Modificación del calendario de migración a adeudos directos y transferencias SEPA en España

Mario Cantalapiedra – Economista

La Comisión de Seguimiento de la Migración a SEPA, órgano destinado al seguimiento de la transición a la SEPA en España, compuesta por asociaciones bancarias, infraestructuras procesadoras de pago y representantes de la comunidad bancaria española en el plenario del Comité Europeo de Pagos (EPC), ante la propuesta de la Comisión Europea de permitir un período adicional para el proceso de transferencias y domiciliaciones usando formatos nacionales (que en principio deberían desaparecer el próximo 1 de febrero, según el plan inicial), ha fijado el siguiente nuevo calendario de adaptación:

1 de febrero de 2014

  • Fecha límite fijada en el Reglamento 260/2012 a partir de la cual los tradicionales instrumentos de pago nacionales (salvo los productos nicho) deberán haber sido sustituidos por instrumentos de pago SEPA.
  • Fecha límite en la que se dejarán de aceptar en el Sistema Nacional de Compensación Electrónica (SNCE) las Órdenes de Traspasos de Efectivo (OTEs).
  • Supresión definitiva en las comunicaciones a clientes del CCC, siendo sustituido por el IBAN. No obstante, en la web www.sepaesp.es está a disposición de la clientela la herramienta de verificación de IBAN/BIC.

18 de marzo de 2014

  • Fecha límite a partir de la cual el SNCE dejará de procesar transferencias con los formatos y reglas nacionales tradicionales.

Mayo 2014

  • Entrada en vigor del folleto 72.

10 de junio de 2014

  • Salvo para las operaciones generadas con productos nicho, a partir de esta fecha el SNCE no procesará operaciones de adeudos domiciliados conforme a las reglas y formatos nacionales tradicionales.

1 de febrero de 2016

  • Fecha límite de validez de las exenciones autorizadas.

Por tanto, se articula un período adicional de adaptación a los formatos SEPA para transferencias y adeudos directos durante el que podremos seguir trabajando con los formatos nacionales que venían siendo utilizados hasta la fecha. En el caso concreto de las transferencias se amplia el plazo hasta el 18 de marzo de 2014, mientras que los recibos domiciliados en formato nacional seguirán teniendo validez hasta el 10 de junio de 2014.

¿Cuántas cuentas anuales hay que presentar para levantar el cierre provisional de la hoja registral del Registro Mercantil?

Mario Cantalapiedra – Economista

Uno de los problemas que surgen cuando no se depositan las cuentas anuales de la empresa (balance, cuenta de pérdidas y ganancias, estado de cambios en el patrimonio neto, memoria y, en su caso, estado de flujos de efectivo) en el Registro Mercantil y se está obligado a ello, es el cierre provisional de la hoja registral, según regula el Real Decreto 1784/1996, de 19 de julio, por el que se aprueba el Reglamento del Registro Mercantil, en concreto, en su artículo 378.1:

“Transcurrido un año desde la fecha del cierre del ejercicio social sin que se haya practicado en el Registro el depósito de las cuentas anuales debidamente aprobadas, el Registrador Mercantil no inscribirá ningún documento presentado con posterioridad a aquella fecha, hasta que, con carácter previo, se practique el depósito. Se exceptúan los títulos relativos al cese o dimisión de Administradores, Gerentes, Directores generales o Liquidadores, y a la revocación o renuncia de poderes, así como a la disolución de la sociedad y al nombramiento de liquidadores y a los asientos ordenados por la Autoridad judicial o administrativa”.

Cualquier otro documento no recogido en las excepciones del artículo 378.1 como, por ejemplo, una disminución del capital social o una modificación de los estatutos de la sociedad, no podrá ser inscrito por la empresa hasta subsanar su situación irregular. La pregunta es saber cuántas cuentas anuales, en el supuesto de que se lleven varios años sin presentarlas, tendrían que ser inscritas en el Registro para levantar el cierre provisional de la hoja registral y volver a la normalidad. Si es necesario que se presenten todas las que falten o bastaría con inscribir un número determinado de ellas. Pues bien, según dos Resoluciones, de 3 de octubre de 2005 y 8 de febrero de 2010, de la Dirección General de los Registros y del Notariado, únicamente es necesario depositar las cuentas anuales de los tres últimos ejercicios para levantar el cierre provisional de la hoja registral. Creo que esta noticia no es del todo mala para el que se haya de enfrentar a una situación irregular con la contabilidad oficial de su empresa, basta con reconstruir, en su caso, e inscribir los tres últimos ejercicios contables a los que se venga obligado para que el Registro reabra la hoja.

Creación y regulación del Consejo Estatal de la pequeña y mediana empresa

Mario Cantalapiedra – Economista

Dentro de las políticas públicas de apoyo a las pymes, se acaba de publicar en el BOE el Real Decreto 962/2013, de 5 de diciembre, por el que se crea y regula el Consejo Estatal de la pequeña y mediana empresa, adscrito al Ministerio de Energía, Industria y Turismo, el cual se constituye como un órgano colegiado de carácter consultivo con representatividad de las administraciones públicas y de los agentes económicos y sociales. Se pretende que sea el organismo de referencia para tratar todo lo relacionado con la política pública de apoyo a las pymes, definidas éstas según los criterios de cifra de negocios anual, balance general y número de trabajadores de la Recomendación 2003/361/CE de la Unión Europea.

El Consejo Estatal deberá constituirse dentro de los dos meses siguientes a la entrada en vigor del Real Decreto 962/2013, producida el 18 de enero de 2014, y tendrá las siguientes funciones:

a) Realizar el seguimiento de la evolución, problemas y políticas que afectan a las pymes para formular, en su caso, recomendaciones y propuestas sobre las prioridades, mecanismos, actuaciones y cambios regulatorios que sean necesarios para incrementar su actividad y competitividad, así como para la creación de empresas en España.

b) Informar con carácter previo el Plan plurianual de apoyo a la pyme.

c) Formular recomendaciones para la coordinación de los distintos programas de apoyo a la pyme, así como armonizar criterios de prestación de servicios y de apoyo a la pyme.

d) Realizar un seguimiento y una evaluación de la aplicación en España de la “Small Business Act” (Ley de la Pequeña Empresa) para Europa.

e) Analizar las prácticas europeas e internacionales de apoyo a la pyme y su transferibilidad a España.

f) Contribuir a la valoración, reconocimiento y desarrollo de la función empresarial, considerando la conciliación de la vida privada, familiar y laboral.

g) Informar acerca de los proyectos normativos que le someta su presidente, en concreto, el titular del Ministerio de Energía, Industria y Turismo.

Entre los miembros del Consejo, además de los cargos adscritos a la estructura del Ministerio de Energía, Industria y Turismo, se encontrarán representantes de la Administración General del Estado, de las comunidades autónomas, de la Administración Local, de las organizaciones empresariales y sindicales, así como del Consejo Superior de Cámaras de Comercio, Industria y Navegación de España. Por lo que se ve, el funcionamiento del Consejo no va a suponer incremento del gasto público, y tendrá que atenderse con los recursos materiales y de personal ministeriales ya existentes.

Prórroga de 6 meses en el plazo de adaptación a SEPA

Mario Cantalapiedra – Economista

La Comisión Europea ha decidido prorrogar durante seis meses más, hasta el 1 de agosto de 2014, el plazo de adaptación a la Zona Única de Pagos en Euros (SEPA), a pesar de que la fecha de entrada en vigor oficial de la misma se mantiene en el próximo 1 de febrero. Durante este período transitorio se seguirán pudiendo utilizar las transferencias y recibos domiciliados que no estén adaptados a los formatos SEPA, los cuales, en principio, deberían haber desaparecido el mes próximo.

Desde la Comisión Europea se ha observado que existen retrasos en la migración hacia los nuevos formatos de transferencias y adeudos directos exigidos por SEPA, que no todas las entidades bancarias involucradas “han hecho los deberes a tiempo” y para minimizar riesgos con los pagos que afectan a consumidores y empresas, decide prorrogar el plazo de adaptación, de tal modo que durante estos seis meses suplementarios no se sancionará a las entidades que no estén adaptadas. No obstante el Banco Central Europeo (BCE), que ha dicho “tomar nota” de la decisión de la Comisión, insta a los participantes del mercado a mantener la fecha inicial para la migración. Se ve que en el seno de las instituciones de la Unión Europea también existen discrepancias sobre el enfoque de este tema. En opinión del BCE, “se han realizado esfuerzos grandes y fructíferos para llevar a cabo la migración”, por lo que cree que “la gran mayoría de los agentes completará la migración en el plazo establecido”.

Por mi experiencia personal en los últimos meses con este tema, al que vengo dedicando un seguimiento especial, te diré que veo todavía mucha falta de información y de adaptación a SEPA tanto en empresas, hasta cierto punto entendible y justificable, como en las propias entidades financieras, lo que me preocupa más, puesto que considero que son precisamente éstas las que deben “pilotar” la adaptación e informar y asesorar a sus clientes. Por tanto, me parece necesaria la ampliación de plazo propuesta desde el Ejecutivo comunitario.

A menos de veinte días de la fecha oficial de migración prevista, la prórroga anunciada debe ser rápidamente aprobada por el Parlamento Europeo y por los Gobiernos nacionales. No obstante, la Comisión ya ha anunciado que, si no hay acuerdo antes, se aplicará con carácter retroactivo desde el 1 de febrero.

El flujo del mandato que permite emitir un adeudo directo SEPA

Mario Cantalapiedra – Economista

Uno de los temas que cobra especial importancia con la entrada en vigor de SEPA es el de la correcta gestión de los mandatos u órdenes de domiciliación de los adeudos directos, que deben ser firmados por los deudores y estar en posesión de los acreedores con carácter previo a la emisión de las operaciones de cobro. Sobre estos mandatos, hay que distinguir si la emisión de adeudos se realiza bajo la modalidad Core o Básica, en cuyo caso las autorizaciones antiguas seguirán teniendo validez y simplemente habrá que adaptarlas a los requisitos que marca SEPA, o si se emiten bajo la modalidad B2B, la cual precisará de la obtención de nuevos mandatos.

En base a la información proporcionada por el Plan de Migración a SEPA de los adeudos domiciliados españoles, puede definirse el siguiente flujo del mandato, válido tanto si se opera con la modalidad de adeudo directo Core como con B2B:

  1. El acreedor envía el mandato, ya sea en formato papel o en formato electrónico, al deudor para que lo cumplimente (datos personales y bancarios) y firme.
  2. El deudor devuelve el mandato cumplimentado y firmado al acreedor.
  3. Una vez que se cuenta con el mandato firmado, el acreedor puede iniciar los cobros mediante adeudos directos de acuerdo con los requisitos establecidos.
  4. Si el mandato está en papel, el proveedor transforma los datos del mismo a un soporte electrónico, lo que se viene a conocer como la “desmaterialización” del mandato.
  5. Los datos del mandato se envían de forma electrónica junto con cada adeudo directo a la entidad bancaria del acreedor. A estos efectos, recordar que en cada uno de los adeudos se deberá indicar el código que corresponda a su secuencia, teniendo en cuenta si el pago es recurrente o único: FRST (para el primer adeudo de una serie de adeudos recurrentes), RCUR (para el adeudo de una serie de recurrentes acogidos a un mismo mandato, cuando no se trate ni del primero ni del último), FNAL (para el último adeudo de una serie de recurrentes), OOFF (para el adeudo correspondiente a una autorización con un único pago).
  6. La entidad bancaria del acreedor envía electrónicamente los datos del mandato a la entidad del deudor en un único flujo como parte de la transacción de cobro, utilizando el mecanismo de compensación electrónica seleccionado.

Ocho características de las transferencias SEPA

Mario Cantalapiedra – Economista

Entre los instrumentos de pago que a partir del 1 de febrero de 2014 se deberán realizar respetando las características técnicas y de negocio marcadas por la normativa SEPA, se encuentran las transferencias. De este modo, una transferencia SEPA se configura como un instrumento de pago básico que permite efectuar abonos en euros, sin límite de importe, entre cuentas bancarias de forma totalmente electrónica y automatizada. Este tipo de transferencia se podrá utilizar cuando las cuentas bancarias del emisor y del beneficiario se sitúen en países pertenecientes al Espacio Económico Europeo (es decir, los veintiocho países miembros de la Unión Europea más Islandia, Liechtenstein y Noruega), siendo posible también para las cuentas bancarias abiertas en entidades bancarias adheridas de Suiza y Mónaco.

Entre las características más reseñables de este tipo de transferencias, se encuentran las siguientes:

  1. Están previstas para pagos puntuales, masivos, de nóminas y de pensiones.
  2. Las entidades bancarias deben ofrecer igualdad de condiciones y tarifas para transferencias nacionales y transnacionales dentro del Espacio Económico Europeo.
  3. La transferencia SEPA se realiza a cuenta identificada por IBAN (Código Internacional de Cuenta Bancaria), facilitado por el ordenante, sin verificaciones adicionales por parte de la entidad bancaria, de ahí la importancia de informar a clientes y recopilar de proveedores estos códigos de forma correcta.
  4. El BIC (Código de Identificación Bancaria) identificará a la entidad financiera del beneficiario en transferencias transnacionales dentro de SEPA hasta el próximo 1 de febrero de 2016, momento en el que desaparecerá dicho requisito.
  5. El beneficiario recibirá el importe de la transferencia como máximo el día hábil siguiente (D + 1) a la fecha de emisión por parte de la entidad ordenante.
  6. Los gastos de la transferencia SEPA son compartidos por emisor y beneficiario, de tal modo que cada entidad cobrará los gastos a su cliente según las condiciones establecidas. Aunque en España ya estaba vigente esta cláusula de gastos compartidos, hasta ahora las entidades bancarias no lo estaban aplicando, es previsible que con la entrada en vigor de SEPA nos tengamos que acostumbrar a pagar una comisión, no solamente por emitir una transferencia, sino también por recibir los fondos en nuestra cuenta.
  7. El concepto o información de la transferencia podrá tener una extensión máxima de 140 caracteres.
  8. En cuanto a la posibilidad de retroceder los fondos transferidos, el procedimiento debe ser iniciado por la entidad bancaria ordenante, en su nombre o en el de su cliente, en un plazo máximo de diez días hábiles tras la fecha de ejecución. Únicamente se permite en los tres casos siguientes: envío duplicado, problemas técnicos que originen la emisión de una transferencia errónea o transferencia emitida de modo fraudulento.

Tipo legal de interés de demora para el primer semestre de 2014

Mario Cantalapiedra – Economista

Mediante Resolución de 30 de diciembre de 2013, de la Secretaría General del Tesoro y Política Financiera, se ha establecido que el tipo legal de interés de demora a aplicar en las operaciones comerciales durante el primer semestre natural del año 2014 sea del 8,25 por 100, en concreto, veinticinco puntos básicos menos que el semestre precedente.

Por tanto y a efectos de lo previsto en el artículo 7 de la Ley 3/2004, de 29 de diciembre, por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales, el por 8,25 por 100 será el tipo de interés de demora a aplicar por defecto en el caso de morosidad en el pago de las facturas, siempre que no se haya pactado otro distinto en el contrato firmado con el deudor.

Los intereses de demora surgen automáticamente si no se paga en el plazo pactado o legalmente establecido sin necesidad de aviso ni requerimiento previo. El acreedor tiene derecho a ellos siempre que haya cumplido sus obligaciones contractuales y legales y no haya recibido a tiempo la cantidad debida, salvo que el deudor demuestre que no es responsable del retraso.

Pere