¿Debe presentar cuentas anuales las microempresas?

La Unión Europea estudia desde 2009 la posibilidad de que las microempresas queden exentas de la obligación de depositar sus cuentas anuales en el Registro Mercantil.

Iberinform y Crédito y Caución han realizado conjuntamente un primer estudio para conocer la opinión de los directivos españoles vinculados a la gestión financiera sobre la posible aplicación de esta medida.

A estos efectos, una microempresa es aquella que cumple dos de las siguientes tres condiciones: tener menos de 10 empleados, facturar menos de un millón de euros o contar con un balance inferior a los 500.000. Alrededor del 75% de las 1.300.000 empresas españolas encajan en esa definición.

Crédito y Caución e Iberinform han realizado conjuntamente un primer estudio para conocer la opinión de los directivos españoles vinculados a la gestión financiera acerca de la medida. El trabajo de campo ha sido realizado entre los meses de junio y julio de 2011, a través de 497 entrevistas a profesionales relacionados con el Credit Management en sus respectivas organizaciones.

Las empresas españolas se muestran muy divididas acerca de las bondades y los problemas que plantea este proyecto legislativo. De cada 10 profesionales entrevistados, cuatro apoyan y cuatro rechazan que las empresas con una facturación inferior al millón de euros estuviese exenta de depositar sus cuentas en el Registro mercantil.

La polarización de la opinión es absoluta. El 28% de los profesionales están muy en desacuerdo con la medida, dándole la mínima puntuación, y el 33% muy de acuerdo. Descargar el estudio completo

Descargar estudio completo

La obligación de depositar la memoria en el Registro Mercantil

Mario Cantalapiedra – Economista

Hablando con responsables de empresas, sobre todo de las de menor tamaño, a veces observo dudas sobre la obligación que tienen de depositar anualmente en el Registro Mercantil una memoria que acompañe a sus documentos contables principales. Quiero aprovechar este post para recordar la obligación de presentar dicho documento que sirve de ayuda tanto a usuarios internos como externos (empresas de calificación crediticia, entidades financieras, etcétera) de la empresa a tomar decisiones sobre la misma.

Así la memoria comprende una serie de datos que completan, amplían y comentan la información contenida en los otros documentos que integran las cuentas anuales, las cuales deben ser presentadas por todo empresario que revista la forma jurídica de sociedad (a estos efectos la presentación para los empresarios individuales es voluntaria, salvo para el empresario naviero).

En el caso de pequeñas y medianas empresas las cuentas a presentar en el Registro Mercantil, dentro del denominado modelo Pymes, son el balance, la cuenta de pérdidas y ganancias, el estado de cambios en el patrimonio neto y la memoria (para estas empresas la presentación del denominado estado de flujos de efectivo tiene un carácter voluntario). Concretamente el modelo Pymes de presentación de cuentas puede ser utilizado por las empresas que cumplan dos de los tres criterios siguientes: 

  • Que el total de sus partidas del activo no supere los dos millones ochocientos cincuenta mil euros.
  • Que su cifra anual de negocios no supere los cinco millones setecientos mil euros.
  • Que el número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio no sea superior a cincuenta.

Algunas de las funciones principales que persigue la memoria son las siguientes:

  • Explicar los criterios contables (normas de registro y valoración) seguidos en la empresa.
  • Desagregar algunas cuentas contables. De este modo, pueden separarse los importes brutos del inmovilizado material, intangible e inversiones inmobiliarias de sus correspondientes amortizaciones y correcciones valorativas por deterioro de valor, o bien, desglosar las compras y variación de existencias de materias primas o la partida correspondiente a otros gastos de explotación (que, dicho sea de paso, suele funcionar como cajón de sastre para muchas empresas)
  • Presentar determinados estados financieros no convencionales como, por ejemplo, la propuesta de distribución del resultado del ejercicio.
  • Mostrar información de carácter no financiero como ocurre con la descripción de la actividad de la empresa o con el importe medio de personas empleadas expresado por categorías.

Nuevas Medidas Fiscales en IVA e Impuesto de Sociedades

En el Boletín Oficial del Estado del  sábado día 20 se ha publicado el Real Decreto-ley 9/2011, de 19 de agosto, de medidas para la mejora de la calidad y cohesión del sistema nacional de salud, de contribución a la consolidación fiscal, y de elevación del importe máximo de los avales del Estado para 2011.

El Real Decreto, además de otras medidas, incluye importantes novedades en el ámbito fiscal y en concreto en lo que respecta al Impuesto sobre Sociedades (IS) y el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA).

Las medidas fiscales que se adoptan, se justifican en la necesidad de consolidar las finanzas públicas como objetivo imprescindible para asegurar la estabilidad de nuestra economía y favorecer la recuperación y el empleo.

Impuesto sobre Sociedades:

En relación al IS, se considera que deben ser las grandes empresas que presentan beneficios las que contribuyan a realizar una aportación económica temporal para contribuir a la sostenibilidad de las finanzas públicas.

Para ello, se eleva el porcentaje de cálculo de los pagos fraccionados que deben realizarse por las grandes empresas que facturan más de veinte millones de Euros.

En concreto y para el cálculo del porcentaje en relación a los pagos fraccionados de los períodos impositivos que se inicien en 2011, 2012 y 2013 se establece:

 Importe neto cifra negocios doce meses anteriores Multiplicar el tipo de gravamen redondeado por defecto por
 Menor de 20.000.000 €  5/7
 Al menos 20.000.000 €pero inferior a 60.000.000 €  8/10
 Al menos 60.000.000 €  9/10

 

Asimismo, se establecen modificaciones en las compensaciones de bases imponibles negativas.

Impuesto sobre el Valor Añadido:

Se introduce en el Real Decreto una Disposición Transitoria Cuarta mediante la que con efectos desde el 20 de agosto  y hasta el 31 de diciembre de 2011, se aplicará el tipo reducido del 4 por ciento a los edificios o partes de los mismos aptos para su utilización como viviendas, incluidas las plazas de garaje, con un máximo de dos unidades, y anexos en ellos situados que se transmitan conjuntamente.

Posibles efectos de las medidas fiscales:

En relación al Impuesto sobre Sociedad, en mi opinión y aunque efectivamente no se incrementa la carga tributaria sino que se modifica la periodificación temporal de la producción de ingreso públicos, en principio el efecto más directo sobre las grandes empresas afectadas por el cambio en el porcentaje de los pagos fraccionados sería una disminución temporal de liquidez al anticipar mayor importe a cuenta del Impuesto de Sociedades final a pagar.

Sobre la reducción al 4% del IVA en las viviendas, es importante no perder de vista la importante restricción de crédito que viene poniéndose de manifiesto desde el comienzo de la crisis.

Por lo tanto, siendo buena la reducción del tipo impositivo en el IVA de la transmisión de viviendas, su efecto quedará condicionado sin duda por la financiación de la compra de las mismas.

En este sentido puede parecer que lo más beneficiado por esta medida resultaría ser el stock de viviendas propiedad de las entidades financieras, siempre y cuando éstas tengan la disposición de, al tratarse de viviendas de su propiedad, otorgar financiación a sus posibles compradores.

Documentos Relacionados:

Texto íntegro del Real Decreto 9-2011

Modificaciones Fiscales introducidas por el R.D. 9-2011. DAVID BALLESTER

Twitter: https://twitter.com/#!/davidballester

La legislación contra la morosidad y el albarán de entrega

Mario Cantalapiedra – Economista

La vigente legislación contra la morosidad establece que el plazo de pago de las facturas empieza a contar desde la fecha de recepción de las mercancías o prestación de servicios. En concreto, y para el caso de pagos entre empresas durante 2011, te recuerdo que este plazo es de ochenta y cinco días después de la fecha de recepción de las mercancías o prestación de servicios.

Por tanto, resulta importante acreditar de forma adecuada la fecha en la que se entrega un producto a un cliente o se le presta un servicio, para lo cual existe un documento que a pesar de no tener carácter obligatorio es muy utilizado por las empresas, sobre todo por las que comercializan bienes, como es el albarán, el cual sirve para acreditar la entrega del producto o la prestación del servicio.

El albarán que emita una empresa debe ser lo más explícito posible, de tal forma que no existan dudas posteriores sobre la entrega del bien o la prestación del servicio. De este modo, es habitual y recomendable que el albarán incluya como mínimo la fecha de la entrega del bien o prestación del servicio, la denominación y demás datos identificativos del cliente que lo recibe (código de identificación fiscal, dirección, teléfono) y el lugar de la entrega o prestación. Es fundamental que también exprese los artículos que, en su caso, se remiten al cliente con las especificaciones debidas así como su cantidad concreta.

El albarán cumple una doble función para la empresa emisora, ya que, por un lado, representa un justificante de la salida de los productos del almacén correspondiente y, por otro, acredita la entrega del producto al cliente, de ahí que habitualmente contenga más de una copia. La copia firmada por el cliente debe regresar siempre a la empresa vendedora, de tal modo que ésta tenga constancia de la entrega o prestación y pueda emitir la factura correspondiente. Si trabajas en una empresa seguro que estás de acuerdo conmigo en la dificultad que supone en muchas ocasiones llegar a entender los datos de la persona que ha recogido la mercancía. Pueden llegarte sus datos incompletos en la copia del albarán, su firma ilegible, etcétera. No obstante, la recomendación es que siempre se trate de identificar a la persona receptora de forma conveniente (nombre y apellidos, DNI, cargo en la empresa), algo en lo que hay que incidir especialmente cuando la entrega se realice a través de algún intermediario, como bien puede ser una empresa de mensajería. Sólo así se evitarán posteriores problemas con el valor probatorio del albarán.