Indicios que hacen dudar sobre la solvencia de la empresa

Mario Cantalapiedra – Economista

En un momento donde arrecian las dificultades para acceder al crédito bancario, las empresas que quieren acceder al mismo, y con el fin de aumentar sus posibilidades de éxito, deben tratar de justificar ante el banco la evolución de aquellas partidas económicas y financieras que le pueden llevar a dudar sobre su capacidad de pago futura, como por ejemplo las siguientes:

  • Fuerte disminución de la facturación.
  • Fuerte caída en el porcentaje que representa el margen bruto.
  • Incremento importante de los gastos de explotación sin proporción a la evolución de la facturación o del margen bruto.
  • Alargamiento del plazo medio de cobro a clientes, que puede deberse a la aparición de partidas de difícil o dudoso cobro.
  • Aumento considerable del nivel de existencias, que puede tener su origen en la aparición de almacenes de difícil salida por problemas de obsolescencia o deterioro.
  • Aparición o aumento de elementos del inmovilizado intangible (patentes, marcas, etcétera), que pueden ocultar descompensaciones de balance.
  • Crecimiento considerable del endeudamiento financiero a corto plazo y de los gastos financieros. A la entidad financiera le interesará determinar si se trata de un problema de liquidez transitorio o, por el contrario, se trata de un problema de financiación permanente.
  • Incremento significativo de las ganancias o pérdidas de carácter excepcional.

La visibilidad de solvencia de la empresa se comprueba no sólo en los estados contables principales (balance y cuenta de pérdidas y ganancias), sino también en otros documentos como la memoria, donde el banco buscará datos que amplíen y aclaren la información económica y financiera recopilada. Si la empresa está obligada a presentar informe de auditoría, la entidad bancaria estudiará los comentarios y salvedades de los auditores sobre las cuentas anuales, y vigilará tanto los posibles retrasos en el cierre de las auditorías como el cambio frecuente de las firmas que auditan a la empresa. Por mi experiencia, los principales elementos de los estados contables que analizan, de un modo general, los bancos son:

  • Evolución de los gastos de explotación.
  • Evolución de los gastos de personal.
  • Evolución del margen bruto.
  • Evolución de los resultados.
  • Evolución de la facturación.
  • Evolución de las existencias.
  • Resultados excepcionales.
  • Evolución del inmovilizado intangible.
  • Evolución de las inversiones financieras a largo plazo.
  • Dotación amortizaciones.
  • Dotación provisiones.
  • Nivel de endeudamiento.
  • Plazo de cobro a clientes.
  • Plazo de pago a proveedores.

gestoresmorosidad 5 informes Gratis

Sociedades de garantía recíproca: avalan pero no dan crédito

Mario Cantalapiedra – Economista

Las Sociedades de Garantía Recíproca (SGR) son entidades sin ánimo de lucro y ámbito de actuación específico, referenciado a comunidades autónomas o sectores de la actividad, que tienen por objeto facilitar el acceso de sus asociados a la financiación bancaria en mejores condiciones, en cuanto a coste y plazo, de las que obtendrían si negociaran de forma aislada ¿Y quienes son sus asociados? En su regulación legal se establece que al menos cuatro quintas partes de su accionariado debe estar compuesto por pymes; por tanto, a este colectivo de sufridas empresas, en lo que a la financiación bancaria se refiere, es al que se destina su ayuda. Además cuentan con otro tipo de socios, llamados protectores, que aportan recursos a las SGR sin que tengan derecho a solicitar sus garantías. Por regla general, estos socios protectores son administraciones públicas, cámaras de comercio, asociaciones o entidades de crédito.

Las SGR están sometidas a las reglas de autorización previa, control e inspección del Banco de España al igual que las entidades de crédito, sin embargo, se diferencian de éstas en que su objeto social básico es avalar, por lo que sólo pueden operar en la última fase del circuito de intermediación, en la de asunción del riesgo, teniendo prohibida la concesión de ninguna clase de crédito. También tienen la especialidad de que sus destinatarios finales son exclusivamente pymes, por lo que no pueden acudir a otros segmentos del mercado. Luego es importante señalar que pueden avalar pero no conceder crédito a las pymes.

Las SGR básicamente se dirigen a dos grupos distintos de pymes. En primer lugar, a las que tienen dificultades para acceder a la financiación bancaria, sobre todo a la de largo plazo, por no contar con suficientes garantías que respalden su proyecto de inversión, a pesar de que el mismo pueda ser económicamente viable, es decir, un caso muy extendido en nuestros días. En segundo término, a las que teniendo garantías suficientes para respaldar su proyecto, pueden obtener financiación bancaria en mejores condiciones de plazo de amortización y coste aportando el aval de la SGR, similares a las que se ofrecen a una empresa de gran tamaño.

En la web de CESGAR (Confederación Española de Sociedades de Garantía Recíproca) podéis encontrar información de las veintitrés SGR que actualmente operan en España. La mayoría de ellas circunscriben su ámbito de actuación a las diferentes comunidades autónomas, aunque tres tienen carácter nacional y sectorial (en concreto, se referencian a los sectores del transporte, juego y audiovisual respectivamente).

Medidas para el reforzamiento del sistema financiero en España – mapa mental

Como consecuencia de los efectos de la crisis financiera  , que podéis ver en un post anterior, sobre el sistema financiero internacional, por parte de los gobiernos y las autoridades monetarias, se han venido tomando una serie de medidas para tratar de evitar los errores del pasado que estuvieron a punto de llevar al sistema financiero internacional al colapso y con el objetivo de conseguir un sistema financiero más sólido, solvente y eficiente.

En nuestro país y yendo más allá de las medidas adoptadas por Basilea II  aplicables al sistema financiero internacional, se publicó el pasado 19 de febrero el Real Decreto-ley 2/2011, de 18 de febrero, para el reforzamiento del sistema financiero.

Basado en las medidas incluidas en dicha norma, he elaborado un mapa mental que quiero compartir con vosotros y que muestra de forma gráfica el entorno y las condiciones en las que las entidades financieras de nuestro país se van a desenvolver en el presente inmediato y en el futuro recogidas en el mencionado Real Decreto Ley.

David Ballester  Emal davidballester@yahoo.es Twitter @davidballester

Reforzamiento del Sistema Financiero en España

 

Tres formas de amortizar los préstamos bancarios

Mario Cantalapiedra – Economista

En la operación de préstamo bancario la devolución del capital que presta la entidad financiera y de sus correspondientes intereses, se realiza a través de las denominadas cuotas de amortización, que según sea la forma en la que se abonen dan lugar a distintos métodos de amortización. La verdad es que existen múltiples posibilidades de combinar amortización de capital y pago de intereses en un préstamo, aunque las tres siguientes acostumbran a ser las más habituales:

a. Cuota única

Tanto la liquidación de intereses como la devolución del capital se producen a vencimiento mediante un solo pago. Es el sistema de amortización más elemental, utilizado principalmente en los préstamos a corto plazo, es decir, los que se conceden a un plazo máximo de doce meses. Este tipo de préstamos se presentan como alternativa financiera a la cuenta de crédito por lo que se utilizan para cubrir desfases entre cobros y pagos. Es importante observar que en el caso de que se opte por un préstamo para financiar desfases de tesorería, la cuantía de los recursos solicitados al banco deberá ser determinada con mayor exactitud que en el supuesto de la cuenta de crédito, ya que se abonarán intereses por la totalidad del capital recibido.

b. Cuotas variables

Los préstamos se amortizan mediante cuotas variables en progresión geométrica o aritmética que incluyen pago de intereses y devolución de capital.

c. Cuotas constantes

 Los préstamos se amortizan mediante cuotas constantes que incluyen pago de intereses y devolución de capital. Es el método más común para todo tipo de préstamos, que se conoce como sistema francés, donde el capital se amortiza de forma creciente, mientras que los intereses decrecen período a período, utilizándose tanto en préstamos a tipo fijo como variable. Si la operación tiene pactado un interés fijo, todas las cuotas serán constantes e iguales, facilitando la previsión de pagos del prestatario. Por el contrario, si el interés varía en función del algún tipo de indicador que se tome como referencia, habitual en los préstamos con vencimientos largos, las cuotas permanecerán constantes únicamente en el período que media entre una revisión y la siguiente. En este segundo caso, en el momento de que se formalice el préstamo ni el prestatario conocerá el importe total de intereses que deberá abonar, ni la entidad de crédito sabrá el ingreso total que tendrá por la operación.

gestoresmorosidad 5 informes Gratis

Análisis del Primer Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito en España

Mario Cantalapiedra – Economista

El 1er Estudio Gestion Riesgo de Credito IE – Iberinform  presentado por Yon Munilla, director general de Iberinform, la semana pasada en la sede del Instituto de Empresa de Madrid, persigue en las propias palabras del ponente un triple objetivo:

  1. Conocer la evolución de la morosidad.
  2. Conocer la evolución de los plazos de pago B2B, es decir, entre empresas.
  3. Conocer la evolución de las herramientas de gestión de riesgo de crédito que son utilizadas por las empresas.

Las conclusiones del Estudio se basan en 574 entrevistas realizadas a empresas pequeñas, medianas y grandes de todos los sectores de la actividad económica, y de él me gustaría destacar algunos datos que considero relevantes:

En primer lugar, destaca el porcentaje de empresas que declara haber pagado, durante el pasado ejercicio de 2010, a un plazo superior al marcado por la Ley contra la morosidad, que os recuerdo que actualmente es de 85 días (ejercicios 2010 y 2011). En concreto, el 33 por 100 de las empresas pagó a mayor plazo en 2010. Preguntadas las empresas sobre sus previsiones de pago para 2011, el porcentaje de incumplimiento previsto es muy similar, el 30 por ciento de las empresas pagará por encima de los 85 días en el presente ejercicio (ya sé que alguno me dirá que en teoría se mejorará en un 3 por ciento, pero no parece que éste sea un dato que deba dejarnos satisfechos ¿verdad?).

Llama la atención también la consideración que las empresas hacen del criterio de solvencia a la hora de conceder riesgo comercial a sus clientes. Así, un 59 por 100 de los encuestados utiliza criterios de solvencia al arbitrar dicha decisión.

En lo referente a la información utilizada para gestionar el riesgo de crédito, el 79 por 100 de las empresas se apoya en la información de su equipo comercial, al fin y al cabo son los primeros responsables que suelen entrar en contacto con el cliente y que pueden, y hasta deben, transmitir sus impresiones sobre el mismo.

Por su parte, los informes comerciales son las herramientas de gestión de riesgo de crédito que más usan las compañías en un 44 por 100 de los casos, seguidos por el seguro de crédito con un 30 por 100. Aquí sorprende, o quizás no tanto, que un 26 por 100 de las empresas no utilice “ninguna” herramienta de gestión de riesgos.   

Finalmente un dato que refleja bien a las claras la situación económica que atraviesa nuestro país, es el que nos dice que el 56 por 100 de las empresas ha sufrido impagos “significativos” en 2010; la cifra ya es bastante elocuente por sí misma.

Descárgate El Primer Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito en España

 

Descárgate El Primer Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito en España – Iberinform – Instituto de empresa

El Primer Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito en España ha sido realizado por Iberinform y Crédito y Caución en el marco de la Cátedra de Cash Management del Instituto de empresa.

Estudio - Descargar estudio gestion morosidad

 

Estudio_Gestion_Riesgo_de_Crédito_IE_Iberinform

El Primer Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito en España ha sido realizado por Iberinform y Crédito y Caución en el marco de la Cátedra de Cash Management impulsada por el Instituto de Empresa. El objetivo del estudio es disponer de información contrastada sobre la evolución real de la morosidad empresarial, los plazos de pago y la gestión del riesgo cliente en España.

Primer Gestión del Riesgo de Crédito en España  Descargar Estudio

Cómo calcular el plazo idóneo a efectos fiscales de un arrendamiento financiero

Mario Cantalapiedra – Economista

Con un sencillo ejercicio de cálculo matemático podemos conocer el plazo idóneo a efectos fiscales de un arrendamiento financiero, es decir, el plazo que nos interesará negociar con la entidad financiera correspondiente para aprovechar al máximo la ventaja fiscal sobre la parte de la cuota correspondiente a amortización del bien.

1. Supuesto general

El importe de la cantidad deducible en concepto de amortización del bien arrendado, puede ser hasta el doble del coeficiente de amortización lineal según tablas de amortización oficialmente aprobadas que corresponda al citado bien, de tal modo que para determinar el plazo de la operación idóneo desde un punto de vista fiscal:

  • En primer lugar, habría que conocer el coeficiente de amortización máximo según tablas del bien. Vamos a imaginar que la operación de arrendamiento financiero se realiza sobre un vehículo industrial con un coeficiente máximo de amortización del 16 por 100.
  • A continuación, se multiplica por 2 dicho coeficiente de amortización máximo (2 x 16 = 32 por 100).
  • Dividiendo 100 entre el porcentaje obtenido, tendremos el período en años óptimo desde un punto de vista fiscal (100:32 = 3,125 años).
  • Por último, multiplicando el período en años óptimo por 12 (supondremos arrendamiento financiero con cuotas mensuales, que son las más comunes), se determina el período en meses que permite aprovechar la ventaja fiscal (3,125 x 12 = 37,5 meses). En consecuencia, el plazo óptimo será de 38 meses, el cual estará por encima de la duración mínima exigida legalmente para los contratos de arrendamiento financiero efectuados sobre bienes muebles como es un vehículo industrial, que os recuerdo es de 2 años.

2. Supuesto empresa de reducida dimensión

Las empresas de reducida dimensión, según el artículo 108 del Real Decreto Legislativo 4/2004, de 5 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, son aquellas cuya cifra de negocios en el período impositivo inmediato anterior es inferior a 10 millones de euros. Para este tipo de empresas, el límite de deducción en concepto de amortización se eleva hasta el triple del coeficiente de amortización lineal máximo según tablas. Utilizando el mismo ejemplo del vehículo industrial anterior, ahora deberíamos realizar el siguiente cálculo:

  • Coeficiente de amortización máximo según tablas: 16 por 100.
  • Multiplicamos por 3 dicho coeficiente máximo (3 x 16 = 48 por 100).
  • Dividiendo 100 entre el porcentaje obtenido, tendremos el plazo en años óptimo desde un punto de vista fiscal (100:48 = 2,083 años).
  • Finalmente multiplicando esta última cantidad por 12, determinamos el período en meses ventajoso fiscalmente (2,083 x 12 = 25 meses). En este caso, también se comprueba que el plazo óptimo obtenido supera la restricción legal de los 2 años.

SOBRE EL RESCATE GARANTIZADO DE LAS ENTIDADES FINANCIERAS SISTEMICAS

En esta ocasión quiero compartir con vosotros un mapa mental realizado sobre un interesantísimo y muy recomendado artículo incluido en el Informe mensual de La Caixa del mes de Abril de 2011 titulado “Rescate garantizado: una percepción peligrosa para el sistema”.

 

Mapa Mental:Mapa mental Entidades Sistémicas y Rescate garantizado

Relacionado con la situación contable y patrimonial de las entidades del sistema financiero internacional y los efectos de la crisis financiera sobre el sistema bancario, en el artículo se analizan las consecuencias que para la economía pueden llegar a tener el uso de las herramientas disponibles para sostener aquellas instituciones financieras sistémicamente importantes y evitar su quiebra y los incentivos perversos del rescate garantizado de las entidades sistémicas que se denominan SIFIs. 

 Contacto con el autor: davidballester@yahoo.es

Sígueme en Twitter:  davidballester

Leer artículos anteriores: 1 2 Pág. Siguiente