Análisis del Séptimo Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito en España

Mario Cantalapiedra – Economista

El Séptimo Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito en España, realizado por Crédito y Caución e Iberinform con el soporte académico del IE Business School, muestra por vez primera desde que se inició la investigación, allá por la primavera de 2011, una mejora en muchos de los parámetros que miden el riesgo de crédito comercial. En esta ocasión, el trabajo de campo que alimenta la muestra ha sido realizado entre los meses de febrero y marzo de 2014, a través de la información facilitada por 347 profesionales relacionados con la gestión del riesgo de clientes en sus respectivas empresas.

Entre los resultados presentados, destaca la reducción del porcentaje de empresas que declara haber sufrido algún impago significativo en los últimos doces meses, hasta el 43 por ciento del total, el mejor dato, con mucho, de la serie histórica. El principal motivo por el que los clientes retrasan el pago sigue siendo la falta de disponibilidad de fondos, citado por el 75 por ciento de los encuestados, la falta de liquidez sigue haciendo daño a nuestro tejido empresarial. A continuación se menciona la falta de formalidad de los clientes, con un 45 por ciento de las respuestas. Los demás motivos (incidencias del sistema bancario, complejidad del procedimiento, disputa comercial sobre la calidad, facturación incorrecta, productos o servicios erróneos, etcétera) quedan ya a mucha distancia.

También creo que merece subrayarse la reducción significativa de los plazos de pago entre empresas en España. De este modo, solamente el 22 por ciento declara pactar pagos por encima de los 90 días, siendo el porcentaje más bajo de la serie histórica. No obstante, el porcentaje de compañías que afirma trabajar con plazos inferiores a 60 días, es decir, dentro del plazo legal vigente, es todavía relativamente modesto, en concreto, el 34 por ciento del total. El mayor número de empresas (43 por ciento) trabaja con plazos que van entre los 60 y los 90 días. De cara al ejercicio en curso, las empresas encuestadas prevén mejorar los plazos de pago, de tal modo que el 39 por ciento cree que trabajará por debajo de los 60 días y únicamente un 19 por ciento estima que lo hará por encima de los 90 días. Luego, se observa una mejoría en los plazos de pago, una tendencia positiva que esperemos se confirme en los próximos meses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *