Análisis del Cuarto Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito en España

Mario Cantalapiedra – Economista

El Cuarto Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito en España llega puntual a su cita otoñal, en lo que se está convirtiendo ya en una sana costumbre, para informar a todos los interesados en conocer la evolución de la morosidad empresarial, los plazos de pago y la gestión del riesgo de crédito.

En esta ocasión, los resultados se han obtenido en base a 467 entrevistas realizadas a profesionales relacionados con la gestión del riesgo cliente o credit management en España entre los meses de septiembre y octubre de 2012.

Dentro de estos resultados, el dato que parece más fundamental, el que indica el porcentaje de empresas españolas que han sufrido algún impago significativo en los últimos doces meses, sigue en un nivel elevado, en concreto, en el 56 por ciento de las empresas encuestadas. No obstante, aquí se trata de ver el vaso medio lleno o medio vacío, ya que si comparamos este dato con el arrojado por la encuesta en su tercera edición (primavera 2012), hay una mejora de diez puntos porcentuales, pero si lo comparamos a nivel interanual con los datos del segundo estudio (otoño 2011) se empeora en siete puntos. En cualquier caso, resulta difícil aceptar que más de la mitad de las empresas españolas siga sufriendo impagos “significativos”, es decir, de los que hacen daño en la cuenta de resultados.

Si buscamos los motivos concretos del impago, la encuesta deja bien a las claras que la falta de disponibilidad de fondos, citada por el 84 por ciento de las empresas, es la causa principal de que los clientes no paguen cuando deben, fiel reflejo de la sequedad de nuestra economía en cuanto a liquidez se refiere.

Siguen siendo mayoritarias las empresas que declaran que los efectos de la Ley 15/2010 contra la morosidad han sido poco significativos para ellas (68 por ciento), así como las que piensan que es necesario desarrollar un reglamento sancionador que regule su incumplimiento (75 por ciento). Por tanto, a nadie le debe extrañar que el 66 por ciento de las empresas considere hoy que en 2013 cobrará por encima de los 60 días, plazo máximo legal previsto para pagos entre empresas a partir del 1 de enero de 2013.

Como novedad en esta edición se ha preguntado a las empresas si utilizan un manual de riesgos, a modo de herramienta que fije el reparto de funciones de las distintas áreas implicadas en la gestión del riesgo comercial y defina un criterio homogéneo y consensuado sobre ella, a lo que solo un 37 por ciento de las compañías ha contestado afirmativamente.

Solicitar guía antimorosidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *