Archivo de la categoría: Cobros y recobros

Estadística del Procedimiento Concursal – Suspensiones de Pago – Año 2009

DATOS DEL INE. Instituto Nacional de Estadística

  • Año 2009 y cuarto trimestre de 2009. Datos provisionales
  • El número de deudores concursados aumentó un 79,6% en 2009
    respecto a 2008
  • El 74,9% de las empresas concursadas en 2009 se concentraron en
    construcción y promoción inmobiliaria, industria y comercio
  • El número de deudores concursados fue de 5.922 en el año 2009, lo que supone un
    aumento del 79,6% respecto a 2008.
  • Según el tipo de concurso, 5.614 fueron voluntarios (un 81,7% más que el año anterior) y
    308 necesarios (un 48,1% más).
  • Atendiendo a la clase de procedimiento, los abreviados aumentaron un 195,8% y los
    ordinarios disminuyeron un 24,5%.

Circulares 06 -2010 Procedimiento Concursal – Suspensiones de pago en 2009 

PDF
PDF
Suspensiones de pago  y procedimientos concursales por CCAA Datos INE
Suspensiones de pago y procedimientos concursales por CCAA Datos INE

Prácticas irregulares en el descuento comercial

Mario Cantalapiedra – Economista 

Como sabemos el descuento comercial es una operación tradicional de financiación utilizada por las empresas donde una entidad financiera adelanta el importe nominal de un efecto comercial no vencido, por ejemplo, una letra de cambio o un pagaré, a cambio del cobro de intereses y comisiones. El descuento comercial, muy popular en el pasado reciente, va siendo relegado a un segundo plano por otras modalidades financieras como el confirming o el factoring, no obstante, todavía se sigue utilizando, sobre todo por parte de las pequeñas y medianas empresas, y en determinados sectores económicos.

Uno de los problemas asociados al descuento comercial y que se acentúa en épocas de crisis, como la que vivimos, es el hecho de que los efectos comerciales cedidos por la empresa a la entidad financiera para su descuento aparenten corresponder a operaciones comerciales de venta de bienes o prestación de servicios y, sin embargo, se instrumenten únicamente con el objetivo de conseguir la financiación proporcionada por el descuento comercial a partir de una connivencia entre deudor y acreedor. Es lo que se conoce como “papel de colusión” o “pelota”, también denominado “papel verde” en el seno de algunas entidades financieras. Para los bancos pueden ser indicadores de esta artimaña, entre otros, los siguientes elementos:

  • Las relaciones estrechas entre librado y librador, como, por ejemplo, el hecho de que tengan los mismos propietarios.
  • Los plazos de pago diferentes a los que son habituales para la empresa que descuenta.
  • La presentación de efectos comerciales distintos a los que se utilizan habitualmente en el sector.
  • La concentración de giros en una o en pocas plazas de pago.
  • Los plazos de los efectos ajustados al límite temporal máximo de la línea o clasificación de descuento negociada con la empresa.
  • La aparición en los efectos descontados de librados desconocidos o no habituales.
  • Los efectos con importes elevados y redondeados.
  • El aumento no justificado del volumen de descuento.
  • Los movimientos de transferencias o ingresos en cuenta de importes similares a los descontados.

 Debemos saber que las entidades financieras vigilarán estos elementos y otros similares que despierten su sospecha antes de autorizar la operación de descuento comercial, sobre todo en las etapas iniciales de relación con la empresa, y, como apuntaba anteriormente, en los momentos en que la empresa o el sector donde compite ésta atraviesen períodos de crisis.

A veces el desconocimiento o la necesidad pueden empujar a una empresa a la tentación de emitir y descontar este tipo de papel, pero evidentemente por muchos problemas financieros que se puedan llegar a tener, la emisión y descuento de papel pelota es una actividad contraria a la legalidad y absolutamente desaconsejable.

 

Previsión de empresas morosas en España para 2010 – Rating morosidad Iberinform

  • El estudio de Iberinform en base a la aplicación de su rating de morosidad a 700.000 empresas, confirma la progresiva estabilización del riesgo de impago en las ventas a crédito.
  • El tejido productivo de las zonas costeras presentan mayor nivel de riesgo.
  • En el caso de los sectores sigue destacando Construcción, donde el 14,9% de las empresas está en alto riesgo.

El 12,1% de las empresas españolas presenta un alto riesgo de no cumplir con sus compromisos de pago a lo largo de 2010. Esta es la principal conclusión del estudio realizado por Iberinform, empresa especializada en la gestión del riesgo de impago y en la valoración de empresas, tras aplicar los modelos matemáticos de su rating predictivo de morosidad a una muestra cercana a las 700.000 empresas.

 

Rating morosidad Iberinform Enero 2010 – Mapa de empersas morosas de España  

Mapa de morosidad de empresas de España - Rating 2010 - Iberinform

La evolución de este indicador, que hace un año se situaba en el 9,6%, muestra la contención progresiva de los riesgos de impago. “A lo largo de 2009 hemos constatado una mejora en los sistemas de selección de riesgo y gestión del crédito al cliente que aplican las empresas, en gran medida alimentados por proveedores externos como Iberinform, capaces de suministrarles información actualizada sobre sus clientes o valoraciones que permiten simplificar estos procesos.

Esta atención de las empresas, que les permite identificar a los clientes con una situación financiera más deteriorada, ha permitido minimizar el impacto y la transmisión de la morosidad. No obstante, este estudio de Iberinform muestra que el entorno de negocios presenta aún un alto riesgo de impago”, explicó el director general de Iberinform, Andrés Ohlsson. Para calcular el riesgo de impago de una empresa, los analistas de Iberinform tienen en cuenta un conjunto de variables económicas, financieras y mercantiles, obtenidas a partir de información objetiva, y la experiencia acumulada por la empresa a lo largo de más de 35 años. A través del análisis de los datos históricos, Iberinform ha construido modelos predictivos que le permiten estimar la propensión al incumplimiento de sus compromisos de pago por parte de las empresas españolas de forma muy precisa.

Datos por Comunidades Autónomas y Sectores

El análisis por Comunidades Autónomas muestra grandes diferencias. En términos generales, las empresas situadas en las zonas costeras presentan una mayor probabilidad de impago durante 2010, que las situadas en el interior. Madrid y Cataluña se sitúan por debajo de la media, con un 9,2% y 9,6% respectivamente. Por sectores de actividad, construcción presenta los mayores niveles de riesgo (14,9%), muy por encima del resto de sectores. El mejor comportamiento se espera en Agrícola (6,4%), Financiero (7,9%) y Energía (9,4%) presentan niveles de riesgo por debajo del 10%.

Morosidad de empresas por sectores
Morosidad de empresas por sectores

“Estas cifras son importantes para comprender las tendencias del mercado, pero no sirven para cerrar una operación: todos los sectores y zonas geográficas sin excepción presentan oportunidades de negocio que no deberíamos dejar pasar y riesgos de impago que no deberíamos correr. La decisión que cuenta es aquella que tomamos empresa a empresa y para ello es necesario dotarse de herramientas que nos permitan conocer mejor a nuestros clientes”, añadió Ohlsson

 

Otras noticias de interés

 

 

El tipo legal de interés de demora, al 8%

El Ministerio de Economía y Hacienda ha situado en el 8% el tipo legal de interés de demora aplicable a las operaciones comerciales durante el primer semestre de 2010.

Fuente: BOE

interes demora
interes demora

Este tipo legal se calcula añadiendo siete puntos porcentuales al tipo de interés aplicado por el Banco Central Europeo en la última operación principal de financiación efectuada en el semestre vencido.

Otras noticias de interés

Recuperación de las principales economías, según la OCDE

Pagos a 60 días a partir de 2013

 

Los intereses de demora previstos en la Ley 3/2004

Mario Cantalapiedra – Economista

La Ley 3/2004, de 29 de diciembre, por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales, prevé el cobro de intereses de demora en el caso de que se superen los plazos de pago previstos. Estos plazos pueden ser, si existe un contrato firmado, los que acuerden libremente las partes (regla general), y en el supuesto de que no exista relación contractual, a los 30 días de la recepción de la factura por el deudor (regla legal subsidiaria).

interes demora01
interes demora01

El acreedor tendrá derecho a cobrar intereses de demora cuando haya cumplido sus obligaciones contractuales y legales, y no hay recibido a tiempo la cantidad debida, salvo que el deudor demuestre que no es responsable del retraso, surgiendo de forma automática sin necesidad de aviso ni requerimiento. El tipo de interés de demora a aplicar es publicado semestralmente en el BOE para los seis meses siguiente a su fijación, y su cálculo se basa en el último interés publicado por el BCE para sus operaciones principales de financiación antes del primer día del semestre natural que se trate, al cual se añaden 7 puntos. El 1 de enero se ha publicado el tipo que debe aplicarse durante el primer semestre de 2010, que se cifra en el 8%. En el cuadro podemos ver la evolución sufrida por dicho índice desde el inicio de 2007.

Evidentemente estos intereses de demora resultan tan elevados que deberían surtir un efecto disuasorio en el deudor moroso. No obstante, muchas empresas no se atreven a aplicarlos, ni siquiera a comentarlos a sus clientes por la posición dominante de éstos en la relación comercial; el miedo a perder el comprador y que éste se traslade a la competencia siempre existe, si se le “aprieta” con estos temas, aunque se tenga derecho a ellos. En cualquier caso, mi recomendación personal es tratar de recoger en los contratos que se firmen con el cliente una cláusula referente al cobro de intereses de demora si se produce el retraso en el pago de las facturas, y según la cobertura legal prevista; un “aviso a navegantes” a tiempo puede evitarnos algún disgusto serio.

Otros artúculos de interés de Mario Cantalapiedra

¿Compruebas las liquidaciones bancarias?

La utilidad del BORME en el análisis de riesgo

 

 

Alerta de los efectos de la morosidad de Aerce – Asociación de Profesionales de Compras

Según la Asociación de Profesionales de Compras, el atraso de sólo tres o cuatro facturas de clientes importantes está provocando el cierre de muchas compañías solventes.

Fuente: Expansion.com / Fecha: 18/01/2010

Según la Asociación de Profesionales de Compras, el atraso de sólo tres o cuatro facturas de clientes importantes está provocando el cierre de muchas compañías solventes.

En una tribuna publicada en el diario Expansión, la Asociación Española de Profesionales de Compras, Contratación y Aprovisionamientos [Aerce] afirma que “la morosidad de empresas con empresas está haciendo que muchas compañías solventes estén yendo a la quiebra por los grandes desequilibrios que les produce en su tesorería no cobrar el dinero que les deben. Las repercusiones del impago son especialmente graves para las pymes, a las que el atraso de sólo tres o cuatro facturas de clientes importantes puede trastocar por completo sus planes contables”, explican. Según los datos de la Asociación, el plazo medio de pago en España a los proveedores supera los 90 días, el segundo periodo más largo de Europa, y en algunos sectores, como el de la construcción, este plazo se prolonga hasta los 210 días.
La complejidad de regular los plazos por Ley.

Aerce ha recordado que los esfuerzos por regular los plazos de pago con iniciativas como el actual anteproyecto de Ley de Economía Sostenible, legislan “sobre un aspecto que ya está regulado con la Ley 3/2004, creada específicamente para luchar contra la morosidad en las operaciones comerciales, aunque hoy por hoy no esté funcionando”. De acuerdo con la Ley 3/2004, “las empresas proveedoras podrían exigir el pago en 30 días en el momento de firmar el contrato”, pero “los proveedores no lo hacen por miedo a ir contra sus propios intereses y perder contratos […]. Además, quienes deberían velar por que se cumplan estos plazos, que según la propia ley son las cámaras de comercio, colegios profesionales y asociaciones que tengan encomendada la defensa de sus miembros, no lo hacen, bien por falta de concienciación, o bien por simple desconocimiento”, explica.

Otras noticias de interés:

Lucha contra la morosidad en operaciones comerciales.

Guía para gestionar un concurso de acreedores.

Reducir los plazos de pago a 60 días ahorraría 2.485 millones a las PYMES

De acuerdo con los cálculos de la Administración, la reducción de los plazos de pago a 60 días generaría un ahorro financiero neto de unos 2.485 millones de euros anuales a las pymes y autónomos. De acuerdo con los cálculos de la Administración sobre las medidas contra la morosidad previstas en el anteproyecto de Ley de Economía Sostenible la obligación de pago en 60 días para las empresas, cuando el proveedor sea una pyme o autónomo, generará un ahorro financiero neto [diferencia entre la disminución de costes financieros para las pyme y el aumento para grandes empresas] de unos 2.485 millones de euros al año.

El Anteproyecto incluye también la reducción del plazo de pago de las Administraciones de 60 a 30 días que, según estas estimaciones, generará un ahorro financiero adicional para las empresas de unos 759 millones de euros al año. Desde el punto de vista macroeconómico, la Administración calcula que estas medidas de lucha contra la morosidad, en el horizonte 2020, generarán incrementos adicionales del PIB [0,25%], el empleo [0,1%] y la inversión [0,5%] hasta 2020. Todos estos cálculos están contenidos en la Memoria del Análisis del Impacto Normativo del Anteproyecto. Con estas medidas [contra la morosidad] se pretende restringir el uso indebido del crédito del proveedor como instrumento de financiación de las empresas o de las Administraciones Públicas. Este uso se basa, con frecuencia, en las asimetrías de poder de mercado entre empresa o administración cliente y proveedor. La reforma introducida, en consecuencia, reequilibra estas relaciones de poder y permite un desarrollo de la actividad económica en condiciones más competitivas. En particular, conviene tener presente que la reforma reducirá las necesidades de financiación de las pyme, para las que el coste de los recursos financieros es más elevado que para las grandes empresas o las Administraciones Públicas, explica la Memoria.

Relación entre departamentos comercial y financiero ¿Es una venta si no se cobra?

 Mario Cantalapiedra – Economista

La relación entre los departamentos comerciales y financieros de las empresas no siempre es sencilla y se puede resumir en una pregunta, ¿es una venta si no se cobra? Seguramente, hace unos años, dependiendo de a quién preguntáramos, comercial o financiero, encontraríamos diferentes respuestas. Poco a poco los objetivos de ambos departamentos han de acercarse, gracias a la situación actual.

Hasta la fecha parece haber sido tendencia dominante en la mayoría de las compañías establecer la retribución variable de sus responsables comerciales en función de las cifras de ventas obtenidas, independientemente de que al final éstas se cobraran o no. Lo cierto es que, a pesar de que este comportamiento pueda carecer de cierta lógica empresarial, tiene su justificación en un entorno de crecimiento económico donde prácticamente todo lo que vendían las empresas se cobraba, de forma generalizada. Sin embargo, con la crisis económica parece útil y adecuado tratar de vincular los emonumentos de tipo variable de los comerciales a la cifra de ventas cobradas. A pesar de la presión que existe actualmente para mantener las ventas, se ha de entender que una venta que no se cobra no se puede considerar como tal, y eso es algo que deben tener presente todos los integrantes de la organización empresarial más allá de que ocupen responsabilidades financieras o comerciales en la misma. En este sentido, hemos de recuperar el concepto de empresa como coalición de intereses encaminados a la consecución de un mismo objetivo de rentabilidad, en otras palabras, una organización en la que todos tiran del carro en la misma dirección sin entrar en disputas internas entre financieros y comerciales que no conducen a nada, más aún en la situación actual. Lo importante es que los distintos responsables se presten la máxima ayuda e información que permita minimizar el riesgo de impago de la posible venta, es decir, se conviertan en “facilitadores” del trabajo del compañero, porque su bien particular será igual al bien común. En mi experiencia como director financiero no he conocido ningún colega de labor que no desee que su compañía venda todo lo que pueda, eso sí, siempre tratando de minimizar el riesgo de impago. Del mismo modo, me resulta difícil creer que exista algún responsable comercial que sólo se preocupe en vender sin importarte si al final se vaya a cobrar su venta. Luego si el caldo de cultivo se encuentra en la propia genética de la compañía, lo que se trata es de arbitrar las medidas adecuadas para que se desarrolle convenientemente, y entre ellas parece apropiado la de posibilitar la retribución variable del personal comercial en función de las ventas cobradas.

Otros artículos de interés de Mario Cantalapiedra:

6 diferencias entre préstamo y crédito.

¿Compruebas las liquidaciones bancarias?

 

El IPC armonizado, al 0,9% en Diciembre 2009

En el mes de diciembre, Índice de Precios de Consumo Armonizado [IPCA] español se sitúa en 0,9%. Por su parte, las previsiones para la zona euro estiman el índice en el mismo valor, [0,9%].

 

El IPC armonizado es un indicador calculado por el INE en base a los criterios de Eurostat y el Banco Central Europeo para ofrecer datos equiparables de toda la Unión Europea. El valor adelantado, que se avanza unas semanas a la publicación del indicador final, pretende producir información estadística orientativa similar a la producida por Estados Unidos. En el caso del indicador adelantado se utilizan diversos métodos de modelización estadística para estimar aquella información de la que aún no se dispone en el momento de la publicación por lo que no tiene por qué coincidir con el dato final del IPCA.

*Datos de noviembre, no existentes para países no incluidos.
 
Metodología
El Índice de Precios de Consumo Armonizado [IPCA] es un indicador calculado por el INE en base a los criterios de Eurostat y el Banco Central Europeo para de ofrecer datos equiparables de toda la Unión Europea. Se calcula desde 1997.
El IPCA de cada país cubre las parcelas que superan el uno por mil del total de gasto de la cesta de compra nacional. El indicador mantiene mínimas diferencias con el IPC nacional español [el IPCA excluye las indemnizaciones recibidas por seguros del hogar y compraventas particulares de automóviles usados], por lo que en ocasiones arrojan valores distintos. En el gráfico adjunto se pueden ver las ponderaciones del IPCA [últimos datos disponibles, 2006]
 
 
 
El valor adelantado del IPCA, que se avanza unas semanas a la publicación del indicador final, pretende producir información estadística orientativa similar a la producida por Estados Unidos. En el caso del indicador adelantado se utilizan diversos métodos de modelización estadística para estimar aquella información de la que aún no se dispone en el momento de la publicación por lo que no tiene por qué coincidir con el dato final del IPCA.
 
Próximos datos
15 de enero de 2010, datos de diciembre [Eurostat].
29 de enero de 2010, datos adelantados de enero de 2010, [Eurostat e INE].

Leer artículos anteriores: Pág. Anterior 1 2 3 ... 9 10 11 12 13 Pág. Siguiente