Economías no bancarizadas: una gran oportunidad para las “fintech”

Mario Cantalapiedra – Economista

Según los datos aportados por el Banco Mundial en su estudio “The Global Findex Database 2014: Measuring Financial Inclusion around the World”, existen dos mil millones de adultos en el mundo que no están bancarizados, es decir, que no poseen una cuenta bancaria. Para este organismo, el poder acceder a los servicios financieros, lo que se conoce como “inclusión financiera”, es algo fundamental para reducir la pobreza y lograr el crecimiento económico. En su opinión existen evidencias de que la inclusión tiene beneficios sustanciales para los individuos, de tal modo que, al participar en el sistema financiero, están en mejores condiciones para iniciar y expandir negocios, invertir en educación, gestionar riesgos y afrontar crisis financieras.

Lo cierto es que el grado de bancarización, que a nivel global está en el 62 por ciento de los adultos, difiere bastante entre países. Hay economías como Dinamarca, Finlandia, Noruega, Nueva Zelanda o Suecia donde alcanza al cien por cien de la población adulta. No muy lejos está España, donde el 98 por ciento de los adultos tenemos cuenta bancaria. Sin embargo, en países de nuestro entorno como pueden ser Italia o Portugal, el porcentaje baja al 87 por ciento. Y si acudimos a los datos de economías de América Latina nos encontramos que, en países como México o Colombia, solamente un 39 por ciento de los adultos poseen cuentas bancarias. El farolillo rojo de la clasificación (de un total de 143 países) lo ocupa Turkmenistán, donde solamente un 2 por ciento de los adultos tienen cuenta bancaria.

Las personas no bancarizadas en el mundo parecen representar una gran oportunidad para las empresas fintech, las cuales utilizan la tecnología para ofrecer servicios financieros. Si pensamos que en muchas regiones del mundo hay más personas que tienen teléfonos móviles y acceso a Internet que cuentas bancarias, las fintech pueden aprovecharlo para hacerles llegar servicios financieros que hasta ahora tenían vetados.

Ranking economías con nivel de bancarización ≥ 90% (2014)

Imagen1

Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de Demirguc-Kunt, Asli, Leora Klapper, Dorothe Singer, and Peter Van Oudheusden. 2015. “The Global Findex Database 2014: Measuring Financial Inclusion around the World.” Policy Research Working Paper 7255, World Bank, Washington, DC.

Cinco canales de contacto que utilizan los chiringuitos financieros

Mario Cantalapiedra – Economista

Los canales de contacto que utilizan los chiringuitos financieros para acceder a sus potenciales clientes, en principio, no son diferentes a los que pueda utilizar cualquier entidad autorizada para prestar servicios de inversión. Las diferencias suelen aparecer en la manera en que utilizan dichos canales, el tipo de mensajes que transmiten y la actitud general que presentan para el logro de sus objetivos. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) recuerda cuáles son estos canales y cómo son utilizados por los chiringuitos financieros:

1. Llamadas telefónicas

Es uno de los métodos preferidos por los chiringuitos mediante el que pueden ejercer ciertas técnicas de presión psicológica sobre sus posibles clientes. Las llamadas son inesperadas y no responden a una solicitud previa de información. Esta técnica de contacto también es utilizada por entidades autorizadas, pero con dos diferencias fundamentales: obtienen legalmente los datos telefónicos de los clientes (algo que no suelen hacer los chiringuitos), y aceptan sus respuestas negativas a las ofertas planteadas (los chiringuitos no se conforman e insisten).

2. Correo

Los chiringuitos financieros cuidan mucho sus cartas y materiales publicitarios, muy “trabajados” desde el punto de vista del marketing. Utilizan lujosos folletos en los que presentan inversiones sofisticadas y muy prometedoras, solicitando a los posibles clientes que contacten con ellos mediante el relleno de un cupón, llamándoles por teléfono o visitando sus webs.

3. Correo electrónico

El envío indiscriminado por correo electrónico de ofertas comerciales no solicitadas, fenómeno conocido como spam, es muy utilizado por los chiringuitos. Es frecuente que la lista de destinatarios de estos correos sea obtenida de forma ilícita, vulnerando la normativa sobre protección de datos personales. Normalmente una empresa “seria” no utiliza técnicas de spam para llegar a su público objetivo, puesto que son prácticas que invaden la privacidad del consumidor. En este sentido, la normativa vigente establece que las comunicaciones comerciales deben identificarse como tales y prohíbe su envío por correo electrónico salvo que hubieran sido previamente solicitadas o expresamente autorizadas por el destinatario.

4. Anuncios

Estas empresas también suelen recurrir a la publicidad en periódicos, revistas o televisión para ofrecer sus inversiones de alta rentabilidad y poco riesgo.

5. Referencias personales

Quizás este sea el canal de contacto más efectivo para los chiringuitos, que se aprovechan de que las personas solemos tomar decisiones de inversión en base a las recomendaciones que recibimos de nuestros conocidos o familiares. En base a ello, llegan a pagar grandes beneficios a sus primeros clientes, los cuales confían en su gestión y lo divulgan entre sus círculos cercanos, lo que les proporciona nuevos clientes. Los primeros inversores al principio obtendrán rendimiento, después todo serán pérdidas, de tal modo que cuando la entidad haya conseguido la suficiente masa crítica no responderá a las solicitudes de reintegro del capital y desaparecerá con todo el dinero aportado, realizando una estafa piramidal en toda regla.

 

 

 

 

 

Seis técnicas de persuasión utilizadas por los chiringuitos financieros

Mario Cantalapiedra – Economista

La coyuntura actual en la que los bancos están ofreciendo a los ahorradores tipos muy bajos de interés por su dinero, puede ser propicia para que algún inversor mal informado caiga en las redes de los llamados chiringuitos financieros (no confundir con los playeros, en cuyas redes más de uno querría estar atrapado a estas alturas del año). No, me refiero a empresas que ofrecen y prestan servicios de inversión sin estar autorizadas para ello, utilizando malas prácticas y que básicamente lo que persiguen es estafar el dinero a sus clientes. Como advierte la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), las técnicas de persuasión de estas empresas son cada vez más sofisticadas, no obstante, las seis siguientes las suelen utilizar con asiduidad:

1. Predicciones acertadas

Consiste en realizar un número elevado de llamadas a posibles clientes, en las que la entidad se presenta y, sin solicitar dinero, afirma estar segura de la subida (a una mitad de las llamadas) o bajada (a la otra mitad) de un determinado valor bursátil. En los días siguientes se repite el procedimiento pero solo con el grupo a quien se realizó la predicción acertada y así sucesivamente. Al cabo de unos días, quedarán unos cuantos clientes convencidos de su poder de predicción en los mercados financieros, dispuestos a entregarles sus ahorros.

2. Apariencia de respetabilidad y éxito

Los responsables de los chiringuitos financieros suelen vestir con elegancia y alquilar oficinas de lujo. Saben que parecer respetables y expertos en los mercados es clave para conseguir clientes.

3. Explicaciones incomprensibles y uso de tecnicismos

Los responsables de estas empresas hablan de mercados lejanos y exóticos con seguridad y dominio de tecnicismos que les hacen parecer expertos. El objetivo es que el cliente no entienda nada y opte por confiar su dinero en ellos.

4. Ofrecimiento de grandes beneficios con pocos riesgos

Los chiringuitos financieros prometen rentabilidades muy superiores a las que pueden obtenerse de una inversión convencional, con un riesgo mínimo en comparación a las ganancias que se pueden lograr. Como recuerda la CNMV, y es algo que no me canso de repetir, rentabilidad y riesgo van siempre unidos (la posibilidad de obtener rendimientos más altos implica tener que asumir más riesgo).

5. Insistencia para que se adopte una decisión inmediata

Los chiringuitos financieros buscan la respuesta rápida de los posibles clientes, intentan convencerles de que son oportunidades únicas, ya que saben que, si los ahorradores meditan las operaciones que les plantean o piden asesoramiento profesional, probablemente rechacen las ofertas.

6. Presión psicológica

La conversación al principio, ya sea por teléfono o mediante cualquier otra vía que utilice el personal del chiringuito financiero, suele comenzar de forma cordial, pero si el posible cliente muestra resistencia es habitual que los argumentos y modos sean cada vez más agresivos. Según la CNMV, esta es una diferencia fundamental con las entidades autorizadas, cuyos comerciales siempre respetan el derecho del posible cliente a no estar interesado en la operación que se les plantea.

Por tanto, lo mejor que puedes hacer cuando tengas dudas sobre una oferta de inversión que recibas de una entidad desconocida, es contactar con la CNMV para asegurarte de que está autorizada, registrada y supervisada.

Más medidas concretas para atajar los problemas de pymes y autónomos

Mario Cantalapiedra – Economista

La Dirección General de Industria y de la pequeña y mediana empresa (DGIPYME) ha publicado nuevos datos de empresas inscritas en la Seguridad Social, en este caso correspondientes al mes de mayo 2016, en base a la información proporcionada por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social (MEySS). Además de algún cambio en el diseño de tablas y gráficos, como advierte el bueno de Julio Aliaga, destaca que, por primera vez en esta publicación, se haga referencia explícita a los autónomos sin asalariados como empresas (antes se hablaba de empresas sin asalariados). Parece que la palabra “autónomo” empieza a sonar fuerte en nuestra economía, y sin complejos, ¿será un indicio del tipo de trabajo que viene? De hecho, este colectivo representa, por número de empresas, el mayor de todos, como puedes observar en la siguiente tabla:

Empresas inscritas en la Seguridad Social (mayo 2016)

Imagena

Las empresas que más crecen en términos interanuales son las pequeñas (aquellas que tienen entre 10 y 49 asalariados), lo cual no parece ser mala noticia, porque son compañías que, sin tener gran tamaño, poseen la capacidad relativa para generar el empleo que tanta falta nos hace. Como tantas veces se comenta, las pymes son los verdaderos motores de la creación de empleo, capaces de generar un mayor número de puestos de trabajo por unidad de capital empleada. De hecho, solamente un 0,1 por ciento de las empresas pueden considerarse grandes (cuentan con 250 o más asalariados), el resto del tejido empresarial se sustenta en pymes y autónomos. Digo yo que enfrascados en plena “nueva” campaña electoral, no estaría de más escuchar más propuestas concretas para atajar los problemas que soportan estos empresarios a la hora de desarrollar su actividad (morosidad, excesiva carga impositiva, complejidad administrativa en sus procesos de apertura y cierre, etcétera). Si bien es cierto que son pequeños, sus problemas no los son.

Distribución del número de empresas por tamaño (mayo 2016)

Imagenb

Riesgos que se ciernen sobre el crecimiento económico español

Mario Cantalapiedra – Economista

Se acaban de publicar las nuevas proyecciones macroeconómicas de la economía española para el período 2016-2018 realizadas por la Dirección General de Economía y Estadística (DGEE) del Banco de España (BdE), con las que sus expertos contribuyen al ejercicio conjunto de previsión del Eurosistema. Si importantes son las proyecciones, que por primera vez aportan datos sobre 2018, no lo son menos los análisis que las acompañan, sobre los que me gustaría referirme.

En primer lugar, desde el BdE se espera que la actual fase expansiva de la economía española se prolongue hasta 2018, aunque a un ritmo cada vez menor. De este modo, se prevé que el PIB crezca este año un 2,7 por ciento, pero aumente a menor ritmo en 2017 y 2018 (a un 2,3 y 2,1 por ciento, respectivamente). La expansión del PIB seguirá apoyándose fundamentalmente en la demanda nacional con crecimiento del consumo de los hogares y de la inversión empresarial.

En cuanto a la evolución de precios, el organismo supervisor piensa que en 2016 será negativa, pero tanto en 2017 como en 2018 volveremos al terreno positivo, debido a la recuperación proyectada para el precio del crudo y a un repunte, modesto en la opinión del BdE, de la inflación subyacente, es decir, de aquella que no tiene en cuenta en su cálculo la variación de precios de productos energéticos y alimentos sin elaborar.

En lo que se refiere a la tasa de paro, el BdE es moderadamente optimista y cree que se seguirá creando empleo en los próximos años, de tal modo que al final de 2018 la tasa se sitúe en el 17,3 por ciento de la población activa.

Pero fundamentalmente me interesa destacar aquí los riesgos que pueden afectar al crecimiento económico español, y que observan los expertos de la DGEE en los dos ámbitos siguientes:

A nivel internacional

  • Incertidumbres acerca de la evolución de la economía global, especialmente de algunas economías emergentes.
  • Hipotética intensificación de las tensiones geopolíticas en ciertas áreas.
  • Resultado final del referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la UE.

A nivel nacional

  • Prolongación del período sin Gobierno en España puede llevar a que los agentes económicos pospongan en el corto plazo decisiones de gasto.
  • En el ámbito fiscal, esta incertidumbre política afecta tanto a la pauta temporal del proceso de consolidación fiscal como a su composición y, por tanto, al efecto final del mismo sobre la actividad económica.

C_Trim_04

Tarea pendiente en materia de lucha contra la morosidad para el nuevo Gobierno

Mario Cantalapiedra – Economista

La Comisión de Economía y Competitividad del Congreso, en su sesión del pasado 27 de abril de 2016, aprobó una Proposición no de Ley que insta al próximo Gobierno que se constituya en España, a tomar medidas que garanticen que los contratistas adjudicatarios de obra pública cumplan el plazo de pago legal a sus suministradores y subcontratistas. En concreto, el texto que fue aprobado por la Comisión, con los votos de todos los Grupos Parlamentarios salvo el Popular, fue el siguiente:

 “El Congreso de los Diputados insta al Gobierno a que:

  1. Adopte con urgencia medidas tendentes a controlar los plazos de pago de los contratistas principales con sus suministradores y subcontratistas y a otorgar a estos una protección en el cobro de sus prestaciones que les garantice que puedan percibir sus contraprestaciones dentro del plazo máximo de 60 días naturales, computados desde la fecha de la realización de sus prestaciones.
  2. Exija a las empresas contratistas en las licitaciones públicas certificación auditada del cumplimiento de los plazos legales de pago a las empresas que subcontratan.
  3. Diseñe y aplique medidas para que las Administraciones Públicas y Entes Públicos comprueben el estricto cumplimiento de los pagos y de los plazos de pago de los contratistas adjudicatarios de los contratos públicos a los subcontratistas y suministradores.
  4. Garantice la solvencia económica de los contratistas de la Administración y que el plazo medio de pago de los contratistas sea uno de los criterios que se valoren a la hora de garantizar esa solvencia.
  5. Estudie la implantación de un Régimen sancionador en materia de morosidad a fin de asegurar el cumplimiento de la normativa en todo el territorio del Estado y disuadir los retrasos en los pagos.
  6. Incorpore como condición especial de ejecución de los contratos públicos, en los casos en los que se admita la subcontratación, el cumplimiento por el contratista principal de la obligación de pago a subcontratistas o suministradores en el plazo máximo de 60 días, computados desde la fecha de realización de sus prestaciones.
  7. Establezca la obligación de que en los pliegos de los contratos públicos se disponga, siempre que las circunstancias lo permitan, que los licitadores deban indicar en su oferta la parte del contrato que tengan previsto subcontratar.
  8. Requiera a los contratistas presentar, dentro del mes siguiente a la formalización del contrato público o de la comunicación del contratista de su intención de subcontratar, la relación detallada de los subcontratistas o suministradores que vayan a participar en el contrato, junto con aquellas condiciones de subcontratación o suministro de cada uno de ellos que guarden relación directa con el plazo de pago.
  9. Establezca un plazo a los adjudicatarios de contratos públicos para que, una vez finalizada la prestación correspondiente al objeto de subcontratación, presenten los justificantes acreditativos del cumplimiento de los pagos a subcontratistas o suministradores dentro de los plazos legalmente establecidos.
  10. Prevea en los pliegos de contratación, cuando así proceda y previo apercibimiento y en su caso audiencia del interesado, la imposición de penalidades en los supuestos de incumplimiento de los requerimientos de documentación previstos en los apartados anteriores o de incumplimiento de las obligaciones de pago a los subcontratistas o suministradores en el plazo máximo legal. La imposición de penalidades en este último supuesto llevará aparejado el requerimiento por parte del contratista principal de cumplir las obligaciones legales de pago a las empresas subcontratistas o suministradoras, recurriéndose, en su defecto, al pago directo de las mismas por parte de la Administración Pública contratante, deduciéndose posteriormente el importe satisfecho del montante total del precio del contrato.”

A la iniciativa original de Esquerra Republicana (punto 1), se incorporaron y aprobaron las propuestas del Grupo Socialista (puntos 2 al 5), entre ellas la de estudiar la implantación de un Régimen sancionador, y de Ciudadanos (puntos 6 al 10), definiendo así la tarea pendiente en materia de lucha contra la morosidad para el nuevo Gobierno.