El pago con tarjetas bancarias alcanza cifras récord en España

Mario Cantalapiedra – Economista

A los españoles nos gusta utilizar tarjetas bancarias. Así lo demuestran los datos del Banco de España que señalan como a finales de 2018 en nuestro país había 83,7 millones de tarjetas bancarias en circulación, de las cuales 36,64 millones eran de crédito (el 43,8 por ciento) y 47,08 millones de débito (el 56,2 por ciento restante). Durante 2018 con estas tarjetas se realizaron 3.903 millones de operaciones, con un valor global superior a los 147.431 millones de euros, lo que suponen cifras récord en la utilización de este medio de pago.

A nivel empresarial las tarjetas suelen ser utilizadas como medio de pago en desplazamientos, viajes o gastos de representación del personal, aunque a veces también se emplean para pagar facturas de proveedores. Para los empresarios que venden a consumidores finales, las tarjetas bancarias constituyen un instrumento de cobro habitual que pueden utilizar una vez que instalan un terminal punto de venta (TPV) conectado al ordenador del banco. En el caso de empresas que venden sus productos a través de internet, el TPV que se utiliza es de tipo virtual. Tanto en un caso como en otro (físico o virtual) el servicio de TPV devenga el pago al banco de un determinado porcentaje por cada operación de venta, al que suele añadirse una comisión por mantenimiento y, en ocasiones, el pago de una tasa por el alta del servicio. Este coste es el principal inconveniente que tienen los empresarios que cobran sus ventas a través de tarjetas bancarias. Como principales ventajas para ellos, están la seguridad que tienen en el cobro una vez que la entidad emisora de la tarjeta acepta la operación y, como los datos reflejan, su amplia aceptación como medio de pago entre los consumidores.

Con respecto a la responsabilidad económica que tienen los titulares de tarjetas bancarias en caso de operaciones de pago no autorizadas por su pérdida o robo, y antes de que lo comuniquen a la entidad financiera emisora, actualmente está limitada a 50 euros por el Real Decreto-ley 19/2018, de 23 de noviembre, de servicios de pago y otras medidas urgentes en materia financiera.

En el gráfico adjunto puedes ver la evolución creciente en España del número de operaciones realizadas con tarjetas, así como de su importe desde 2002 hasta 2018 (los datos hacen referencia a operaciones realizadas en dispositivos situados en España con tarjetas emitidas por cualquier entidad).

 

 Operaciones de compra en TPV (2002-2018)

1

Fuente: Banco de España.

La actividad económica mundial se está desacelerando

Mario Cantalapiedra – Economista

Tras crecer con fuerza en 2017 y principios de 2018, la actividad económica mundial se desaceleró en el segundo semestre del pasado año, según el último informe de “Perspectivas de la economía mundial” elaborado por el Fondo Monetario Internacional (FMI). Según el organismo internacional a este debilitamiento contribuyeron aspectos tales como el recrudecimiento de las tensiones comerciales y el aumento de aranceles entre Estados Unidos y China, la merma de la confianza de las empresas, el empeoramiento de las condiciones financieras y la agudización de la incertidumbre en torno a las políticas en muchas economías.

Con la vista puesta en el futuro más inmediato, las previsiones del FMI apuntan a que el crecimiento mundial se desacelerará del 3,6 por ciento registrado en 2018, al 3,3 por ciento en 2019, para volver a situarse en el 3,6 por ciento en 2020. Es llamativo como los analistas de este organismo proyectan una contracción del crecimiento en 2019 para nada más y nada menos que el 70 por ciento de la economía mundial. En el caso de España la previsión es que crezcamos un 2,1 por ciento este año y un 1,9 por ciento el próximo. Dentro de los países de nuestro entorno, resulta llamativo el escaso crecimiento que se prevé para Italia en 2019 (0,1 por ciento) y el también débil crecimiento previsto para la economía alemana. La considerada locomotora europea solo crecerá el 0,8 por ciento en 2019.

Entre los principales riesgos que pueden debilitar el crecimiento mundial, el FMI apunta a las tensiones comerciales, especialmente entre China y Estados Unidos, a los elevados niveles de endeudamiento en determinados sectores y países, y a la posibilidad de un “Brexit” sin acuerdo del Reino Unido con sus socios europeos. Aunque la recesión de la economía global está descartada para el FMI, en su opinión la situación es precaria.

 

Proyecciones de crecimiento de Perspectivas de la economía mundial (variación porcentual anual)2Fuente: Elaboración propia a partir datos FMI. Abril 2019.

El proceso de reconversión de la oficina bancaria

Mario Cantalapiedra – Economista

A finales de 2018 se volvió a confirmar la tendencia al cierre de oficinas bancarias en España que venimos arrastrando desde 2009. En concreto, el pasado ejercicio cerró con 26.166 oficinas, un 4,78 por ciento menos que en 2017, según los datos ofrecidos por el Banco de España. Del total de oficinas contabilizado por el organismo supervisor, 26.011 corresponden a entidades de depósito (bancos, cajas de ahorro y cooperativas de crédito), 154 a establecimientos financieros de crédito y 1 al Instituto de Crédito Oficial (ICO).

La oficina bancaria ha sido hasta ahora la dependencia que las entidades financieras han utilizado como principal canal de distribución de sus productos, pero, ¿lo seguirá siendo en el futuro? Lo cierto es que los bancos han de redefinir el papel de sus sucursales en un contexto caracterizado por el ajuste de costes al que todavía se ven obligados y por la presencia creciente de competidores digitales que proveen servicios financieros únicamente a través de internet. La oficina bancaria, como tantos otros espacios físicos que utilizan otras empresas para desarrollar su actividad, ha de transformarse para que realmente siga ofreciendo valor añadido a una clientela que cada vez es más digital. En este sentido, están apareciendo propuestas que tratan de aportar valor a la oficina física. Por ejemplo, en España ya puedes encontrar oficinas bancarias innovadoras donde se comercializan electrodomésticos o aparatos electrónicos con condiciones preferentes de financiación, o donde los profesionales pueden acceder a espacios de coworking en los que trabajar y conectar con otros profesionales. En la medida que las operaciones más habituales que hacemos con los bancos, como realizar una transferencia o pagar un impuesto, son relativamente fáciles de ejecutar a través de internet, el concepto de oficina bancaria tiene que evolucionar para que sea un lugar atractivo donde acudir. Seguramente en el futuro tendremos menos oficinas bancarias y las que sobrevivan serán muy diferentes de las que conocemos hoy.

 

Evolución del número de oficinas bancarias en España (2007-2018)

1

Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del Banco de España.

27 plataformas de financiación participativa autorizadas por la CNMV

Mario Cantalapiedra – Economista

El registro oficial de plataformas de financiación participativa (PFP) de la Comisión Nacional de Mercado de Valores (CNMV) cuenta actualmente con 27 plataformas autorizadas para operar en España, las cuales tienen por objeto poner en contacto, de manera profesional y a través de páginas web u otros medios electrónicos, a una pluralidad de inversores (personas físicas o jurídicas) que ofrecen financiación a cambio de un rendimiento dinerario, con personas físicas o jurídicas (promotores) que solicitan financiación en nombre propio. Es lo que en inglés se conoce como “crowdfunding”, y que en España el legislador ha decidido denominar “financiación participativa”. A través de este registro oficial, las partes intervinientes en este mecanismo de financiación innovador (inversores, promotores, y las propias PFP) disfrutan de una mayor seguridad jurídica.

En el registro de la CNMV puedes encontrar los siguientes tipos de plataformas en función de cuáles sean los instrumentos utilizados en los proyectos que promueven:

  • De valores (obligaciones, acciones ordinarias y privilegiadas u otros valores representativos del capital de las empresas).
  • De participaciones de sociedades de responsabilidad limitada (SRL).
  • De préstamos.

En el cuadro adjunto puedes ver la relación actualizada de las PFP con las modalidades en las que están autorizadas en cada caso, que pueden ser más de una.

Registro oficial plataformas de financiación participativa (PFP)Imagen1Fuente: Elaboración propia a partir del registro oficial de la CNMV.