Condiciones para ser una empresa familiar

Mario Cantalapiedra – Economista

Normalmente se asocia la idea de empresa familiar con un pequeño negocio que controlan y en el que trabajan los miembros de una misma familia. En este sentido, para encontrar una definición más o menos consensuada de lo que es una empresa familiar, debemos acudir a la que fue aprobada en 2008 por el antiguo European Group of Owner Managed and Family Enterprises (GEEF), hoy denominado European Family Businesses (EFB), y la Family Business Network (FBN), las dos principales instituciones internacionales que representan a este tipo de empresas.

Esta definición se basa en el cumplimiento de cuatros condiciones relacionadas con la propiedad accionarial, el control, el gobierno y los derechos de voto en las compañías que cotizan en los mercados bursátiles. De este modo, una empresa, independientemente de su tamaño o sector, será familiar si cumple las condiciones siguientes:

1. Propiedad accionarial

La mayoría de las acciones con derecho a voto son propiedad de la persona o personas de la familia que fundó o fundaron la compañía; o son propiedad de la persona que tiene o ha adquirido el capital social de la empresa; o son propiedad de sus esposas, padres, hijo(s) o herederos directos del hijo(s).

2. Control

La mayoría de los votos puede ser directa o indirecta.

3. Gobierno

Al menos un representante de la familia o pariente participa en la gestión o gobierno de la compañía.

4. Derechos de voto en compañías cotizadas

A las compañías cotizadas se les aplica la definición de empresa familiar si la persona que fundó o adquirió la compañía (su capital social), o sus familiares o descendientes poseen el 25% de los derechos de voto a los que da derecho el capital social. Este punto se refiere a empresas cotizadas en las que la familia no cuenta con la mayoría de los votos, algo habitual en empresas cotizadas donde el capital está muy fragmentado, pero que, a través de su participación accionarial, puede ejercer influencia decisiva.

A las cuatro condiciones anteriores objetivas y cuantificables, debe añadirse una variable cualitativa que dota a la empresa de un carácter verdaderamente familiar, como es la existencia de un deseo conjunto de fundadores y sucesores de mantener el control de la propiedad, el gobierno y la gestión de la compañía en manos de la familia a lo largo del tiempo.

En base a esta definición, se puede concluir que no solamente muchas pymes deberán considerarse como empresas familiares sino también un buen número de compañías grandes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *