En la empresa la experiencia también es un grado

Mario Cantalapiedra – Economista

Entre los atributos que generan una mayor confianza a los analistas del riesgo de crédito de una empresa está el de la trayectoria histórica que ésta tiene, al final se trata de conocer a quién se está juzgando, y el hecho de que una compañía esté ahí hace tiempo, que sea notoria su capacidad de hacer bien las cosas, puede pesar a favor de la emisión de un dictamen positivo sobre su riesgo.

Con respecto a la fecha de constitución suele tenerse muy en cuenta que la empresa analizada sea de reciente creación, por la mayor probabilidad que existe de cesar la actividad a corto plazo; ni que decir tiene la espada de Damocles que amenaza a las empresas que han tenido el valor de constituirse recientemente, desde aquí quiero expresar todo mi ánimo y apoyo para ellas. Este factor, el de reciente constitución, también explica en parte las dificultades que encuentran las sociedades de nueva creación para acceder a la financiación bancaria, cumpliéndose aquella premisa de que los bancos “apuestan por realidades y no por proyectos”.

Si pensamos en datos históricos concretos que se miran al analizar el riesgo de una empresa, suele ser habitual observar la composición inicial del objeto social de la empresa y las modificaciones que haya podido sufrir en el tiempo, así como la evolución histórica de las líneas de negocio y de los productos o servicios básicos ofertados. Además interesa ver la evolución histórica de la cuota de mercado y de la relación con los principales competidores.Otros elementos analizados que se relacionan con la historia de la empresa son los procesos de concentración en los que se haya podido ver inmersa, como las fusiones o adquisiciones, o los procesos de índole judicial. A este respecto, al analista le interesará ver la frecuencia con la que una empresa aparece en procesos de este tipo, la posición que ocupa, demandante o demandada, y cuáles son los motivos concretos por los que figura. Si una empresa aparece históricamente como demandada en procesos judiciales, será síntoma de problemas en la actividad que desarrolla.

Dicho esto no pensemos que el tener una trayectoria histórica positiva asegura a una empresa tener un riesgo de crédito reducido, es decir, puede ser condición que en ocasiones sea necesaria pero no suficiente. Si algo nos ha enseñado a todos esta crisis es que empresas consolidadas y referentes en su sector también pueden caer y arrastrar con ellas a sus proveedores.

Un pensamiento en “En la empresa la experiencia también es un grado”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *