¿Una CIRBE para el “crowdlending”?

Mario Cantalapiedra – Economista

La Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE) es una base de datos que permite a las entidades financieras declarantes (entre otras, bancos, cajas de ahorro y cooperativas de crédito) consultar información útil para analizar el riesgo de las posibles operaciones de crédito o préstamo que se plantean. En ella aparecen reflejados los riesgos que dichas entidades tienen con sus clientes, de tal modo que cuando un banco recibe la petición de un nuevo préstamo, por ejemplo, de una empresa, puede consultar la deuda que mantiene con el resto de entidades financieras y hacerse una idea mejor de su capacidad de pago. De igual modo, recuerdo que cualquier persona física o jurídica puede consultar de forma gratuita los datos declarados a su nombre en la CIRBE por las entidades financieras.

En este sentido, una de las ventajas que tienen las empresas promotoras que solicitan financiación a través de plataformas de financiación participativa basadas en préstamos (crowdlending), es que los fondos obtenidos, en su caso, no consumen CIRBE para ellas. Es decir, las plataformas de crowdlending al no ser entidades financieras, no tienen obligación de declarar los préstamos que intermedian a la CIRBE, por lo que si la empresa promotora también necesitara acudir a financiación bancaria no pierde posibilidades de conseguirla por un aumento de deuda en la CIRBE.

Lo que en principio es una ventaja para el desarrollo del crowdlending, y así lo vende el propio sector en sus páginas web y en los actos de comunicación en los que viene participando, supone también un inconveniente a la hora de evaluar el riesgo de los proyectos empresariales que les llegan, puesto que cada plataforma desconoce de forma “oficial” las peticiones de fondos que hacen las empresas promotoras que contactan con ellas a otras plataformas competidoras, teniendo que dedicarse a obtener estar información por su cuenta, lo que evidentemente les supone un consumo de recursos. A estos efectos, algunos actores del crowdlending parecen estar impulsando la idea de crear una especie de CIRBE para el propio sector que les permita un suministro recíproco de información, lo que pueda llevarles a mejorar su análisis de riesgo. La idea no me parece mala, de todos modos habría que ver cómo podría articularse en la práctica, así como conocer la opinión al respecto de los supervisores (Comisión Nacional del Mercado de Valores y Banco de España).

Un nuevo entorno para facilitar la inversión privada en “startups”

Mario Cantalapiedra – Economista

El Entorno Pre Mercado (EpM) es un nuevo proyecto desarrollado conjuntamente por la Bolsa de Valores de Valencia (Grupo Bolsas Mercados Españoles –BME-) y la Asociación Nacional de Business Angels, Big Ban Angels, para que empresas de reciente creación (startups) puedan acceder a nuevos inversores y conocer el funcionamiento del mercado bursátil, potenciando su acceso a la inversión privada.

El EpM pretende facilitar tanto un espacio virtual (web) como físico en la propia Bolsa de Valencia que permitan:

  • Dar visibilidad a las empresas incorporadas.
  • Permitir a inversores cualificados (socios de Big Ban Angels o inversores clasificados como tal por entidades bancarias o entidades de servicios de inversión), acceder a la información de las empresas que se incorporan.
  • Conectar empresas e inversores mediante la organización de jornadas específicas como el Investor’s Day, cuya primera convocatoria está prevista para el próximo mes de mayo en una jornada abierta en la Bolsa de Valencia, o el Transaction Day, los cuales permitan el conocimiento de las empresas y el acceso a la inversión directa.
  • Formar a profesionales, empresas e inversores en mercados de capitales (secundarios oficiales y alternativos).
  • Mostrar los avances de las empresas en el cumplimiento de los requerimientos normativos de acceso y permanencia en los mercados, obligaciones de información y gobierno corporativo.

 

Las compañías para poder incorporarse al EpM deberan reunir los siguientes requisitos:

  • Ser sociedades españolas anónimas o de responsabilidad limitada, con capital totalmente desembolsado y sin restricciones de transmisibilidad de sus acciones o participaciones sociales.
  • Tener una antigüedad mínima de dos años.
  • Tener cuentas anuales de los dos ejercicios previos auditadas.
  • Presentar un plan de negocio con previsiones y estimaciones para los próximos tres años.
  • Tener unas necesidades de financiación entre 500.000 y 2.000.000 de euros o estar en situación avanzada para acceder a los mercados.
  • Presentar una solicitud de incorporación que sea aprobada por parte del Comité de Dirección y Supervisión del EpM, formado por representantes de Big Ban Angels y de Bolsa de Valencia.

 

Según una reciente nota de prensa de BME un total de 30 startups se han interesado por formar parte de este EpM. Entre los sectores a los que pertenecen dichas empresas destacan fintech, biotech, apps, logística, ingeniería industrial, energías renovables, reciclaje, incubadoras y telemedicina. La selección de empresas ha comenzado el 11 de abril con el objetivo de arrancar el EpM el mes de mayo. Habrá que estar atentos a la evolución de esta iniciativa que, en cualquier caso, parece interesante.

Decálogo de la CNMV para evitar caer en las redes de un chiringuito financiero

Mario Cantalapiedra – Economista

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) sigue empeñada en su lucha contra los llamados chiringuitos financieros, es decir, contra aquellas entidades que ofrecen y prestan servicios de inversión sin estar autorizadas para ello, y que suelen tratar de apropiarse del dinero de sus clientes haciéndoles creer que lo colocan en inversiones de alta rentabilidad. Esta misma semana el organismo supervisor ha publicado una nota de prensa con 10 consejos para evitar los chiringuitos financieros, los cuales por su interés y utilidad te resumo a continuación:

 

  1. Verifica que la entidad inversora está autorizada por la CNMV y que no ha sido objeto de advertencia por parte de este supervisor oficial o por otros.
  2. Recuerda que los chiringuitos son peligros e intentan engañar, por lo que tu actitud ante una propuesta de inversión recibida ha de ser activa. Pregunta sobre las características del servicio y de la inversión y obtén información por escrito.
  3. Desconfía de alarmas y técnicas que frecuentemente utilizan estas empresas, como, por ejemplo, las llamadas o correos inesperados, la urgencia en la inversión, los esquemas piramidales en los que te solicitan que captes otros clientes o la presión psicológica que ejercen para que adoptes una decisión de inversión inmediata. Inclusive la CNMV recuerda que se ha de desconfiar de aquellas empresas que la mencionen o utilicen su logo en sus practicas de comercialización, ya que ella nunca invita a realizar una inversión.
  4. Extrema el cuidado con internet y con las redes sociales. No hay que dejarse engañar ni por la sofisticación que muestran algunas páginas web ni por la aparente afinidad de determinados contactos en redes sociales.
  5. Desconfía de las inversiones que te prometen alta rentabilidad sin riesgo y de los productos complejos. Recuerda lo que ya debería ser un clásico en materia de inversión: “No inviertas en lo que no comprendes”.
  6. Presta atención a comisiones y gastos.
  7. Asegúrate de que los productos de inversion ofrecidos realmente existen y contrasta la información sobre la cotización de los valores que te quieran vender.
  8. Desconfía si no te piden información, ya que cualquier intermediario financiero autorizado ha de asegurarse que sus recomendaciones son las más adecuadas en base a tu perfil, para lo cual te preguntará sobre conocimientos y experiencia previos, situación financiera u objetivos de inversión.
  9. Si no logras recuperar el dinero invertido, no continues realizando aportaciones y presenta una denuncia.
  10. Pon en conocimiento de la CNMV cualquier incidente sospechoso de fraude y denuncia lo ocurrido en la Policía o el Juzgado correspondiente.