Mario Cantalapiedra – Economista

Forfaiting es un término anglosajón utilizado para referirse a un sistema de financiación de las exportaciones que se ofrece sin recurso. En esta operación financiera la entidad de crédito anticipa al exportador efectos comerciales generados en el comercio internacional a cargo del importador, por regla general, pagarés o letras de cambio, asumiendo el riesgo total de impago. En España también se conoce como descuento sin recurso, para diferenciarlo precisamente del descuento comercial simple, que es una operación siempre con recurso y, por tanto, bastante más barata.

El forfaiting te puede servir para cobrar las operaciones que realices con clientes radicados en países que, bien por su falta de desarrollo, bien por su inestabilidad política o económica, tengan un elevado riesgo. Debido a dicho riesgo, la entidad de crédito que anticipa los efectos te exigirá normalmente que los mismos vayan avalados por el banco del importador u otra entidad financiera.

El forfaiting suele confundirse con el factoring, sobre todo con el que se ofrece en su modalidad de exportación, cuando hay varios elementos que los diferencian en la práctica, como son los siguientes:

1. Ámbito de la operación

El forfaiting está previsto para operaciones de exportación.

El factoring se prevé tanto para ventas nacionales como internacionales (factoring de exportación).

2. Soporte documental

El forfaiting suele soportarse en letras de cambio o pagarés, medios de pago que son aceptados internacionalmente.

El factoring se soporta en facturas de venta.

3. Servicios adicionales

El forfaiting únicamente incluye el anticipo de la venta, es decir, la financiación.

El factoring, aparte de la opción de financiación, ofrece otros servicios adicionales como la investigación comercial de los clientes o la administración y control contable de las facturas cedidas.

4. Plazo

En el forfaiting se pueden anticipar letras o pagarés con un plazo largo de vencimiento, que inclusive puede llegar hasta los cinco años. Los plazos de pago, en cualquier caso, deberán estar en consonancia con la naturaleza del bien o servicio que se exporta, más cortos para bienes de consumo, más largos para bienes de equipo.

El factoring es difícil que se acepte para vencimientos de facturas que superen los seis meses.

5. Cobertura del riesgo de impago

El forfaiting siempre se realiza bajo la modalidad sin recurso, luego el riesgo de impago está cubierto al cien por cien.

El factoring puede realizarse con o sin recurso, pudiendo negociarse en el segundo de los casos coberturas inferiores al cien por cien que abaraten el coste de la operación.