Mario Cantalapiedra – Economista

Para los analistas financieros los ratios son muy útiles porque con ellos consiguen explicar los estados contables de una empresa, dar un diagnóstico aproximado de su situación y, bajo ciertas condiciones, predecir su evolución futura, todo ello con el propósito de facilitar la toma de decisiones. Los ratios como herramientas de análisis de la información económico-financiera de una empresa:

  • Son fáciles y rápidos de calcular.
  • Condensan información.
  • Permiten comparar.
  • Se adaptan a las necesidades de información.
  • Ayudan a tomar decisiones.

Me detendré ahora sobre las particularidades que definen su utilidad como elementos que permiten la comparación. En primer lugar, si la comparativa la realizamos sobre un mismo ratio de nuestra empresa a lo largo del tiempo, conviene establecer un período lo bastante amplio que permita observar una tendencia en su evolución, así como predecir su comportamiento futuro. Se me ocurre que un período mínimo de tres años puede ser una buena medida, lógicamente siempre que tengamos historial suficiente para abarcar dicho plazo.

Si, en cambio, lo que comparamos es un mismo ratio con otras empresas del sector o industria, deberemos hacerlo con aquellas que posean una dimensión similar a la nuestra y proporcionen una información fiable. En este sentido, podremos analizar los ratios de las empresas que consideremos líderes en nuestro sector y comprobar en qué grado nos aproximamos o alejamos de ellos, para lo cual es muy útil la información que podemos encontrar en diversas publicaciones y, sobre todo, acudiendo a empresas especializadas en elaborar información de tipo comercial y financiero. No obstante, cuando estemos ante cualquier análisis sectorial de ratios, deberemos tener en cuenta la existencia de una serie de dificultades que normalmente nos van a condicionar el mismo, como son las tres siguientes:

  • En determinados sectores no existirá información o ésta no será una información en la que se pueda confiar.
  • La empresa a la que pertenecemos puede desarrollar diversas actividades a la vez, sin que sea sencillo encuadrarla en uno u otro sector.
  • Las empresas pueden utilizar distintos criterios en la contabilización de determinadas partidas. Este último aspecto es algo que inclusive las últimas reformas contables pueden llegar a acentuar.

Por último, resulta habitual que las empresas comparen sus ratios reales con objetivos fijados de antemano y analicen, en su caso, las causas de las desviaciones producidas, y tomen decisiones en consonancia.