Mario Cantalapiedra – Economista

El canal de venta tradicional de los productos financieros, la oficina bancaria, está en crisis, así lo demuestra la evolución negativa del número de oficinas bancarias en España en los últimos años. Como escuché recientemente en una jornada que reunió a varias empresas fintech, “no va a haber ningún día una oficina bancaria más que el día anterior, igual que no se va a vender ningún día un periódico más que el día anterior”. El mundo está cambiando y lo físico está perdiendo peso frente a lo digital, también en lo que a la distribución de los productos financieros se refiere. Ante la aparición de los nuevos competidores que utilizan internet para llegar a los clientes, la banca tiene que avanzar en su transformación digital y en esta ecuación la oficina física va perdiendo peso progresivamente, ayudada también por la obsesión bancaria de reducir costes. De las 45.500 oficinas que existían en 2007 en España, apenas abrían sus puertas un 60 por ciento a finales del año pasado, y efectivamente desde 2009 se puede comprobar como cada año hay menos oficinas bancarias que el año anterior.

En las tablas adjuntas puedes observar la evolución experimentada por el número de oficinas bancarias entre 2007 y 2017, las cuales corresponden tanto a entidades de crédito (bancos, cajas de ahorros y cooperativas de crédito) como a establecimientos financieros de crédito residentes. Asimismo puedes ver las 10 comunidades autónomas y las 10 provincias que cuentan con mayor número de oficinas bancarias.

Evolución del número de oficinas bancarias en España (2007-2017)v

Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del Banco de España.

Comunidades autónomas españolas con más oficinas bancarias (31/12/2017)s

Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del Banco de España.

Provincias españolas con más oficinas bancarias (31/12/2017)t

Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del Banco de España.