Los números rojos en la cuenta de crédito

Mario Cantalapiedra – Economista

Un aspecto fundamental a controlar sobre la cuenta de crédito es la aparición de los inoportunos descubiertos. No resulta extraño que las empresas en el momento actual de falta de liquidez atraviesen situaciones en las que cualquier mínimo retraso de algún cobro pueda motivarlos. Incluso, en muchas ocasiones, los excedidos se dan únicamente a efectos de fechas de valoración, lo que puede representar, una vez aplicados intereses de descubierto y comisiones de exceso, un importante quebranto económico para la empresa por estar un tiempo menor en números rojos. Por ejemplo, imagina que con el ingreso de un cheque librado en otra entidad bancaria distinta a la de la cuenta de crédito, que se valorará a los dos días hábiles del ingreso, se afronta el pago de un proveedor con vencimiento al día siguiente. Atendiendo a la fecha de valoración, se estaría en rojo un día, debiendo ser penalizado por ello. No obstante, siempre que el descubierto sea algo puntual y la relación con la entidad de crédito sea buena, si es que queda algo de eso, cabe la posibilidad de negociar la no penalización por el descubierto o la reducción de su coste total, argumentando que la provisión de fondos para el pago fue realizada antes del vencimiento, aunque no se valore hasta dos días después.

En ocasiones las entidades financieras adelantan el período de liquidación de intereses cuando se produce un descubierto, algo que debe quedar claramente especificado en el contrato de apertura del crédito y ser tenido muy en cuenta para evitar sorpresas desagradables. También se debe saber si la comisión de exceso sobre el mayor saldo producido se aplicará sobre fecha contable o sobre fecha valor. Aunque el Banco de España obliga en el caso de las cuentas corrientes a que se tome la fecha contable, nada dice con respecto a las de crédito, por lo que sería factible que el banco considerara la fecha valor.

Finalmente recordarte que el control periódico de la evolución de la cuenta, de los cargos y abonos, resulta muy importante, puesto que el descubierto puede no deberse únicamente a tensiones de liquidez de la empresa sino venir motivado en una actuación negligente de la entidad financiera que, por ejemplo, no abona correctamente un cheque en tu cuenta. En cuanto se detecte una irregularidad conviene comunicarla al banco para evitar males mayores.

4 pensamientos en “Los números rojos en la cuenta de crédito”

  1. Buen recordatorio. Sobre todo para los que abren cuentas a destajo para separar flujos de entradas y salidas que no saben controlar de otra forma (esta para el local y gastos fijos, la otra para el menudeo, la verde para las compras por internet, etc).

  2. Francisco, sobre este tema que comentas y como ya digo en el post hay que tener claro las condiciones que aplica el banco. De igual modo que el Banco de España regula que esta comisión en el caso de cuentas corrientes se aplique sobre el mayor descubierto po fecha contable, nada dice de las de crédito (falta regulación explícita, en mi modesta opinión), por lo que hay que estar muy atento a la política que siga el banco (fecha contable o fecha valor) y actuar en consecuencia. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *