Cómo evitar robos y fraudes al utilizar los cajeros automáticos

Mario Cantalapiedra – Economista

Los cajeros automáticos son esas máquinas que permiten a los clientes de las entidades de crédito realizar determinadas operaciones, en principio, las veinticuatro horas del día. Te los encuentras en las paredes externas de las oficinas bancarias o en pequeños espacios cerrados a la entrada de las mismas. Incluso puedes encontrar cajeros automáticos en otros lugares diferentes tales como centros comerciales, estaciones ferroviarias o… aeropuertos (tengo la duda de si en los que no tienen aviones ni vuelos programados, herencia de la burbuja inmobiliaria de nuestro pasado reciente, existen cajeros automáticos operativos, tendré que enterarme). Para utilizar los cajeros automáticos necesitas una tarjeta que te facilitará la entidad de crédito con la que trabajes y un número secreto personal o PIN (personal identification number), el cual suele consistir en un código numérico que se compone de cuatro dígitos.

Supongo que a ti como a mi uno de los aspectos que más nos preocupa es la seguridad al utilizar los cajeros automáticos, fundamentalmente si lo que hacemos es retirar dinero en efectivo de nuestra cuenta. A este respecto me gustaría relacionar aquí una serie de consejos que buscan evitar robos y fraudes al usar este tipo de servicio bancario, los cuales se basan principalmente en la información ofrecida por la empresa De la Rue Cash Systems:

1. Evitar realizar transacciones en cajeros aislados, sin cámaras de vigilancia, mal iluminados (si es de noche) y que tengan elementos extraños o papeles con instrucciones.

2. Desconfiar de las personas que ofrezcan consejos o ayuda ante algún problema con un cajero. Si la tarjeta queda atrapada en la ranura conviene no perderla de vista y llamar inmediatamente a la entidad de crédito correspondiente para comunicar la incidencia.

3. Procurar memorizar y no revelar a nadie el número secreto de la tarjeta o PIN. El Banco de España recomienda que este no se anote nunca junto a la tarjeta y que se evite su coincidencia con datos de fácil obtención como fecha de nacimiento, documento nacional de identidad, etcétera.

4. Tener siempre lista la tarjeta y tapar con una mano el número secreto mientras se teclea el número o la cantidad que se vaya a sacar con la otra. Esta medida protegerá el PIN de posibles cámaras ocultas.

5. Comprobar regularmente los cargos del extracto bancario y si algo no cuadra hablar con la entidad de crédito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *