El efecto financiero de las ampliaciones de capital

Mario Cantalapiedra – Economista

Las aportaciones de los propietarios suelen ser los primeros recursos financieros con los que cuenta una compañía, la cual, si reviste forma societaria, verá como dichas aportaciones son recogidas en la cifra de capital social. Según se desarrolle la actividad, la empresa puede aumentar su cifra de capital social inicial creando nuevas participaciones (sociedad limitada) o emitiendo nuevas acciones (sociedad anónima) o elevando el valor nominal de las participaciones o acciones ya existentes. En función de la clase de contravalor se pueden distinguir los siguientes tipos de ampliación de capital.

  • Por aportaciones dinerarias. La ampliación se realiza aportando cantidades monetarias. En las sociedades anónimas será requisito previo, salvo para las entidades aseguradoras, que las acciones anteriormente emitidas se encuentren totalmente desembolsadas o, en su caso, la cantidad pendiente de desembolso no supere el tres por ciento del capital social.
  • Por aportaciones no dinerarias. La ampliación consiste en la aportación de bienes o derechos, que deberá acompañarse por lo general de un informe elaborado por expertos independientes con la descripción de la aportación, sus datos registrales, si los tuviera, y su valoración.
  • Por compensación de créditos contra la sociedad (capitalización de fondos ajenos). La empresa compensa los créditos exigibles de sus acreedores con la entrega a éstos de acciones o participaciones representativas de su capital social. En el caso de sociedades limitadas los créditos habrán de ser totalmente líquidos y exigibles, mientras que para las anónimas, al menos un veinticinco por ciento de los créditos a compensar deberán ser líquidos, estar vencidos y ser exigibles, y el vencimiento de los restantes no podrá ser superior a cinco años.
  • Por transformación de reservas o beneficios (capitalización de reservas).

No obstante, el incremento de la cifra de capital social no significa necesariamente que la empresa cuente con un mayor volumen de recursos financieros. Realmente sólo en los casos de nuevas aportaciones, ya sean éstas dinerarias o no dinerarias, existe una entrada neta de financiación en la empresa. En el caso de compensación de créditos, se produce una extinción de deuda reconvertida en fondos propios, un ratio menor de endeudamiento (los fondos ajenos representarán una proporción menor sobre el total del patrimonio neto y pasivo), pero no un aumento real de recursos financieros. Tampoco se produce aumento en el supuesto de capitalización de reservas, ya que lo que se realiza es un traspaso desde un componente de los fondos propios de la empresa a otro (así, el registro contable de la operación, nos llevará a efectuar un cargo en la cuenta de reservas con abono a la de capital social).

8 pensamientos en “El efecto financiero de las ampliaciones de capital”

  1. Añadiría que mediante Por transformación de reservas o beneficios (capitalización de reservas). Las empresas del Ibex practican lo que hace tiempo se hace en euro una ampliación de capital gratuita con cargo a reservas o pago de dividendo es una forma como otra de no pagar el dividendo ya que si eres un pequeño accionista puedes vender los derechos o cobrar el dividendo ( según precio cupón) pero si eres un gran accionista te ves obligado acudir a la ampliación para no diluir tu participación y es en ese caso cuando la empresa se ahorra una pasta en pagar dividendos … sino por ejemplo qué se lo digan ACS en el caso Iberdrola que se pensaba en los dividendos en cash de Iberdrola para pagar la deuda de su compra de acciones y ahora no puede contar con ellos

  2. Un corto pero denso artículo que lo deberían leer muchos economistas y auditores y sobre todo, por analistas financieros que siguen con sus clásicos errores sobre la importancia de los Fondos Propios.

  3. Otra forma de considerar una ampliación de capital es, en el supuesto que existan prestamos de los socios a la sociedad, la transformación de estos, en préstamos participativos
    Esta solución consistiría en suscribir por los socios una novación modificativa (ex artículos 1203 a 1213 C.Civil) de los préstamos que tienen concedidos a la Sociedad en virtud de la cual éstos se convirtieran en préstamos participativos, los cuales se considerarán patrimonio neto a los efectos de reducción de capital y liquidación de sociedades previstas en la legislación mercantil.
    Ex art. 20 Real Decreto-ley 7/1996, de 7 de junio, los préstamos participativos son aquellos donde el prestamista (en este caso los socios), percibirían un interés variable que se determinaría en función de la evolución de la actividad de la empresa prestataria en función de diversos parámetros y, además, podrían acordar un interés fijo con independencia de la evolución de la actividad. El prestatario sólo podría amortizar anticipadamente el préstamo participativo si dicha amortización se compensa con una ampliación de igual cuantía de sus fondos propios que no proviniese de la actualización de activos.
    De acuerdo con la resolución del ICAC de 20 de diciembre de 1996, los préstamos participativos formarían parte del patrimonio contable de las sociedades anónimas con signo positivo.

  4. Antonio muchas gracias por tu aportación sobre los préstamos participativos, un instrumento financiero muy desconocido por las empresas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *