Fabricar sin obsolescencia programada

Mario Cantalapiedra – Economista

Recientemente viví el clásico pequeño drama familiar consistente en que el electrodoméstico de turno, en este caso, un frigorífico, dejara de funcionar de la noche a la mañana sin causa aparente. Sí, ese tipo de situaciones que generan un gasto extraordinario en las economías domésticas que lleva a trastocar todavía más sus maltrechos presupuestos. En este caso, lo primero que me vino a la mente fue el concepto de obsolescencia programada, polémico donde los haya, el cual básicamente viene a señalar que “los productos fallan de manera predeterminada por el fabricante al cabo de cierto tiempo o uso”.

Sobre este tema me parece interesante la iniciativa emprendida por Feniss (Fundación Energía e Innovación Sostenible sin obsolescencia programada), nacida en septiembre de 2015, y que otorga el denominado sello ISSOP (innovación sostenible sin obsolescencia programada), certificación que distingue a aquellas empresas que no incluyen la obsolescencia programada en la fabricación de sus producto o que, al menos, fabrican productos reparables por un coste menor al de comprar uno nuevo. Para obtener este sello las empresas aspirantes deben cumplir el decálogo siguiente:

  1. Priorizar la compra de productos y la contratación de servicios que sean respetuosos con el medio ambiente, fabricados sin obsolescencia programada, y si es fabricante de algún producto, fabricarlo sin obsolescencia programada. Utilizando preferiblemente producto local y el “Comercio Justo”.
  2. Contribuir a la mejora energética y a la disminución de emisiones, con el objeto de reducir las huellas de carbono y ecológica corporativa.
  3. Realizar la correcta gestión de residuos.
  4. Promover la cultura del consumo social y ambientalmente responsable.
  5. Apostar por una responsabilidad ambiental

    y la preservación del Medio Ambiente local.

  6. Facilitar el acceso a la formación ambiental y de integración social.
  7. Evitar hacer uso de una publicidad engañosa o ambiental y socialmente irresponsable.
  8. Promover la igualdad e integración social.
  9. Facilitar la conciliación laboral, familiar y personal.
  10. Promover y difundir los compromisos adoptados hacia un modelo de gestión más sostenible y responsable. Incluir en sus contratos con terceros cláusulas que impidan la corrupción.

En la web de Feniss, observo que, entre las empresas que ya han obtenido el sello ISSOP, figura Casio España. Pues bien, tengo una calculadora de esta marca desde el primer año de mi carrera universitaria, hace casi treinta años, y ahí sigue funcionando perfectamente. Se me ocurre que, o bien, es más fácil fabricar calculadoras que duren en el tiempo que frigoríficos, o bien, hay otros intereses detrás ¿no te parece?

imagenselloISSOP_22

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *