Archivo de la categoría: Formas de pago

El esquema de la operación de “factoring”

Mario Cantalapiedra – Economista

Mediante la operación de factoring una empresa cede las facturas generadas por sus ventas de bienes o servicios a una compañía especializada o factor, el cual se ocupa de su gestión de cobro. El factor puede además ofrecer un conjunto de servicios de carácter financiero, administrativo y comercial, entre los destaca el pago anticipado de las facturas, es decir, la financiación, siendo una alternativa que permite asegurar las ventas siempre que se contrate bajo la cláusula “sin acción de regreso” o, lo que es lo mismo, “sin recurso”. En el esquema que sigue la operación se distinguen los siguientes actores:

  • Cedente: empresa que contrata los servicios de factoring cediendo sus facturas de clientes. En la relación comercial origen de la operación, por tanto, ocupa la posición de proveedor de los bienes o servicios.
  • Factor: Compañía de factoring que adquiere las facturas asumiendo su gestión de cobro y, en su caso, financiado al cedente. La mayoría de las entidades de crédito suelen tener segmentos que se especializan en proporcionar este servicio.
  • Clientes: empresas a las que vende el cedente los bienes y servicios, que están obligadas al pago de las correspondientes facturas.

El factor exigirá, antes de firmar el contrato de factoring con la empresa cedente, el cumplimento de tres requisitos siguientes:

  • La existencia de facturas a cobrar por la venta de bienes o la prestación de servicios a un cliente.
  • Las facturas emitidas provengan de ventas lícitas.
  • Las ventas hayan sido pactadas, entre empresa cedente y su cliente, a crédito.

Para acceder al factoring no será tan importante la dimensión de la empresa que solicita la operación como la solvencia de sus clientes, la cual es estudiada detalladamente por parte del factor. Por tanto, una pyme necesitada de financiación, cuyos créditos estén documentados en facturas y no cuente con efectos comerciales asociados a las mimas para descontar, puede acceder al factoring siempre que trabaje con clientes de dimensión significativa y solvencia contrastada, algo que ahora mismo, no nos engañemos, no es fácil de conseguir.

También las grandes empresas pueden utilizar la operación de factoring, aunque tengan una buena situación financiera, para disminuir su activo corriente, concretamente el reflejado en el saldo de clientes donde se contabilizan las facturas pendientes de cobro, y mejorar sus ratios de liquidez, dejando su balance con una cara más bonita, es decir “maquillándolo” un poco, en el sentido positivo del término.

Uso global de instrumentos de pago distintos del efectivo

Ignacio JiménezIberinform 

Las entidades financieras están acostumbradas a lidiar con los vertiginosos cambios en las formas de pago que les demanda el mercado.  En este sentido el Informe Mundial de Pagos 2010, elaborado por Capgemini, el Royal Bank of Scotland (RBS), y la EFMA (European financial marketing association), identifica los nuevos desafíos para la banca, impulsados por la situación económica y las presiones competitivas, tecnológicas, reglamentarias y por las propias necesidades de los clientes. 

Las entidades financieras van a tener que decidir la mejor manera de responder ante estos cambios y este informe examina las tendencias relacionadas con los pagos, sus reglamentaciones, las iniciativas que han surgido.

Según el informe Mundial de Pagos 2010, el uso global de instrumentos de pago distintos del efectivo (cargos a débito, créditos, transferencias, tarjetas y cheques) ha resistido bien la crisis financiera, y entre sus principales conclusiones el estudio destaca:

  • El uso global de instrumentos de pago distintos del efectivo continuó creciendo en 2008, a pesar de la crisis financiera. El crecimiento global de  volúmenes se ha acelerado hasta el 9% en 2008, del 7% en 2007, y los datos preliminares sugieren que han seguido creciendo en 2009. Los volúmenes han creció moderadamente en los países desarrollados y fuertemente en algunas economías menos desarrolladas como China (un 29%), Sudáfrica (25%) o Rusia (hasta 66%).
  • A nivel mundial, las tarjetas siguen siendo el instrumento preferido de pago más habitual (a excepción del pago en efectivo), representando más del 40% de los pagos en la mayoría de mercados y, un 58% a nivel mundial. Los datos iniciales muestran que el volumen de transacciones de tarjetas crecieron en el 2009.
  • Otros proveedores de servicios de pago (PSP) han hecho importantesavances en pagos a través de móvil y los pagos electrónicos, a pesar de que todavía representan un pequeño porcentaje del volumen total de transacciones a nivel mundial.
  • En efectivo en circulación en la zona euro mantiene un crecimiento constante de alrededor de 11% por año desde 2002, lo que representa un costo significativo para las economías mundiales (el Consejo Europeo de Pagos estima que el costo de dinero en efectivo en Europa es de € 50 mil millones a € 75 mil millones de Euro al año).

World payments Report 2010 -Ver informe completo (en ingles)

Bienes que pueden ser objeto de prenda con desplazamiento de la posesión

Mario Cantalapiedra – Economista

En la prenda con desplazamiento de la posesión el bien que garantiza el riesgo concedido por una entidad bancaria se cede a ésta o a un tercero de común acuerdo entre empresa y banco. Entre los bienes que pueden ser objeto de prenda con desplazamiento de la posesión encontraremos habitualmente los siguientes:

  • Depósitos a plazo y saldos en cuenta corriente

Se afecta al buen fin de la operación crediticia contratada por la empresa un depósito a plazo fijo, o el saldo en una cuenta corriente, el cual queda bloqueado y sin movimiento durante el período de garantía. Por su liquidez y seguridad este tipo de prenda es la preferida por las entidades bancarias.

  • Efectos comerciales

Pueden cederse en prenda los efectos comerciales que tenga la empresa, el famoso “papel”, de tal modo que si no se reintegran los fondos, la entidad financiera tiene libertad para cobrar, descontar, ceder o endosar dichos efectos, y recuperar así el importe de la deuda. Para que los efectos comerciales puedan ser objeto de prenda han de reunir los requisitos que posibilitan su endoso, es decir, ser emitidos a la orden, llevar el timbre correspondiente, estar aceptados por el librado, etcétera. Por tanto, si en nuestro cajón sólo abundan pagarés “no a la orden”, que no sería extraño tal como se ha generalizado su uso en los últimos tiempos, mejor olvidarnos de cederlos en prenda.

  • Certificaciones de obra

También pueden ser objeto de prenda, las liquidaciones parciales y provisionales de las contratas que realiza las distintas administraciones públicas basándose en la continuación de las obras, aunque no parece ser el momento más oportuno para que garanticen nada debido a los problemas de morosidad que hoy sufren la mayoría de los entes públicos. En caso de que las certificaciones se aceptaran como garantía, había de comunicarse a la entidad pública pagadora correspondiente el cambio de beneficiario del pago. Este trámite se realiza mediante endoso aceptado por el banco y toma de razón del mismo por parte del organismo público correspondiente.

  • Valores cotizables en mercados organizados

La valoración de este tipo de garantía se realizará en función de la cotización oficial de los valores en el mercado, ya sean éstos de renta fija o de renta variable, siendo mayor para los títulos de renta fija. Si la empresa no reembolsa la deuda en el plazo convenido, la entidad bancaria podrá vender los valores en el mercado, salvo pacto en contrario.

Europa legisla sobre morosidad, nueva directiva

El Parlamento Europeo aprueba la nueva Directiva europea sobre morosidad, que admite la posibilidad de extender los plazos de pago entre empresas más allá de los 60.

Directiva europea plazos de pago
Directiva europea plazos de pago

El Parlamento Europeo ha aprobado por 612 votos a favor, 12 en contra y 21 abstenciones una nueva Directiva sobre plazos de pago. Según explica la nota oficial emitida por el Parlamento Europeo , `para los pagos entre empresas se establece un plazo general de 30 días, a menos que se indique lo contrario en el contrato. Si ambas partes están de acuerdo, es posible ir hasta 60 días. El plazo de pago podrá extenderse más allá de 60 días, sólo si se acuerda expresamente por el acreedor y el deudor en el contrato y siempre que no sea manifiestamente injusto para el acreedor´.

Sector público, 60 días

En los plazos de pago del sector público a las empresas proveedoras, los plazos de pago pactados más allá de los 30 días deberán ser `objetivamente justificados a la luz de la especial naturaleza o características del contrato´ y no podrán sobrepasar los 60 días `bajo ninguna circunstancia´, salvo en el caso de las entidades públicas que prestan atención sanitaria.

`El tipo de interés legal de demora queda establecido en la tasa de referencia más un mínimo de 8%. El acreedor también tiene derecho a obtener del deudor, como mínimo, una suma fija de 40 euros como compensación por los costes de cobro´, añade la nota.

`El período de verificación para comprobar que los productos o servicios cumplen con los términos del contrato se fija en 30 días. Este plazo podrá ampliarse en el caso de contratos especialmente complejos, pero sólo si es expresamente acordado y siempre que no sea manifiestamente injusto para el acreedor´, explica el Parlamento.

Próximos pasos

El acuerdo requiere ahora de la aprobación formal del Consejo Europeo. La nueva directiva entrará en vigor 20 días después de su publicación en el Diario Oficial de la Unión Europea. Los Estados miembros tendrán a partir de entonces dos años para incorporar a su legislación nacional la regulación. El Parlamento calcula que este periodo de trasposición comenzará previsiblemente en enero de 2011.

Más información de interés:

Análisis del riesgo comercial ¿Cómo evitar impagos?

Ignacio JiménezIberinform

En un entorno de incertidumbres económicas, conocer bien a nuestros clientes es vital para la supervivencia de la empresa, sobre todo si tenemos en cuenta que, según estudios de la UE, más de un 25% de las empresas que tiene que cerrar lo hace como consecuencia de los impagos sufridos. Para facilitar este análisis, las empresas de información comercial ofrecen a sus clientes un acceso on-line a más de 4,5 millones de empresas y autónomos, y valoraciones que indican la probabilidad de impago junto con una opinión de crédito máximo.

 ¿Cuáles son las claves de una buena toma de decisiones riesgo?

  1. Conocer bien a los clientes. Es necesario contar con herramientas que nos permitan segmentar, de una forma objetiva, los niveles de riesgo de los clientes para que podamos analizar más en profundidad aquellos con más riesgo.
  2. Disponer de una información más actualizada.  La información que utilizamos para tomar decisiones importantes de negocio debe estar contrastada.
  3. Integrar la información interna y externa. Cuando el número de decisiones a tomar es elevado o está descentralizado, es importante automatizar el proceso y cruzar la información de las fuentes internas (la propia base de datos de clientes) con la externa (empresa de información).
  4. Revisar la situación de los clientes periódicamente.  Las revisiones deben de consensuarse entre el departamento comercial y el financiero (es recomendable no dejar pasar más de 6 meses) y deben fijar el límite de riesgo máximo y la formas de pago con la que se debe operar con cada cliente.
  5. Valorar la posibilidad de apoyarse en herramientas que externas de gestión de riesgos como el seguro de crédito.

 

¿Qué debemos analizar en los nuevos clientes?

Lo más importante es no dejarse guiar sólo por las apariencias o por la información subjetiva que nos traslada el área comercial (buenas instalaciones, empresa en rápido crecimiento, etc.).  Se debe analizar bien la información contable, si hay incidencias de pago (RAI, incidencias judiciales, etc.), activos reales, experiencia de los gestores y vinculaciones societarias y aprovechar los ratings predictivos de morosidad para buscar clientes con bajo riesgo de impago.  Además, es necesario completar y contrastar esta información con la  facilitada por el área comercial.

Otra información relacionada:

Conferencia “Nueva Ley de Morosidad en Operaciones Comerciales”

 Iberinform
  
Conozca la nueva Ley de Morosidad así como la manera de reducir los impagos en su empresa.

Conferencia nueva ley de morosidad en operaciones comerciales
Conferencia nueva ley de morosidad en operaciones comerciales

El próximo 23 de septiembre Iberinform participará en la Conferencia “Nueva Ley de Morosidad en Operaciones Comerciales” con una ponencia sobre Análisis de riesgos y prevención de impagados desarrollada por Gustavo Sousa, Director de Territorio de Iberinform. 

En la conferencia se podrán analizar y conocer las consecuencias de la reforma de la Ley de Morosidad así como su repercusión en las futuras operaciones comerciales: 

  • Situación actual de la nueva Ley de Morosidad por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en operaciones comerciales
  • Impacto de la reforma y nuevos instrumentos que introduce en materia de intereses moratorios y recuperación de gastos de recobro.
  • Iniciativas en activo para paliar la demora de pagos
  • Tipos de acciones que se pueden emprender para reclamar los impagos a las empresas morosas
  • Instrumentos más adecuados para controlar el riesgo y prevenir la morosidad 

Conferencia Nueva Ley de Morosidad en Operaciones Comerciales

 

Organiza: Unidad Editorial Conferencias y Formación
Día: 23 de septiembre en Madrid (de 9 a 19:30h)
Lugar: Auditorio Unidad Editorial (Avda. de San Luis 25-27. 28033 Madrid)
Inscripciones: www.conferenciasyformacion.com 

30% DESCUENTO PARA CLIENTES DE IBERINFORM  

Para beneficiarse del mismo, por favor contacte con Iberinform en el 902 101 877 o a través de atencionclientes@iberinform.es

El tipo legal interés de demora del 2º Semestre 2010 en el 8%

Mario Cantalapiedra – Economista

A efectos de lo previsto en la Ley 3/2004, de 29 de diciembre, por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en operaciones comerciales, mediante resolución de la Dirección General del Tesoro y Política Financiera, se ha establecido que el tipo legal de interés de demora a aplicar durante el Segundo semestre natural del 2010 será del 8 por 100. Dicho interés no ha variado desde el Segundo semestre de 2009.  En el cuadro podemos ver la evolución sufrida por el mismo desde el inicio de 2007.

   

Leer artículos anteriores: Pág. Anterior 1 2 3 4 5 6 7 Pág. Siguiente