Los “mystery shoppers” de la CNMV vigilan a la banca

Mario Cantalapiedra – Economista

La Ley 5/2015, de 27 de abril, de fomento de la financiación empresarial supuso, entre otros aspectos, reforzar las competencias supervisoras que se atribuyen a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), tratando de mejorar su mandato de velar por la transparencia de los mercados de valores, la correcta formación de los precios en los mismos y la protección de los inversores, para lo cual la dotó de nuevas herramientas.

Entre ellas destaca la posibilidad de utilizar expertos independientes que valoren las prácticas de comercialización de instrumentos financieros por parte de las entidades de crédito, lo que técnicamente se conoce como “mystery shoppers” (compradores misteriosos), es decir, personas que aparentando ser clientes normales lo que realmente hacen es evaluar el proceso de comercialización de un bien o un servicio por parte de una empresa, emitiendo posteriormente un informe. La Ley 5/2015 introdujo esta herramienta modificando la Ley del Mercado de Valores:

En particular, la Comisión Nacional del Mercado de Valores, para valorar el grado de cumplimiento de las normas que afectan a los mercados de valores por las entidades supervisadas y, en especial, sobre las prácticas de comercialización de instrumentos financieros, podrá solicitar la colaboración de expertos mediante la emisión de informes. Para la elaboración de estos informes, los expertos designados así como sus empleados podrán actuar de forma anónima, sin revelar su actuación por cuenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores”.

El pasado 16 de septiembre el diario económico Cinco Días informaba que el equipo de expertos independientes “ya recorre las sucursales españolas”, por lo que la herramienta prevista por la Ley 5/2015 se está utilizando. Según cita este diario “el primer objetivo es detectar irregularidades en aquellos (productos financieros) que se venden en avalancha a particulares, especialmente instrumentos complejos y fondos de inversión”.

He tenido la curiosidad de realizar una encuesta a través de mi perfil en Twitter para ver qué opinión se tiene sobre esta medida. El resultado final (teniendo en cuenta lo poco científico que es el método utilizado) deja claro que es bien recibida. No obstante, parece triste que haya que controlar si los bancos cumplen los preceptos a los que vienen obligados cuando comercializan productos financieros, sobre todo si recordamos episodios que están muy recientes como, por ejemplo, las malas prácticas bancarias en la comercialización de participaciones preferentes.

imagen1

El daño colateral a la innovación de la prórroga presupuestaria

Mario Cantalapiedra – Economista

El próximo 15 de octubre España, al igual que el resto de sus socios comunitarios, debe presentar ante la Unión Europea su presupuesto de ingresos y gastos públicos para el año de 2017. El problema es que la imposibilidad de formar gobierno a la que estamos asistiendo no permite la elaboración de uno nuevo, por lo que pocos dudan ya de la necesidad de prorrogar el correspondiente a 2016. No estamos hablando de un tema menor, puesto que este presupuesto define el marco jurídico y financiero al que deben ajustarse el conjunto de las administraciones públicas del país.

Entre los problemas que conlleva esta situación me gustaría centrarme en uno que afecta especialmente al futuro de nuestra economía, como es el de la inversión en investigación, desarrollo e innovación (I+D+i). Prorrogar unos presupuestos supone continuar en esta materia con las partidas de gasto aprobadas para el presente ejercicio sin que se puedan acometerse nuevas iniciativas. Si pensamos que la reducción del gasto en I+D+i ha protagonizado gran parte del ajuste vivido en los últimos años, la situación nos debería preocupar. Ya que es donde realmente debemos invertir si queremos ver a nuestra economía ganando peso en el concierto internacional.

En este sentido, el Marcador de la Innovación Regional (Regional Innovation Scoreboard) correspondiente a 2016 y publicado por la Comisión Europea, no deja muy bien paradas a las comunidades autónomas españolas. Dicho estudio evalúa los resultados de la innovación a nivel regional europeo a través de un número limitado de indicadores expresados en términos relativos (población que termina estudios superiores, gasto en I+D de los sectores público y privado, pymes que realizan innovación interna y externa, solicitudes de patentes, trabajadores en industrias con tecnologías media-alta y alta, así como en servicios intensivos en conocimiento, etcétera). Como puedes observar en el gráfico al final del post, únicamente el País Vasco se salva del resultado muy modesto que observa el resto de país en materia de innovación.

Los frutos de la inversión en I+D+i normalmente son difíciles de observar en el corto plazo, no obstante, son los que pueden permitir a una economía generar el valor añadido necesario para competir con las economías más avanzadas. Cuando políticos de uno y otro color no son capaces de encontrar salida a la situación de bloqueo institucional, deberían tener esto muy presente. Ya no se trata de pensar en las próximas elecciones de este país sino en sus próximas generaciones.

Marcador de la Innovación Regional en Europa

regio-final-1

Fuente: Regional Innovation Scoreboard – European Commission (2016).

Causas que pueden provocar la separación de un socio

Mario Cantalapiedra – Economista

Los socios de las sociedades de capital (de responsabilidad limitada, anónimas y comanditaria por acciones), tienen la posibilidad de abandonarlas voluntariamente si no están de acuerdo con las decisiones adoptadas por su junta general. Para ello se ha de producir alguna de las circunstancias previstas en la Ley de Sociedades de Capital (LSC) o en los estatutos sociales (que pueden establecer causas de separación distintas a las previstas en la ley).

En cuanto a las causas legales, el artículo 346 de la LSC reconoce los siguientes casos en los que los socios, que no voten a favor del correspondiente acuerdo, tienen derecho a separarse de la sociedad:

  • Sustitución o modificación sustancial del objeto social.
  • Prórroga de la sociedad.
  • Reactivación de la sociedad.
  • Creación, modificación o extinción anticipada de la obligación de realizar prestaciones accesorias, salvo disposición contraria de los estatutos.

Además tienen derecho a separarse los socios de las sociedades de responsabilidad limitada que no voten a favor del acuerdo de modificación del régimen de transmisión de las participaciones sociales. Por otro lado, en los casos de transformación de la sociedad, fusión transfronteriza intracomunitaria y traslado de domicilio social al extranjero, pueden separarse lo socios que voten en contra.

Sin embargo, hay una causa de separación que, aunque está prevista en la LSC para las sociedades que no cotizan en Bolsa, se encuentra suspendida actualmente hasta el 31 de diciembre de 2016. Se trata del caso de falta de distribución de dividendos. En este sentido, el artículo 348 bis de la LSC señala lo siguiente:

A partir del quinto ejercicio a contar desde la inscripción en el Registro Mercantil de la sociedad, el socio que hubiera votado a favor de la distribución de los beneficios sociales tendrá derecho de separación en el caso de que la junta general no acordara la distribución como dividendo de, al menos, un tercio de los beneficios propios de la explotación del objeto social obtenidos durante el ejercicio anterior, que sean legalmente repartibles”.

Lo cierto es que durante un período de fuerte crisis financiera como el vivido puede parecer inoportuno “obligar” a las sociedades a repartir dividendos con la amenaza de posibles separaciones de socios, pero también es cierto que esta causa está prevista en el texto legal y que lo lógico es verla en vigor antes o después.

El socio que se separa tiene derecho a recibir el valor razonable de sus participaciones o acciones, de tal modo que, si no se llega a un acuerdo entre sociedad y socio, se valorarán por un experto independiente que designe el registrador mercantil.

Sobre la desaparición del libro de visitas

Mario Cantalapiedra – Economista

Hasta la fecha las empresas estaban obligadas a tener, en cada centro de trabajo, un libro de visitas para anotar las diligencias practicadas por los inspectores de Trabajo y Seguridad Social durante sus visitas a los centros de trabajo, o ante comparecencias de las propias empresas en dependencias públicas. Con la entrada en vigor de la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, se suprimió la obligación de tener dicho libro de visitas en papel, sustituyéndolo por uno en formato electrónico. Asimismo, el Consejo de Ministros español decidió el 10 de julio de 2015 suprimir también la obligatoriedad del libro de visitas electrónico para 2017.

Pues bien, ayer se publicó en el Boletín Oficial del Estado (con entrada en vigor hoy), la Orden ESS/1452/2016, de 10 de junio, por la que se regula el modelo de diligencia de actuación de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social que funcionará a partir de ahora, el cual básicamente consiste en trasladar a los inspectores la obligación de extender las diligencias en un modelo previsto en la Orden, sin que la empresa tenga que adquirir ningún tipo de libro.

Con carácter general, en cada diligencia deberán constar los siguientes datos:

  • Lugar y fecha de expedición, determinando si la diligencia se practica con ocasión de visita o comprobación por comparecencia.
  • Datos de identificación del funcionario actuante.
  • Datos de identificación de la empresa y del centro de trabajo en el que se realiza la actuación inspectora. Siempre que sea posible deberán figurar los siguientes: nombre o razón social, NIF, actividad, dirección de correo electrónico y domicilio del centro de trabajo.
  • Datos de identificación de la persona que atiende al funcionario actuante y el carácter o representación con que interviene (administrador, apoderado, etcétera).
  • Circunstancias de la colaboración de los representantes de los trabajadores en el desarrollo de las actuaciones, si esta se produce.
  • Materias o aspectos examinados y demás circunstancias concurrentes.

Los inspectores entregarán o remitirán copia de la diligencia, que podrá extenderse utilizando medios electrónicos, a la empresa, la cual deberá conservarla a disposición de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social durante cinco años desde la fecha de expedición. En este sentido y aunque haya desaparecido la obligación de tener libro de visitas, si este tiene anotadas diligencias, la empresa deberá conservarlo durante cinco años desde la fecha en que haya sido realizada la última.

 

 

EL CONSTITUCIONAL DEROGA PARTE DE LAS TASAS JUDICIALES Y CON ELLO ABARATA LA DECISIÓN DE INICIAR EL RECOBRO JUDICIAL.

Como todos sabemos, mediante la Ley 10/2012 de 20 de noviembre, hace ya cuatro años que se establecieron las polémicas tasas judiciales bajo el mandato del entonces Ministro de Justicia D. Alberto Ruiz Gallardón.

 

En lo que al recobro judicial se refiere dichas tasas supusieron un notable encarecimiento a tener en cuenta en la decisión de iniciar la reclamación judicial de una deuda pues implicaban una cuota fija que ascendía, según el procedimiento, a las siguientes cuantías:

 

procedieminto

 

A esta tasa fija había que añadir una cuota variable de un 0,5% sobre la cantidad reclamada hasta 1 millón de euros, aplicándose a partir de dicha cuantía un porcentaje de 0,25% con un tope máximo de 10.000 euros.

 

Aunque se operó una reforma de la citada Ley, por la cual se erradicó la obligación de abonar tasas judiciales por parte de los particulares, lo cierto es que en nada afectó al pago de la tasa por parte de las personas jurídicas, que son el principal sujeto demandante en los procesos de reclamación de cantidad.

 

Pues bien, estimando parcialmente el recurso que contra la Ley de Tasas interpuso en su día el Grupo Parlamentario Socialista, el Tribunal Constitucional, en Sentencia dictada en el Pleno de 21 de julio de 2016 y publicada el día 29 del mismo mes, DEROGA PARTE DE LAS TASAS JUDICIALES y, en lo que toca a los procedimientos de reclamación judicial de deuda podemos destacar:

 

  • TASAS FIJAS QUE ELIMINA.

Las cuotas fijas que, en cuanto afectan a procesos de reclamación de cantidad, han sido erradicadas por obra de la referida Sentencia son las correspondientes al recurso de apelación (800 euros), al recurso de casación (1.200 euros) y al recurso extraordinario por infracción procesal (1.200 euros).

En mi opinión debiera haberse erradicado la cuota fija también o, cuanto menos, haber establecido un sistema de cálculo proporcional a la cuantía reclamada, pues con este sistema pagaremos 300 euros por un ordinario tanto si reclamamos 6.002, 00 euros como si reclamamos 6 millones.

En cualquier caso, y en contra de lo que ocurría al establecerse las tasas por la Ley 10/2012, la cuota fija la podremos incluir como una partida más de la tasación de costas procesales y, de este modo, cabe la posibilidad de recuperar el citado importe.

 

 

  • CUOTAS VARIABLES QUE ELIMINA.

Elimina por completo la cuota variable en los procedimientos civiles y mercantiles (los que se utilizan para reclamar cantidades), lo que supone un notable ahorro en la reclamación de cantidad, especialmente en el caso de reclamación de grandes saldos, ejecuciones hipotecarias, declaraciones de concursos necesarios, etc… en cuyos casos muchas veces se pagaban hasta 10.000 euros de cuota variable para poder acceder al ejercicio de la potestad jurisdiccional.

 

 

  • CARÁCTER NO RETROACTIVO DE LA DEROGACIÓN.

Quizás lo más criticable es que la declaración como inconstitucionales de las tasas que han resultado derogadas sólo surtirá efecto para los procedimientos que se inicien a partir de la fecha de la Sentencia, no siendo aplicable a los procedimientos iniciados con anterioridad y dejando, así, cerrada la puerta a recobrar los importes ya abonados en los años anteriores a pesar de tratarse de una tasa que ha sido declarada inconstitucional.

 

Fdo : Gonzalo Quiroga Sardi

Responsable Comisión de Morosidad ASSET – Socio AGM ABOGADOS

Rasgos comunes de los autónomos en España

Mario Cantalapiedra – Economista

Los trabajadores autónomos personas físicas inscritos en los diferentes regímenes por cuenta propia de la Seguridad Social ascendieron a 1.984.268, a 30 de junio de 2016, según los datos facilitados por el propio organismo público. En la cifra anterior no se incluyen los autónomos integrados en sociedades mercantiles, cooperativas ni en otras entidades societarias, ni aquellos que figuran como colaboradores familiares o están registrados formando parte de algún colectivo especial de trabajadores.

A pesar de ser un grupo heterogéneo los datos estadísticos permiten detectar una serie de rasgos comunes que les caracterizan:

1. Cotizan por la base mínima

El 86,1 por ciento de los autónomos (1.709.323) no superan la base mínima de cotización. Para los autónomos la cuota de la Seguridad Social es un gasto y un pago fijo que, dependiendo de la evolución de su facturación y del cobro de la misma, puede ser difícil de asumir, de ahí que se decanten mayoritariamente por cotizar al mínimo que exige la Ley. Aquí debo recordar que a pesar de la introducción de tarifas planas que incentivan la incorporación de nuevos autónomos, son muchos los trabajadores por cuenta propia en situación de alta que no pueden acceder a ellas.

2. No tienen asalariados

El 78,1 por ciento de los autónomos (1.549.871) no tienen asalariados a su cargo.

3. Trabajan en servicios

El 72,9 por ciento de los autónomos trabajan en el sector servicios. A una distancia considerable se sitúan los autónomos que desarrollan su actividad en la agricultura (11,9 por ciento), construcción (10,7 por ciento) e industria (4,5 por ciento).

4. Superan los 40 años de edad

El 70,7 por ciento de los autónomos (1.403.164) tienen 40 años o más. A la hora de darse de alta como autónomo parece importante contar con una experiencia profesional detrás. También existirán autónomos dentro de este rango de edad que hayan recurrido a esta opción por la falta de trabajo por cuenta ajena, y la necesidad de afrontar cargas familiares y personales.

5. Solamente trabajan como autónomos

Únicamente el 4,8 por ciento de los autónomos (95.067) complementan su actividad por cuenta propia con otra por cuenta ajena (pluriactividad), algo que te recuerdo es completamente legal.

Desglose de trabajadores autónomos por sector de actividad (Datos a 30/06/16)

imagen1

Fuente: Seguridad Social.

Cinco citas relacionadas con la innovación en la empresa

Mario Cantalapiedra – Economista

Comienza septiembre y para muchos es el momento de la “vuelta al cole” que, en algunos casos, se acompaña del propósito de cambiar y mejorar las actividades que se vienen realizando, fruto de la reflexión durante la época estival. Cambiar y mejorar en la empresa suele significar innovar, por lo que este puede ser un buen momento para repasar algunas citas que se relacionan con el proceso de innovación en la empresa:

1. “La competitividad de una nación depende de la capacidad de su industria para innovar y mejorar. La empresa consigue ventaja competitiva mediante innovaciones”. Michael E. Porter.

Un debate ya clásico es el que hace referencia a si innovar es una mera opción para la empresa o algo que tenga que afrontar necesariamente. Una compañía de éxito, con cierto historial en el mercado, puede llegar a considerar que lo que le ha funcionado hasta la fecha, su modelo de negocio, lo seguirá haciendo en el futuro por lo que no es necesario que cambie nada. Considero, al igual que el profesor Porter, que la competitividad de una nación, y de sus empresas, depende de su capacidad de innovar. En una economía global, la innovación es obligatoria para poder competir y estar presente en el mercado, de tal modo que la compañía que no innove, tarde o temprano, dejará paso a otra idea, a otra compañía que le sustituirá. Por ejemplo, un país como España líder en el sector turístico a nivel internacional con condiciones “naturales” excepcionales para la atracción de turistas (localización, clima, patrimonio histórico, etcétera), no puede dejar de innovar pensando que los turistas “seguirán viniendo como siempre”. Conseguir que el sistema turístico español siga siendo líder pasa por avanzar en propuestas innovadoras (destinos turísticos inteligentes, automatización de bienes y servicios relacionados con el turismo, tendencia verde, etcétera), que consoliden nuestras ventajas competitivas.

2. “Para innovar hay que estar dispuesto a cambiar de opinión”. Eduard Punset.

Realmente el maestro de la divulgación científica lo que piensa es que para innovar hay que estar dispuesto a cambiar de opinión “como lo hacen los simios”, y no imitar a los homínidos que “no lo hacen ni muertos”. Además Punset añade que “este consejo, se hace más necesario precisamente en tiempos de crisis que es cuando se debe aprovechar el cerebro”. En cualquier caso, parece claro que la innovación precisa de cierta flexibilidad mental que permita abandonar una línea de pensamiento y pasar a otra. El pensamiento empresarial innovador no depende tanto de las experiencias pasadas o de los hechos que ya se conocen, sino que imagina un futuro deseado e intenta diseñar un plan para alcanzarlo. Es un pensamiento intuitivo y abierto a distintas posibilidades.

3. “La innovación es lo que distingue a un líder de los demás”. Steve Jobs.

Los procesos de innovación, sobre todo aquellos que puedan considerarse más disruptivos, es decir, donde se incorporen al mercado bienes o servicios no conocidos anteriormente, precisan de personas que se coloquen al frente. Para el fundador de Appel, la innovación no es una cualidad más que deba reunir un líder, sino que precisamente es la que le define como tal. Y aquí no se trata tanto de que el líder innove como que cree un entorno organizativo donde otras personas apliquen el pensamiento innovador para resolver los problemas y desarrollar nuevos bienes y servicios. Gestionar innovación, por tanto, precisa conectar personas y crear una cultura de innovación alrededor de ellas.

4. “El crecimiento es un proceso de prueba y error: es una experimentación”. Benjamin Franklin.

El proceso innovador supone cambiar las actividades de la empresa con objeto de mejorar los resultados. No obstante, hacer las cosas de forma distinta a la forma tradicional, supone enfrentarse a la incertidumbre sobre dichos resultados, de ahí que para muchas empresas la innovación sea algo incómodo de gestionar. Lo que se ha de procurar es que la empresa pruebe las veces necesarias para conseguir los objetivos de mejora perseguidos con la innovación, antes de que se le agoten los recursos disponibles.

5. “Las ideas son inútiles, a menos de que se usen”. Theodore Levitt.

Termino esta selección de citas referentes a la innovación con esta del profesor Levitt, que considero que tiene mucho sentido desde una perspectiva empresarial. Las nuevas ideas susceptibles de aplicación industrial son un paso previo y necesario para innovar, pero solamente si se llegan a explotar, teniendo impactos en la producción y en el mercado, podremos hablar realmente de innovación.