Empeoramiento de los plazos de pago entre empresas en España

Mario Cantalapiedra – Economista

El empeoramiento de los plazos de pago entre empresas en España, es una de las principales conclusiones que pueden extraerse del estudio sobre la “Situación de los Plazos de Pago en el B2B”, que acaba de ser presentado por las compañías Iberinform y Crédito y Caución en el marco del Observatorio de Riesgo de Crédito, que realizan en colaboración con el IE Business School.

A partir de los datos contenidos en las cuentas anuales depositadas por 79.936 empresas, correspondientes al ejercicio de 2013, se constata como el plazo medio de pago aumenta hasta los 95 días, desde los 94 de 2012. Es cierto que el aumento no resulta muy significativo, pero también lo es que no se consigue acercar la cifra a los 60 días de plazo de pago máximo que marca la legislación contra la morosidad vigente.

Desagregando el dato medio general por tamaño de empresa, se observa como el plazo de pago más elevado lo tienen las grandes compañías con 115 días en 2013, precisamente aquellas que, junto a las administraciones públicas, más deberían predicar con el ejemplo y respetar la Ley contra la morosidad. El resto de empresas están más cerca de la media, las medianas pagan a 96 días, las pequeñas a 93 y las microempresas a 96 días.

Por sectores productivos, ya te puedes imaginar el sector en el que se dilatan más los pagos si conoces algo de la problemática de la morosidad en nuestro país. Así, mientras en servicios se paga a 90 días, en el sector primario a 93 y en la industria a 102, el récord se lo lleva la construcción con 106 días de plazo medio. La verdad es que si ya parece difícil cumplir los plazos legales de pago entre empresas de un modo general, en el sector de la construcción parece algo utópico, al menos hoy en día.

El principal motivo que alegan las empresas para explicar el retraso en pagos de sus clientes con independencia del tamaño y del sector sigue siendo, al igual que en estudios anteriores, la falta de disponibilidad de fondos. Las restricciones de liquidez, enquistadas desde hace tiempo, siguen perjudicando a los plazos de pago entre empresas.

El informe presentado también muestra los resultados de una encuesta on line a 249 empresas sobre las previsiones que tienen en esta materia, tanto para el cierre de 2014 como para el próximo ejercicio. Por desgracia, las perspectivas empresariales no son buenas y se cree, de forma generalizada, que los plazos de pago seguirán estando muy alejados de los que marca la legislación vigente… la pregunta aquí es clara: ¿hasta cuándo durará esta situación?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *