la plataforma de información comercial y financiera.

Información sobre CEPYME ARAGÓN

La Confederación de la Pequeña y Mediana Empresa Aragonesa (CEPYME-ARAGÓN) es una organización empresarial, de ámbito regional, creada el 18 de abril de 1989 con el fin de representar y defender los intereses de las pequeñas y medianas empresas aragonesas en un clima de diálogo social permanente para fomentar el crecimiento económico estable y con ello la mejora de la calidad de vida en la región.

CEPYME-ARAGON es una Confederación de organizaciones empresariales donde, además de las Confederaciones Provinciales de Zaragoza, Huesca y Teruel, se integran casi un centenar de organizaciones empresariales sectoriales aragonesas, que en su conjunto representan, actualmente, los intereses de más de 25.000 empresas.