Archivo de la categoría: Ignacio Jiménez

Ignacio Jimenez es director comercial de Iberinform, la empresa de información comercial y financiera del Grupo crédito y Caución y tiene amplia experiencia como conferenciante en temas relacionados con la morosidad y la gestión de riesgo de impago.

La necesidad de documentar las operaciones comerciales

En la práctica del día a día las empresas suelen admitir de sus compradores pedidos telefónicos o verbales, y no exigen la firma y sellado de los albaranes por una persona responsable, con el fin de agilizar los trámites y no retrasar el tráfico mercantil con formalidades administrativas.

No obstante estos comportamientos son muy arriesgados, ya que para el cobro de las operaciones comerciales dependeremos de la buena fe del cliente. La ley dice que corresponde al acreedor la carga de probar los hechos constitutivos del derecho que reclama.

Este hecho demuestra la necesidad de blindar adecuadamente las operaciones comerciales a través de la correcta documentación que permita acreditar la deuda, no sólo ante los tribunales sino en gestión amistosa ante el deudor.

La documentación elemental necesaria para reclamar una deuda derivada de un impago comercial consiste en tres documentos: un pedido, un albarán y una factura. Con la posesión de estos tres documentos mercantiles, el acreedor verá blindado su derecho de cobro y podrá demostrar perfectamente la existencia de una deuda, de modo que el moroso no tendrá ninguna escapatoria legal para dejar de pagar la operación comercial.

El pedido

Es el documento que permite consolidar la operación mercantil entre cliente y proveedor y al que muchas empresas no dan importancia.

Un pedido bien cumplimentado no sólo es una garantía contra errores en la venta sino que respalda la relación de compraventa dando al vendedor una prueba de la relación mercantil y evitando pretextos y excusas por parte del deudor a la hora de pagar.

Al disponer de documentación que acredite exactamente el pedido, implica 2 obligaciones para el cliente:

  • Recibir la mercancía o servicio solicitados (evitar rechazo de los bienes)
  • Pagar el precio según condiciones establecidas

Para el proveedor, disponer de un pedido que le permita acreditar exactamente lo que el cliente ha solicitado permite:

  • Demostrar que el proveedor ha cumplido con lo solicitado por el comprador
  • Tener un documento que le ayudará a probar la existencia del contrato

El albarán de entrega

El albarán es un elemento clave a la hora de acreditar la existencia e importe de la deuda puesto que el acreedor únicamente con la factura no puede demostrar la realización de la transacción comercialy necesitará siempre el albarán firmado por el cliente para sostener la factura.

Los albaranes han de estar bien cumplimentados y deben contener todos los datos necesarios. Los albaranes deberán estar siempre firmados por el comprador o por algún representante, indicando siempre el nombre, DNI, cargo de la persona que firma como responsable de la recepción de las mercancías y a ser posible estampillados con el sello de goma de la empresa.

En caso de que la mercancía viaje por medio de un transportista externo es conveniente que el proveedor le exija que acredite las entregas mediante albaranes firmados por el destinatario final y a su vez hacerle firmar un albarán en el momento de recibir las mercancías a transportar. De este modo el transportista podrá dar testimonio de la entrega y recepción de la mercancía en el almacén del comprador.

La factura

La factura es un documento emitido por el acreedor que expresa la obligación del pago de una operación de compraventa o de una prestación de servicios.

No obstante la factura es un documento que por si solo no demuestra la existencia de un crédito a favor del proveedor,  por lo tanto si no existe un albarán que documente la entrega o prestación el deudor siempre se podrá oponer al pago alegando no haber recibido las mercancías o no estar de acuerdo con los importes dela factura.

La única solución si no existe albarán es conseguir que el comprador firme la copia de la factura bajo una coletilla que indique conformidad con la cantidad, precio y condiciones de pago.

El contrato

Hay que cuidar la documentación mercantil que acredita la relación contractual con el cliente, ante todo hacer firmar a los clientes un buen contrato redactado por la asesoría jurídica.

El contrato es la pieza clave del éxito de las operaciones; si reúne los requisitos legalmente exigidos, el deudor queda obligado a asumir lo pactado, sin posibilidad de eludirlo o dar marcha atrás a los acuerdos asumidos y obligaciones adquiridas. Desde un punto de vista preventivo, el contrato es el documento que permite garantizar y proteger jurídicamente los intereses del acreedor.

En España tenemos la suerte de contar con un derecho mercantil que otorga muchas libertades a los empresarios y a la redacción y forma de los contratos. La ley concede un gran margen de maniobra a la hora de redactar las cláusulas y condiciones contractuales.

Las Condiciones Generales de Venta

De forma sustitutoria o complementaria al contrato, es necesario que el cliente firme la aceptación de las condiciones generales de venta del proveedor.

Las condiciones generales de venta son las normas para la venta que el proveedor ha fijado y que aplica a todos los clientes. Estas condiciones se pueden incluir en el dorso de la hoja de pedido o de la propuesta de pedido.

No hay que olvidar de hacer firmar al nuevo cliente un ejemplar de las condiciones de venta ya que de lo contrario el documento no tendría validez legal.

La utilización de los títulos cambiarios para reforzar el derecho de crédito

En los tiempos actuales de crisis, cuando no se está seguro del perfil pagador de un cliente, es recomendable que el acreedor  consiga del cliente  un medio de pago (cheque, letra o pagaré) para cobrar la mercancía en el momento de su entrega o si no es factible obtener el instrumento de cobro en aquel momento,  hay que conseguirlo lo antes posible.

Asimismo es aconsejable que cuando la forma de pago sea con aplazamiento, el comprador entregue pagarés o firme letras de cambio por la totalidad del crédito. De esta forma el proveedor verá reforzada su posición ya que la ley otorga a estos instrumentos de pago unos derechos especiales que permiten al acreedor reclamar el pago con muchas más garantías de éxito.

Los títulos cambiarios además de tener un carácter probatorio de la deuda, permiten al acreedor interponer demandas judiciales muy expeditivas. En efecto el acreedor tiene la posibilidad de acudir al Juicio Cambiario, que es un procedimiento privilegiado para ejercer la acción cambiaria.

El Mapa Global de Riesgos 2012 (Global Risks Map) del Foro Económico Mundial

Economic Risk 2012

Economic Risk 2012

Ignacio Jiménez

El Mapa Global de Riesgos 2012 (Global Risks Map) del Foro Económico Mundial revela que hay cuatro grandes grupos de riesgo que juegan un papel importante y tienen fuertes conexiones entre ellos:

  • La fuerte disparidad de ingresos (económico)
  • Riesgo financiero sistémico (económica)
  • Imprevistas consecuencias negativas de la regulación (económica)
  • La extrema volatilidad en los precios de la energía y la agricultura (económico)

Las líneas más claras identifican aquellos los riesgos que tienen menos fuerza en las conexiones por parte de los encuestados. Las señales débiles son:

  • La vulnerabilidad a las tormentas geomagnéticas (medio ambiente)
  • La proliferación de los desechos orbitales (tecnológica)
  • Las consecuencias no intencionales de la nanotecnología (tecnología)
  • Las políticas antidrogas ineficaces (la sociedad)
  • La militarización del espacio (geopolítica)

Los riesgos que los encuestados identifican como de bajo impacto y la baja probabilidad muestran una significativa variación, sobre todo entre las distintas regiones.

Ver Informe de Riesgos Globales 2012 completo en www3.weforum.org/docs/WEF_GlobalRisks_Report_2012.pdf

Economic Risk 2012

Economic Risk 2012

¿Estamos infoxicados?

Ignacio Jiménez – Iberinform

Normalmente, el deterioro de la capacidad de pago de un cliente se produce de forma gradual y genera señales de alerta que hay que saber interpretar.  El problema es que esta información puede aparecer de múltiples fuentes de información, pero no siempre las tenemos localizadas y hacemos un adecuado seguimiento de ellas.

Tener poca información genera riesgos innecesarios, pero tener demasiada o mal estructurada solo lleva a lainfoxicación” (intoxicación de información) y puede producir riegos igualmente importantes. Por ese motivo es conveniente apoyarse en herramientas de Inteligencia de Negocio (Business Intelligence) que nos permitan tener una visión más global de nuestra cartera de clientes.  En un contexto como el actual, ser capaces de identificar la información relevante, en el momento que la necesitamos, es clave para la toma de decisiones de negocio adecuadas.

  • La información interna es rica y actualizada y además no tiene coste, pero debemos gestionar su falta de estructuración y la subjetividad que arrastra.
  • La información externa ayudará a valorar el contexto en el que se encuentra la empresa, pero no tiene estructura ni es fácil de tratar de forma sistemática.
  • La información pública suele ser  muy rica y objetiva, pero aparece de forma muy dispersa y es difícil de aprovechar si no es tratada previamente.

Sólo una adecuada combinación de las distintas fuentes de información evitará que nos “infoxiquemos” y podamos tomar decisiones basadas en la información más completa y actualizada.

 

Infoxicados 

Infoxicados

 

 

FinanceInsight from FinanceInsight on Vimeo.

¿Se ajusta nuestra forma de vender a la situación actual del mercado?

Ignacio Jimenez – Director comercial de Iberinform

Cualquier persona a la que se le pregunte cómo hace su trabajo se sentirá incómoda. A ningún profesional le gusta que se le cuestione cómo hace las cosas, pero no hay que olvidar que sin una sana autocrítica no se aprende ni se mejora. Además, un contexto tan desfavorable como el actual pone a prueba las capacidades y metodologías de trabajo. Ahora más que nunca es necesario revisar con una mente abierta y crítica cómo gestionamos los clientes, analizar cómo lo hacen en otras empresas y plantearse si hay algo que se puede mejorar.

Si se le pregunta al director comercial de cualquier empresa si cree que su equipo vende bien, la respuesta será, casi con total seguridad: “Claro que sí. Hasta que la crisis lo complicó todo, cumplíamos los objetivos de venta marcados por la dirección de la empresa”. Si, a continuación, se le comenta cuál es el conocimiento que tiene de sus clientes, seguro que afirma que mantiene una excelente relación personal con los más importantes, que a menudo se reúne con ellos para comer, que tiene los datos de sus clientes en el CRM de la empresa, etc…

¿Es eso vender bien? ¿Son esos clientes los que realmente interesan a la empresa? Estas sí son cuestiones que vale la pena plantearse. Hasta hace poco tiempo, las áreas de marketing y ventas podían permitirse el lujo de centrarse únicamente en captar clientes, satisfacer sus necesidades y fidelizarlos. Se invertían grandes sumas en campañas de marketing para atraer nuevos clientes y se dedicaban esfuerzos igualmente importantes a construir relaciones personales con los clientes estratégicos para así minimizar el riesgo de que se fueran a la competencia.

Se puede decir que prácticamente todos los clientes pagaban. En este contexto, ¿qué sentido tenía aplicar costosos controles que sólo limitan las ventas? De hecho, las posibilidades de financiación bancaria eran casi ilimitadas y, por tanto, se dedicaban pocos recursos a tratar de acortar los plazos de pago y los minimizar los retrasos del cobro.

Hoy la situación es muy distinta. En un contexto económico tan adverso como el actual, es necesario revisar cómo gestionamos a los clientes y buscar la forma de mejorar nuestra estrategia de comercialización y marketing. Sólo aquellas empresas que sean capaces de adaptarse a un entorno mucho más exigente podrán sobrevivir.

La gestión del circulante y la transparencia, elementos clave para la supervivencia

Ignacio Jiménez – Iberinform

Uno de los principales problemas a los que se enfrenta la empresa española es el acceso a la financiación bancaria. El Boletín Estadístico del Banco de España del mes de diciembre confirma que el crédito nuevo concedido a las empresas fue 46.700 millones de euros, lo que supone un 26% menos que en el mismo periodo de 2010.

Esta sequía en las fuentes de financiación, junto con la creciente dificultad para mantener los volúmenes de facturación de otros años y unos plazos de cobro más largos que en cualquier otro país de la UE, hacen de la gestión del circulante un elemento clave para su supervivencia como empresas.

La aplicación de medidas preventivas que nos permitan minimizar el riesgo de impago y mejorar el circulante no deben centrarse únicamente en los clientes activos. Debemos empezar antes de la entrada de un cliente, involucrando a las áreas de marketing para que nuestras campañas de prospección se basen en una segmentación inteligente, y centrarnos exclusivamente en aquellos clientes que nos interese captar tanto desde un punto de vista comercial como financiero. De hecho, la utilización de herramientas que nos permitan anticipar el comportamiento en pagos de estos potenciales clientes puede ayudarnos a optimizar esfuerzos, costes y mejorar notablemente el resultado de las acciones de marketing.

Otro punto crítico es el de entrada de clientes, donde debemos definir una política de admisión que nos ayude a tomar una decisión correcta con rapidez: una correcta utilización de información interna (un elemento que habitualmente no se gestiona adecuadamente) y externa (información comercial), unas condiciones contractuales y unos plazos de pago claramente recogidos en la documentación entregada al cliente establecidas, son medidas preventivas básicas que a menudo no se aplican.

En este sentido, también es aconsejable realizar un mapa de riesgo de nuestra cartera de clientes que nos permita centrar nuestros esfuerzos en aquellos clientes con mayor riesgo de incumplimiento en sus compromisos de pago. Una vez establecida la relación contractual con el cliente, debemos asegurarnos que disponemos un sistema de seguimiento que nos permita anticipar posibles impagos y darnos margen de maniobra para minimizar su impacto en nuestra empresa.

Articulo publicado en la revista de Asset (Asociación Española de Financieros de Empresa) en diciembre 2012.

Sin información, no hay clientes

Ignacio Jiménez. Iberinform

Encontrar información sobre la situación económica de las grandes empresas con las que hacemos negocios es relativamente sencillo. La gran mayoría cumple con la obligación de depositar sus cuentas y se preocupan de comunicar al Registro Mercantil hechos relevantes de su actividad, como ampliaciones de capital, nombramientos, o cambios de domicilio. Muchas de ellas, incluso, publican en su página web sus cuentas anuales o la memoria.

Internet ha abierto nuevas posibilidades. Es relativamente sencillo encontrar abundante información en la red de este tipo de empresas, desde las noticias de medios de comunicación hasta los foros donde se habla de ellas.

La información disponible sobre una empresa se va reduciendo a medida que decrece su tamaño. La línea roja está en lo que Europa define como microempresas, toda aquella que cumpla al menos dos de tres condiciones: tener menos de 10 empleados en plantilla, facturar menos de un millón de euros o contar con un balance inferior a los 500.000 euros.

El estudio que ha hecho Iberinform, indica que alrededor del 75% de las 1.300.000 empresas españolas encajan en esa definición. La información disponible sobre ellas en Internet es escasa o inexistente. Es la parte sumergida del iceberg, donde se multiplican los problemas a la hora de acceder a información fiable y tomar decisiones de negocio como aceptar vender a crédito a una empresa con la que no tenemos experiencia histórica.

La Unión Europea estudia desde 2009 la posibilidad de que estas pequeñas empresas queden exentas de la obligación de depositar sus cuentas anuales en el Registro Mercantil. Teóricamente, una medida de este tipo debería reducir los costes y cargas administrativas que soportan las empresas. Sin embargo, un reciente estudio de Crédito y Caución e Iberinform pone en duda que exista una relación clara de causa – efecto. De cada diez directivos españoles vinculados a la gestión financiera, cuatro la ven, pero tres opinan justo lo contrario: las empresas no podrán eludir la necesidad de dar información financiera sobre su actividad a proveedores y entidades financieras para mantenerse en el mercado.

Por contra, hay muchísimo mayor acuerdo en que una medida de este tipo provocaría nuevas dificultades de acceso al crédito para las empresas eximidas de presentar cuentas: seis de cada diez directivos consultados en España así lo cree, frente a uno de cada diez que opina lo contrario. En Gran Bretaña, uno de los países que impulsa la medida, el Institute of Credit Management ya ha advertido de que “sin números auditados que generen confianza, los bancos no prestarán y los proveedores no darán crédito a sus clientes”. Así de simple.

El futuro de la medida, por sus posibles efectos secundarios, está ahora mismo en el aire. Frente a los países que apoyan esta propuesta, como Alemania y la mencionada Gran Bretaña, otros como Francia, Italia o Bélgica han puesto sobre la mesa el peso de los problemas de acceso al crédito, tanto financiero como comercial.

Para conocer a las empresas con las que hacemos negocios, si finalmente esta propuesta deriva en una normativa, deberíamos acudir a otras fuentes que nos ayudaran a disponer de información fiable sobre las pequeñas empresas españolas. En este sentido, una de las opciones será acudir directamente al cliente para pedirle información. En mi opinión, esta medida se puede antojar difícil de llevar a cabo en no pocos casos, especialmente en España, donde hay condicionantes adicionales. Frente a la cultura financiera que impera en otros países europeos, la nuestra no se distingue por la transparencia informativa con respecto a los estados financieros de las empresas. Si un proveedor solicita dicha información a su cliente, es difícil que la consiga.

De confirmarse el apagón informativo, sería muy complicado realizar el necesario control sobre la solvencia y del perfil de riesgo de estos clientes, ya que este se basa en el análisis e interpretación de información cuantitativa y cualitativa que sea fácilmente accesible y que dichos datos puedan ser considerados razonablemente veraces.

Es hora de analizar el posible impacto y prever soluciones que aseguren la continuidad de nuestro negocio y la gestión de la cartera de clientes. ¿Cómo llenaremos el vacío informativo si este llega a producirse? Personalmente, coincido con el 57% de los directivos consultados en el estudio que utilizarán proveedores externos que les aporten la información que necesitan sobre esa empresa para tomar sus decisiones.

Articulo publicado en Dossier Empresarial.

 Modelo reclamación bancaria

¿Cómo analizar el riesgo de impago en 1 minuto y medio?

Muchos pequeños empresarios creen que analizar la solvencia de un cliente es una tarea complicada que sólo pueden realizar los expertos en análisis de riesgos. Además, la presión comercial les empuja a tomar decisiones con rapidez, la información disponible suele ser escasa o muy dispersa y, a menudo, terminan por no realizar ningún control de riesgos.  Analizar el riesgo comercial de forma totalmente manual no es una tarea fácil, y que para que proporcione resultados satisfactorios es cierto que los datos utilizados deben ser veraces, actuales y fácilmente accesibles, pero hay formas de hacer este análisis más sencillo.

Lo que no saben muchos de estos empresarios es que mediante un sencillo acceso on-line a un proveedor de informes de empresa, se puede analizar un cliente y tomar una decisión en menos de un minuto y medio, y ser capaces de decidir si vendemos a crédito o si le damos el teléfono de alguno de nuestros competidores (si no nos va a pagar, es mejor que se lo quede otro ¿no?).

 

¿Qué información debo buscar para analizar el riesgo de impago?

 

0″ Domicilio Social  (dirección de la empresa):

+ Riesgo: El domicilio no se corresponde con el que conocemos.

– Riesgo: El domicilio se corresponde con el que la empresa desarrolla su actividad.

5″ Valoración de riesgo (Rating predictivo).

Valoran la solidez financiera y vulnerabilidad ante futuros cambios del entorno de un determinado agente económico. Son herramientas que utilizan prácticamente todas las entidades financieras, pero también es posible encontrarlas  en algunos informes comerciales.

+ Riesgo: < valoración media

– Riesgo: > valoración media

25″ Opinión de Crédito

Indica el crédito comercial máximo que pueden asumir el conjunto de proveedores de una determinada empresa a un plazo máximo de 180 días. 

+ Riesgo: Venta a crédito superior al crédito recomendado

– Riesgo: >  Venta a crédito inferior al 20% del crédito recomendado

40″ Objeto Social:

+ Riesgo: Múltiples actividades no relacionadas y/o la actividad que recoge el Registro Mercantil no se corresponde con la que conocemos

– Riesgo: Se corresponde exactamente con la actividad que conocemos

45″ Antigüedad:

+ Riesgo: Empresas de reciente creación (< 2 años)

– Riesgo: Empresas con una activada de más 5 años

55″ Capital social:

+ Riesgo: El Capital = 3.005 euros (mínimo exigible)

– Riesgo: > 60.000 euros

60″ Incidencias de pago

+ Riesgo: Incidencias publicadas en boletines oficiales (RAI, incidencias Judiciales, Agencia tributaria, Seguridad Social y Embargos)

– Riesgo: Ninguna Incidencia

 75″ Empleados:

+ Riesgo: No tiene empleados en la empresa

– Riesgo: Plantilla estable o sin variaciones bruscas

80″ Datos económicos

+ Riesgo: Variaciones bruscas de la facturación de un ejercicio a otro, elevado endeudamiento a corto plazo o fondos propios negativos

– Riesgo: Volumen de negocio creciente de forma consistente, elevado nivel de activos y bajo nivel de endeudamiento

1’00″ Administradores de la sociedad

+ Riesgo: Los administradores que aparecen no se corresponden con los interlocutores que conocemos (aplicable solo a PYMES)

– Riesgo: Conocemos a los administradores

1′ 15″ Vinculaciones con otras empresas

+ Riesgo: Sus administradores están vinculados a otras empresas en pérdidas o con elevado número de impagos

Riesgo: Sus administradores están vinculados a empresas con una buena trayectoria empresarial

1′ 25″ Depósito de Cuentas en el Registro Mercantil

Aportan la información más relevante para el análisis de la salud financiera de una empresa y los ratios nos ayudan a identificar aquellos parámetros de mayor relevancia:

+ Riesgo: Hoja Registral Cerrada por no depositar sus cuentas (máximo riesgo) o presentación de forma irregular

– Riesgo: Información auditada y puntualidad en la presentación de cuentas anuales

1′ 50″ Decisión

 

En los informes comerciales se trata, depura y contrasta toda la información disponible, presentándola de una forma que facilita su interpretación, y se incluye una valoración objetiva de su situación que nos permita tomar decisiones empresariales mejor fundamentadas. No obstante, es necesario seleccionar una empresa de información comercial que visite a las empresas que analiza y, sobre todo, que aporte una valoración del riesgo consistente, basada en modelos predictivos fiables, y contrastada con una investigación personalizada, actualizada y reciente.

Ejemplo Informe de Empresas Iber+ (Iberinform – Crédito y Caución)

Gestión del riesgo comercial y financiero

Gestión del riesgo comercial y financiero en Vigo – 22 junio 2011

El Club Financiero de Vigo organiza el próximo 22 de junio una Jornada sobre Morosidad titulada “Gestión del riesgo comercial y financiero”, dirigida a todos aquellos profesionales de la empresa interesados en la gestión del crédito e impagos comerciales. Para más información sobre la Jornada siga el siguente enlace:  http://bit.ly/mKfxTk

  • Dónde: Salón de actos del Círculo de Empresarios de Galicia
  • Dirección: c/ García Barbón, 62. Vigo (Galicia)
  • Fecha: 22 de Junio de 2011, de 9:00 a 13:00 horas
  • Acceso: asistencia gratuita mediante invitación. Plazas limitadas (se seguirá un orden por fecha de reserva).

Confirmar asistencia a foroscfv@clubfinancierovigo.com o por fax: 986 449 886

¿Cómo evitar la morosidad? Fuentes de información para controlar el riesgo de impago

Ignacio JiménezIberinform 

En el momento de analizar el riesgo de comercial de aquellas operaciones en las que acordamos un pago aplazado (ventas a crédito) es importante disponer de información para una correcta decisión. Y para conocer su “salud financiera”, existen numerosas fuentes de información donde acudir para valorar su capacidad y/o su intención de atender a sus compromisos de pago. Cuanto más conozcamos del cliente y mejor sigamos su evolución, menor será nuestra exposición al riesgo, con lo que evitaremos posibles impagos y morosos.

Información Interna

Información muy rica y actualizada, pero debemos tener cuidado con la subjetividad y los intereses internos que pueden contaminar su calidad:

  • Equipo comercial
  • Departamento Facturación – Administración
  • Departamento Financiero
  • Servicio Atención al Cliente
  • Departamento Logística

 

Información externa

Ofrece una visión general de la evolución económica del país, segmentada en algunos casos por sectores, provinciales, etc.:

  • Ministerio de Economía y Hacienda y Banco de España (magnitudes macroeconomicas, contabilidad nacional, previsiones, etc.)
  • CNMV: información de sociedades cotizadas y agencia de valores
  • Cámaras de Comercio
  • Servicios de publicaciones grandes empresas (Bancos y Cajas, etc.)
  • Institutos de Estadística INE: número e importe de efectos impagados, EUROSTAT…)
  • Prensa y revistas especializadas
  • Webs corporativas: Muchas publican información muy detallada sobre su situación económica.  Las empresas cotizadas deben publicar información financiera trimestralmente
  • Informes de proveedores, clientes y competidores
  • Noticias de Prensa

 

Información pública

En estas fuentes se pueden obtener datos sobre los bienes del cliente, saber cuando se creó la empresa, conocer su información contable, quienes son sus accionistas, etc. La mayor parte de la información que aportan es histórica, pero sus datos son homogéneos, objetivos y contrastables:

  • BOE, Boletines Oficiales de provincia y comunidad 
  • Boletín Oficial del Registro Mercantil (BORME)
  • Depósito de Cuentas del Registro Mercantil
  • Registro de la propiedad
  • Incidencias judiciales
  • Boletines Provinciales y Autonómicos

 

Registros de morosidad

La información es homogénea y objetiva. La mayor parte de esta información está totalmente accesible a cualquier empresa que la necesite, y de ellas se alimentan los informes comerciales de empresas y autónomos, pero en algunos casos sólo se puede hacer mediante una empresa de información comercial u otras fuentes de información, como pueden ser el RAI o el CIRBE.

  • RAI (Registro de Aceptaciones Impagadas) – sólo accesible para las entidades financieras o empresas de información comercial para prestar servicios a clientes con la finalidad de concesión de crédito o seguimiento de créditos previamente concedidos.
  • CIRBE (Centro de Información de Riesgos Del Banco de España) – sólo accesible para las entidades financieras.
  • Bureaus de Crédito (ASNEF, Experian, etc.) – accesible para las entidades que aportan información.

 

Empresas de información económica y comercial

La información que aportan es objetiva, pero debe complementarse con información interna y protocolos internos que aseguren una adecuada gestión del riesgo de impago.

  • Valoraciones de empresas de calificación (Rating predictivos): Calificación u opinión cualitativa, elaborada por una empresa especializada, para valorar su solidez financiera y su vulnerabilidad ante futuros cambios del entorno.
  • Informes de empresa: Informes comerciales y financieros de empresas y autónomos (agregación de información accesible en fuentes públicas)
  • Informes Investigados: Los informes investigados complementan la información de los registros públicos con entrevistas con los responsables de la empresa para ampliar, completar o corregir la información.

 

Estos servicios normalmente incluyen servicios que avisan, mediante correo electrónico, de cualquier cambio que se produzca en las empresas.

En estos momentos las empresas necesitan dedicar una especial atención a su riesgo cliente y disponer de información lo más actualizada posible de sus clientes.

VALORACION

Leer artículos anteriores: 1 2 3 4 Pág. Siguiente