Cuatro novedades que introduce la nueva legislación sobre entidades de capital riesgo

Mario Cantalapiedra – Economista

El nuevo régimen jurídico de las entidades de capital-riesgo (ECR) en España introducido con la Ley 22/2014, de 12 de noviembre, pretende conseguir fundamentalmente que esta fórmula de financiación llegue a un mayor número de empresas, así como que se reoriente a la financiación de las pymes en sus primeras etapas de desarrollo y expansión, donde estas tienen más dificultades para acceder a los fondos ajenos. La Ley 22/2014 introduce cuatro novedades fundamentales con respecto a la legislación sobre capital-riesgo anterior:

1. Flexibilización del régimen financiero de las ECR

Se permite ahora el uso de un abanico más amplio de instrumentos financieros como los préstamos participativos (caracterizados por la participación de la entidad prestamista en los beneficios de la empresa financiada, además del cobro, por lo general, de un interés fijo), se da mayor flexibilidad a los cálculos de los plazos de cumplimiento del coeficiente obligatorio de inversión (el cual obliga a invertir un porcentaje mínimo del activo computable de la ECR en determinados tipos de activos) y se permite que los fondos de capital-riesgo (FCR) puedan distribuir resultados periódicamente.

2. Creación de las entidades de capital-riesgo-pyme

Se crean este nuevo tipo de entidades que pueden invertir el 70 por ciento de su patrimonio en participaciones de pymes, además de colaborar en su gestión y hacer labores de asesoramiento. Se observa para ellas un régimen financiero más flexible, pudiendo utilizar tanto préstamos participativos como deuda para financiar a las pymes.

3. Ampliación del ámbito de aplicación

Se amplía el ámbito de aplicación de la Ley a toda entidad de inversión colectiva de tipo cerrado con una política de inversiones predefinida y reparto de retorno entre los inversores o partícipes. Esta categoría de entidades de inversión colectiva de tipo cerrado podrán adoptar la forma de fondos o de sociedades y gozarán de la máxima flexibilidad operativa.

4. Eliminación del régimen de intervención administrativa de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)

Se elimina casi completamente el régimen de intervención administrativa de la CNMV sobre las ECR y las entidades de inversión colectiva de tipo cerrado. No obstante, se mantiene la autorización para las sociedades gestoras (encargadas de gestionar a las ECR), mientras que los fondos y sociedades de inversión de tipo cerrado cuya gestión haya sido delegada a una sociedad gestora, solamente serán objeto de registro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *