El “confirming” como herramienta estratégica para el emisor

Mario Cantalapiedra – Economista

En un entorno donde las entidades de crédito, a pesar de que puedan empezar a tener fondos disponibles para prestar a las empresas, prefieren financiar transacciones comerciales concretas en vez de conceder el crédito o el préstamo de toda la vida, cobran importancia aquellos productos como el confirming o pago confirmado de proveedores que, precisamente, se basa en la financiación de operaciones comerciales. En esta decisión bancaria de ir financiando operación a operación en vez de conceder pólizas de crédito o préstamos, seguramente influirán tanto las nuevas exigencias de capital a los bancos como las elevadas tasas de morosidad que soportan.

En la operación de confirming la entidad de crédito actúa como gestor en los pagos aplazados de un cliente a sus proveedores, pudiendo, a elección de estos últimos, anticipar el importe de las facturas correspondientes. Si analizamos ahora la operación desde el punto de vista del emisor, es decir, de la empresa que ocupa la posición de cliente en la transacción comercial, lo que esta busca es simplificar y optimizar la gestión de sus pagos. Habitualmente el emisor del confirming suele ser una empresa grande o mediana con un volumen importante de pagos a proveedores, que tiene un buen rating de solvencia para la entidad de crédito, elemento fundamental para que se articule la operación. Aunque lo más interesante para el emisor pudiera pensarse que radica en la pequeña comisión que suele cobrar del banco en función de los cobros que sean anticipados por los proveedores, considero más significativo el hecho de utilizar este producto como herramienta estratégica en la relación comercial. Apoyar financieramente al proveedor, en momentos de escasez de crédito, refuerza tanto la imagen como la posición negociadora del cliente lo que puede llevar a mejorar las condiciones de compra.

Con respecto al abono de las facturas al banco gestor, el emisor puede optar entre tres posibilidades:

  • Abono se produce el día de vencimiento de las facturas. Normalmente se consideran vencimientos medios ponderados, ya que el banco suele gestionar el pago de remesas compuestas por varias facturas con distintos vencimientos (confirming simple).
  • Abono se produce con anterioridad al vencimiento de las facturas, deduciendo del pago un importe en concepto de intereses financieros a favor del cliente (confirming de inversión).
  • Abono se produce posteriormente al vencimiento de las facturas, añadiendo al pago un importe en concepto de intereses de financiación a favor del banco (confirming de financiación).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *