Tres motivos para consolidar las cuentas del grupo de forma voluntaria

Mario Cantalapiedra – Economista

Una de las posibles salidas para las empresas en el escenario postpandemia pasa porque aumenten su tamaño mediante la adquisición de otras compañías, a las que puedan controlar, dando origen a grupos empresariales. De hecho, soy de los que piensan que en los próximos meses proliferarán los movimientos empresariales en esta dirección.

Esta estrategia puede permitir que las empresas que la acometan, aumenten su volumen de ventas, reduzcan los costes, aprovechen ventajas competitivas o consigan beneficios fiscales. No obstante, y especialmente desde el entorno de las pymes, a veces se es reacio a comprar otras compañías ante las complicaciones que ello puede acarrear, como tener que consolidar las cuentas contables.

Dispensas a la obligación de consolidar

En este sentido, hay que señalar que contablemente deben consolidarse los grupos de sociedades que se forman por una sociedad dominante más sus dependientes a las que controla, incluyendo en el proceso también otro tipo de sociedades como las multigrupo y las asociadas. El objetivo es mostrar la situación patrimonial del grupo como si se tratara de una única entidad económica.

A pesar de ello, hay una serie de excepciones, fundamentalmente por razón de tamaño y por dependencia de un grupo mayor. Concretamente en el caso del tamaño, están exentos de consolidación contable, los grupos que no superen dos de los tres límites siguientes: que el total de las partidas del activo consolidado sea superior a 11,4 millones de euros; que la facturación consolidada sea superior a 22,8 millones de euros, o que el número medio de trabajadores del grupos sea superior a 250. Estos límites dejan fuera de la obligación legal de consolidación a muchos grupos de empresas que podríamos considerar de tamaño pequeño.

¿Qué razones existen para consolidar de forma voluntaria?

La pregunta a hacerse es si, a pesar de no existir obligación a efectos legales, puede ser interesante consolidar las cuentas del grupo. Se me ocurren varios motivos para hacerlo:

  1. Mejorar la imagen fiel. La primera razón es precisamente el objetivo último que se persigue con la consolidación contable, que no es otro que el de lograr una imagen más fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de las sociedades del grupo. En este sentido, hay que tener en cuenta que las cuentas individuales omiten información relevante de las operaciones que se realizan entre empresas del grupo.
  1. Conocer mejor la generación del resultado. La consolidación muestra, tras los procesos de homogeneización, agregación de partidas y eliminación de las operaciones internas a nivel de grupo, en qué sociedades del mismo se están generando realmente beneficios o pérdidas.
  1. Mejorar la posición negociadora con terceros. Presentando las cuentas consolidadas del grupo se puede mejorar, por ejemplo, la negociación que se entabla con las entidades financieras, o con los proveedores al acordar las condiciones del crédito comercial.

 

Nueva hoja de declaración COVID-19 para las cuentas anuales de 2020

Mario Cantalapiedra – Economista

Las cuentas anuales correspondientes al ejercicio 2020 que las empresas deberán depositar en el Registro Mercantil este año, incluirán, con carácter excepcional y transitorio, una hoja de declaración COVID-19, con referencia concreta a la repercusión del estado de alarma por la pandemia.

Aunque la Orden del Ministerio de Justicia en el que se recoge esta novedad todavía es un Proyecto en trámite de audiencia pública, la obligación de información se referirá en principio a los elementos siguientes:

  1. Medidas laborales aplicadas a la empresa

En este apartado se deberá informar sobre las solicitudes de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) durante el ejercicio y motivados por la pandemia; los permisos retribuidos recuperables y las bajas laborales por el coronavirus.

  1. Alquileres (artículos 1 a 15 del Real Decreto-Ley 11/2020).
  1. Avales ICO

Se deberá detallar el importe del aval concedido, en su caso, por el ICO en aplicación de lo establecido en los artículos 29 y 30 del Real Decreto-Ley 8/2020, de 17 de marzo, informando del porcentaje que representa sobre el total solicitado.

  1. Ayudas públicas

Se deberá describir el plan o programa al que se ha acogido la empresa, así como el organismo de la Administración pública concedente y el sistema que ha sido utilizado (avales, moratoria, aplazamiento, interés bonificado, etc.).

  1. Moratorias hipotecarias
  1. Moratorias no hipotecarias
  1. Suministros

Se deberá informar si la empresa ha solicitado la flexibilización y suspensión de suministros (electricidad, gas natural, productos derivados del petróleo), según lo dispuesto por los artículos 42 a 44 del Real Decreto-Ley 11/2020.

  1. Turismo

Se deberá detallar si la empresa se ha acogido a las medidas de apoyo del sector del Turismo, según los artículos 12 y 13 del Real Decreto-Ley 7/2020, de 12 de marzo.

El mencionado trámite de audiencia pública, durante el cual se pueden presentar alegaciones o comentarios al Proyecto de Orden, finaliza el próximo 24 de mayo. A estos efectos, las aportaciones se pueden presentar en el siguiente correo electrónico habilitado por el Ministerio de Justicia: deposito.cuentas@mjusticia.es