Mario Cantalapiedra – Economista

El Ministerio de Economía y Empresa ha publicado el “Anteproyecto de Ley de transformación digital del sistema financiero” que incluye la regulación del deseado por muchos sandbox o banco de pruebas dirigido a innovaciones financieras de base tecnológica (fintech). Este Anteproyecto estará sometido al trámite de audiencia pública hasta el próximo 7 de septiembre para recabar la opinión de los interesados (organizaciones, asociaciones, autoridades, ciudadanos en general).

Según se comenta en la web del Ministerio, “la nueva regulación pretende favorecer el proceso innovador eliminando obstáculos y articulando cauces ágiles y transparentes de colaboración entre las autoridades públicas y la iniciativa privada como motor principal de la innovación. Al mismo tiempo, se preservan los principios configuradores de la política financiera, asegurando que la transformación digital no afecta al nivel de protección a la clientela de servicios financieros, a la estabilidad financiera y a la integridad en los mercados, ni facilita de ningún modo la utilización del sistema financiero para fines ilícitos”.

Captura

Un sandbox, según la definición de la británica Autoridad de Conducta Financiera (Financial Conduct Authority – FCA), es “un espacio seguro en el que las empresas pueden probar productos, servicios, modelos de negocio y mecanismos de entrega innovadores sin tener que hacer frente desde el principio a todas las consecuencias regulatorias normales que recaen sobre la actividad en cuestión”. El objetivo del mismo es que las fintech, cuya velocidad de desarrollo y grado de novedad son tan elevados que es difícil seguirles la pista, puedan probar sus negocios innovadores mientras el regulador los entiende y aprende la mejor forma de regularlos (es difícil regular zapatos si no has visto nunca un zapato).

Con respecto al funcionamiento del sandbox, el Anteproyecto de Ley de transformación digital del sistema financiero prevé que las pruebas se realicen bajo las tres condiciones siguientes:

  • Vigilancia de las autoridades competentes, en particular los supervisores financieros (Banco de España, Comisión Nacional del Mercado de Valores y Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones).
  • Delimitación previa del alcance, duración y características de las pruebas.
  • Máxima garantía para los participantes cuando la realización de las pruebas requiera de la participación de clientes reales.

Con carácter general, las contribuciones al Anteproyecto que hagan los interesados hasta el próximo 7 de septiembre (las cuales deberán enviarse por correo electrónico a la dirección habilitada por el Ministerio: audiencia@tesoro.mineco.es), serán susceptibles de difusión pública, de tal modo que los interesados deberán especificar si alguna parte de la información que remitan ha de ser tratada confidencialmente y no proceda su libre difusión.