Conocer más fácilmente el riesgo al invertir en un activo financiero

Mario Cantalapiedra – Economista

El Ministerio de Economía y Competitividad ha aprobado la Orden ECC/2316/2015, de 4 de noviembre, relativa a las obligaciones de información y clasificación de productos financieros, que pretende garantizar que los inversores particulares conocen los riesgos que asumen al comprar un determinado activo financiero. Se trata de evitar en el futuro, las consecuencias que estamos sufriendo todavía por la compra de participaciones preferentes y demás productos complejos, por parte de inversores no profesionales, que, en muchos casos, desconocían donde estaban invirtiendo su dinero.

Para ello se establece una clasificación de los productos financieros mediante una escala de seis colores que trata de resumir, de modo visual y fácilmente, el riesgo que se asume al invertir, teniendo en cuenta aspectos tales como la garantía o no del capital que se coloca, el plazo de devolución del mismo y la calidad crediticia del producto o la entidad que lo comercializa. De este modo, la escala irá del color verde oscuro (productos con el menor riesgo) al rojo (productos con el mayor riesgo), pudiéndose sustituir la misma por una indicación numérica en forma de fracción, en la que el denominador será siempre 6, de tal modo que 1/6 será indicativo del menor riesgo y 6/6 del mayor.

Esta información deberá entregarse a los clientes antes de la comercialización de productos bancarios, de seguros, bonos, acciones o fondos de pensiones individuales y asociados, por parte de las entidades comercializadoras. No obstante, quedan excluidos de esta obligación, los seguros y fondos de pensiones colectivos, la deuda pública nacional y de los estados miembros de la Unión Europea (UE), así como los productos denominados PRIIPs (packaged retail investment and insurance products), caracterizados porque su valor está sujeto a fluctuaciones debido a su exposición a valores de referencia o evolución de subyacentes, los cuales deberán disponer de un documento informativo propio, armonizado a nivel de UE, a partir del 31 de diciembre de 2016. Además, en el caso de que el producto sea un plan de pensiones, las entidades comercializadoras, en sustitución del indicador de riesgo mencionado (semáforo o indicación numérica en forma de fracción), habrán de facilitar otro específico (cifra numérica de 1 a 7), basado en el nivel de volatilidad histórica de la institución de inversión colectiva correspondiente.

Esta Orden entrará en vigor el próximo 5 de febrero de 2016.

Indicador de riesgo de producto financiero (escala de colores) 

semáforo1

Indicador de riesgo de producto financiero (indicación numérica)

escala_1

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *