La tasa de cobertura comercial de España se aproxima al equilibrio

Mario Cantalapiedra – Economista

Tradicionalmente España ha sido un país que ha intentado salir de las distintas crisis económicas sufridas a lo largo de su historia mediante el recurso al mercado exterior, aumentando su cifra de exportación con el apoyo de la devaluación de su moneda, la antigua peseta. A pesar de que ahora, desde la pertenencia a la moneda única europea, ya no es posible recurrir a la devaluación monetaria de un modo directo, el sector exterior parece seguir teniendo efectos paliativos de la crisis como demuestran los últimos datos publicados. De este modo, las exportaciones de bienes españolas alcanzaron el pasado mes de mayo la cifra de 20.890,8 millones de euros, un 7,3 por ciento más que en el mismo mes de 2012 y un 2,4 por ciento más que en abril de 2013. Dato que unido al descenso de las importaciones de bienes hasta los 20.918,2 millones, un 2,2 por ciento inferior que en igual período de 2012, hace que las exportaciones españolas de mercancías prácticamente lleguen a cubrir a las importaciones en el mes de mayo. Precisamente existe un ratio denominado tasa de cobertura comercial, el cual mide esta relación entre las exportaciones e importaciones de bienes de un país y que conviene repasar.

iberinform

Esta tasa de cobertura comercial cuando las exportaciones de bienes sean mayores que las importaciones tendrá un resultado superior a 100, coincidiendo con un saldo positivo o superávit de la balanza comercial (diferencia entre exportaciones e importaciones de bienes de un país durante un período de tiempo determinado), mientras que si es menor que 100, serán las importaciones de bienes las que superen a las exportaciones y el saldo de la balanza comercial será deficitario o negativo. Con los datos de mayo mencionados (20.890,8 millones de euros de las exportaciones de bienes frente a 20.918,2 millones de euros de las importaciones), la tasa de cobertura comercial española se sitúa en el 99,9 por ciento, rozando el equilibrio con el exterior y suponiendo 8,9 puntos porcentuales más que en mayo de 2012. El problema es que este equilibrio se logra a través de un incremento de los bienes que exporta España al exterior, pero también es consecuencia de una caída en las importaciones de mercancías por la debilidad del consumo y de la inversión a nivel nacional.

Nuevo formulario para comunicar la declaración de concurso a la Agencia Tributaria

Mario Cantalapiedra – Economista

Desde el pasado 12 de julio se encuentra disponible en la sede electrónica de la Agencia Tributaria el nuevo formulario de comunicación de la declaración de concurso por parte de los administradores concursales, el cual se establece con el fin de cumplir el mandato establecido por el artículo 21.4 de la Ley concursal, en la redacción dada por Ley 38/2011, de 10 de octubre, vigente desde el 1 de enero de 2012 y que recoge lo siguiente:

La administración concursal realizará sin demora una comunicación individualizada a cada uno de los acreedores cuya identidad y domicilio consten en la documentación que obre en autos, informando de la declaración de concurso y del deber de comunicar los créditos en la forma establecida por la ley.

La comunicación se efectuará por medios telemáticos, informáticos o electrónicos cuando conste la dirección electrónica del acreedor.

La comunicación se dirigirá por medios electrónicos a la Agencia Estatal de la Administración Tributaria y a la Tesorería General de la Seguridad Social a través de los medios que éstas habiliten en sus respectivas sedes electrónicas, conste o no su condición de acreedoras. Igualmente se comunicará a la representación de los trabajadores, si la hubiere, haciéndoles saber de su derecho a personarse en el procedimiento como parte”.

El formulario previsto por la Agencia Tributaria permite comunicar los mismos datos que figuran en el extracto de publicación del concurso en el BOE a que se refiere la Ley concursal en su artículo 23.1 (NIF del concursado, juzgado competente, número de autos, etcétera). Para desplegarlo y para su firma y envío, el administrador concursal, o su representante, deberá identificarse mediante alguno de los certificados que son admitidos para realizar trámites en su sede electrónica por la Agencia. De este modo, si es persona física, deberá presentar el formulario con su certificado personal, mientras que si es persona jurídica, deberá hacerlo con el certificado de persona jurídica. El formulario se estructura en cuatro grandes bloques de información que permiten grabar los datos relativos a la administración concursal, al concursado, al juzgado competente y al procedimiento de concurso. Además, es posible adjuntar como documentos anexos el auto de declaración de concurso y la credencial del administrador concursal. Debe quedar claro que la obligación establecida por el artículo 21 de la Ley concursal, solamente se entenderá cumplida si el administrador concursal presenta el formulario por vía telemática en la sede electrónica de la Agencia Tributaria.

Las tres formas de presentar las cuentas anuales en el Registro Mercantil

Mario Cantalapiedra – Economista

En este mes de julio termina el plazo reglamentario de presentación de las cuentas anuales correspondientes al ejercicio de 2012 en el Registro Mercantil correspondiente al domicilio social, las cuales deben ser presentadas dentro del mes siguiente a la fecha de celebración de la Junta en la que se aprueban. A estos efectos, el cómputo de dicho mes se produce de fecha a fecha, es decir, si la Junta se ha celebrado en la fecha límite del 30 de junio, se tendrá de límite para presentar las cuentas anuales hasta el próximo 30 de julio. A continuación quisiera repasar contigo las tres formas de presentar las cuentas anuales que pueden utilizarse en la actualidad:

1. Soporte papel

Las cuentas anuales cumplimentadas en los modelos normalizados deberán depositarse en el Registro Mercantil en una carpeta junto con la instancia de presentación y la certificación de aprobación de las mismas. Con respecto a esta certificación, debo recordar que ya no resulta necesario legitimar las firmas incluidas en ella conforme a lo establecido por el número quince del artículo primero de la Ley 25/2011, de 1 de agosto, de reforma parcial de la Ley de Sociedades de Capital.

2. Soporte CD/DVD

En este caso, deberán aportarse al Registro Mercantil, en una carpeta, la instancia de presentación, la certificación de aprobación de cuentas, el certificado de la huella digital firmado y el CD o DVD en el que conste el fichero comprimido en formato zip con las cuenta anuales. Por cierto, aprovecho para recordar que lo de presentar las cuentas anuales en disquete pasó a mejor vida.

3. Envío telemático

A su vez esta forma de presentación permite dos modalidades, la completa y la mixta. La presentación telemática completa permite realizar la tramitación íntegra del depósito mediante el Portal web de presentación telemática del Colegio de Registradores. En este supuesto, se envían al Registro dos archivos; uno en formato zip conteniendo el depósito de las cuentas, y otro fichero que contenga el certificado de aprobación de las cuentas, el cual debe incluir las firmas manuscritas y la huella digital del depósito. Por su parte, en la presentación telemática mixta se remite a través del Portal web el fichero zip conteniendo el depósito de cuentas, y en un momento posterior (dentro de los 15 días hábiles siguientes al envío telemático) se deberá enviar por correo certificado o presentar físicamente en el Registro Mercantil, el certificado de aprobación de cuentas, la instancia de presentación, la huella digital del depósito y el acuse de recibo de presentación telemática emitido por el Portal web.

Ayudar a la financiación mediante información actualizada del seguro de crédito

Mario Cantalapiedra – Economista

Entre los principales elementos que dificultan la financiación de las ventas de una empresa se encuentra el riesgo de impago no cubierto de las mismas. Los bancos no son proclives a adelantar el importe de una factura de venta, de financiarla, por ejemplo mediante una operación de factoring, cuando tienen dudas sobre su cobro posterior y no reciben suficientes garantías que cubran el riesgo. Aunque al negociar la financiación de las ventas siempre ha existido la posibilidad de mostrar, como garantía adicional de solvencia, la existencia de un seguro de crédito, lógicamente en el caso de tenerlo contratado, el banco ha sido reticente a ello, argumentando la imposibilidad de comprobar por sus propios medios el estado actualizado de la cobertura.

Tratando de superar esta situación y revalorizar el servicio que prestan a sus clientes, los diversos operadores del seguro de crédito en España están desarrollando soluciones que permitan aportar garantías adicionales a los bancos y facilitar la concesión de financiación, entre las que destaca la ideada por la compañía Crédito y Caución, quien ha desarrollado un sistema de información que permite a las entidades bancarias acceder a la información actualizada de los límites de cobertura para las operaciones a crédito con cada cliente de una empresa que tenga contratado su servicio. El sistema conocido con las siglas SIB (Sistema de Información al Beneficiario) se basa en que cada empresa asegurada por la compañía de seguro de crédito accede a un listado de su cartera comercial para activar, cliente a cliente, las cláusulas de beneficiario a favor de su entidad de crédito y los permisos de visualización. De este modo, el banco puede conocer las líneas de crédito solicitadas por la empresa, el crédito comercial concedido y cubierto por la aseguradora y la existencia de anomalías que pudieran poner en riesgo la cobertura. Con ello se logra que la entidad bancaria pueda financiar las ventas de la empresa amparándose en el análisis y cobertura de la empresa de seguro de crédito, es decir, se aporta una garantía adicional y actualizada que cubre la operación de financiación. Por lo que se ha anunciado, no existe además coste de adhesión a este sistema de información ni para las entidades bancarias ni para las empresas aseguradas, lo que lo hace todavía más interesante en estos momentos de dificultades financieras.

Tipo legal de interés de demora para el segundo semestre de 2013

Mario Cantalapiedra – Economista

Mediante Resolución de 26 de junio de 2013, de la Secretaría General del Tesoro y Política Financiera, se ha establecido que el tipo legal de interés de demora a aplicar en las operaciones comerciales durante el segundo semestre natural del año 2013 sea del 8,50 por 100.

Por tanto y a efectos de lo previsto en el artículo 7 de la Ley 3/2004, de 29 de diciembre, por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales, el por 8,50 por 100 será el tipo de interés de demora a aplicar por defecto en el caso de morosidad en el pago de las facturas, siempre que no se haya pactado otro distinto en el contrato firmado con el deudor.

Los intereses de demora surgen automáticamente si no se paga en el plazo pactado o legalmente establecido sin necesidad de aviso ni requerimiento previo. El acreedor tiene derecho a ellos siempre que haya cumplido sus obligaciones contractuales y legales y no haya recibido a tiempo la cantidad debida, salvo que el deudor demuestre que no es responsable del retraso.

iberinform

Poner el contador de la deuda comercial de las administraciones públicas a cero

Mario Cantalapiedra – Economista

En el camino emprendido por el Gobierno para tratar de erradicar la morosidad de las administraciones públicas, se acaba de producir un nuevo hito con la reciente aprobación y entrada en vigor del Real Decreto-ley 8/2013, de 28 de junio, de medidas urgentes contra la morosidad de las administraciones públicas y de apoyo a entidades locales con problemas financieros. Mediante este Real Decreto se establece una tercera fase del denominado mecanismo de financiación para el pago a proveedores, que incluye esta vez las obligaciones contabilizadas por las administraciones públicas pendientes de pago, vencidas, líquidas y exigibles con anterioridad al 31 de mayo de 2013. Las entidades locales y las comunidades autónomas tendrán de plazo hasta el próximo 19 de julio para introducir la relación inicial de facturas y a partir del 25 de julio y hasta el 6 de septiembre, para introducir los certificados y realizar la aceptación, en nombre de sus proveedores, de las facturas. Como novedad en esta tercera fase, los acreedores de las empresas a las que las administraciones públicas deben dinero podrán conocer si sus clientes van a cobrar sus facturas pendientes a través de este mecanismo y en qué momento, con ello se pretende extender el efecto económico dinamizador del Plan al resto de la cadena de pagos.

Con esta tercera, y por lo que se nos ha anunciado ‘última’, fase del Plan de pago a proveedores, el ejecutivo español trata de ‘poner el contador de la deuda comercial a cero’ antes de implantar las reformas estructurales previstas para controlarla mejor, y esto dentro de un contexto donde dicha deuda comercial se equipara a la financiera y al déficit a los efectos de sostenibilidad financiera, con la aplicación de los mismos mecanismos de control. Entre las reformas anunciadas, se prevé impulsar la factura electrónica y la creación de un registro contable para agilizar los procedimientos de pago a proveedores, dar certeza de las facturas pendientes de pago existentes y mejorar los controles contables, superando aquello de las facturas ‘olvidadas’ en un cajón que tanto daño ha hecho a nuestras empresas. Ambas herramientas, la factura electrónica y el registro contable, contribuirán al seguimiento de la morosidad a través de un indicador, el periodo medio de pagos, que servirá para visualizar el volumen de deuda comercial de las administraciones públicas.