Cómo valorar las existencias de materias primas

Mario Cantalapiedra – Economista

Los bienes y servicios que se comprenden dentro de las existencias de la empresa se valoran desde el punto de vista contable por su coste, ya sea el precio de adquisición o el coste de producción. El problema surge cuando no se puede identificar de forma individualizada el precio de adquisición de materias primas que estén almacenadas y tengan una naturaleza y un uso similares. En esta situación, la actual legislación contable acepta la valoración de las existencias a través del método del precio medio ponderado o a través del método FIFO (First In, First Out). Realmente, con estos métodos se llega a fijar el valor de las existencias de materias primas en almacén de forma indirecta, mediante la valoración de las salidas producidas en un período determinado. En el método de precio medio ponderado las salidas de almacén se valoran al precio resultante de aplicar una media aritmética ponderada, según las unidades adquiridas en cada pedido, mientras que en el FIFO las salidas se valoran al precio de la primera unidad comprada, puesto que se interpreta que es la primera en salir del almacén. Con un sencillo ejemplo puede que entiendas mejor la diferencia entre uno y otro método:

Imagina que el movimiento del almacén de materias primas de una empresa en enero ha sido el siguiente:

7-enero: adquisición de 70 unidades de materia prima a un precio de 2 euros (70 x 2 = 140 euros).

10-enero: adquisición de 100 unidades de materia prima a un precio de 3 euros (100 x 3 = 300 euros).

15-enero: salida de almacén de materias primas, para incorporarse al proceso productivo, de 50 unidades.

Se supone además que no hay existencias iniciales a principio de ejercicio ni más movimientos en el mes. A partir de estos datos, es posible calcular la valoración de las 50 unidades que salen del almacén y, por consiguiente, el valor a final de mes de este último, según los dos métodos propuestos:

Método FIFO (las unidades que salen se valoran al primer precio de compra, en este caso 2 euros):

50 unidades x 2 euros/unidad = 100 euros

Valor del almacén de materias primas a 31 de enero = 440 – 100 = 340 euros

Método del precio medio ponderado (las unidades que abandonan el almacén se valoran al precio medio ponderado):

Formula

50 unidades x 2,6 euros/unidad = 130 euros

Valor del almacén de materias primas a 31 de enero = 440 – 130 = 310 euros

Se observa con este sencillo ejemplo cómo el método del precio medio ponderado es más prudente, pues supone una valoración menor de la inversión en materias primas, lo que significa un mayor valor de consumo de materias primas y, por tanto, un resultado final de la empresa más conservador. Se puede decir que también será un método más realista en épocas de crecimiento continuo en el precio de las materias primas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *