Facilitar el cierre de empresas individuales y sociedades limitadas

Mario Cantalapiedra – Economista

Como recordaba recientemente el Banco Mundial, el proceso en España para abrir una empresa es más engorroso y caro que en los países de nuestro entorno. Igualmente, resulta largo y caro el proceso de cierre de una compañía, de tal modo que muchos empresarios prefieren dejar sus empresas inactivas antes que cerrarlas por el coste que representa hacerlo. Intentando paliar en parte este problema, se acaba de publicar el Real Decreto 867/2015, de 2 de octubre, por el que se regulan las especificaciones y condiciones para el empleo del Documento Único Electrónico (DUE) para el cese de actividad y extinción de las sociedades de responsabilidad limitada y el cese de actividad de las empresas individuales. En él se regula el contenido que debe tener el DUE para que, de manera integrada y de forma electrónica, se puedan llevar a cabo los trámites necesarios para el cierre de empresas individuales y sociedades limitadas.

La cumplimentación del DUE se podrá realizar a través del Punto de Atención al Emprendedor (PAE) del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, y del resto de PAE autorizados, y permitirá realizar los siguientes trámites:

  • La solicitud de la inscripción al Registro Mercantil de la disolución, liquidación y extinción de la sociedad, del nombramiento de los liquidadores, del cierre de sucursales y, en general, cancelación del resto de asientos registrales.
  • La comunicación de la extinción de la empresa o el cese definitivo de su actividad y/o la baja de los trabajadores a su servicio a la Dirección Provincial de la Tesorería General de la Seguridad Social cualquiera que sea el régimen de la Seguridad Social al que aquéllos se hallen adscritos.
  • La declaración de cese de actividad y de baja en el Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores y la declaración de baja en el Impuesto sobre Actividades Económicas.
  • La comunicación de la baja en los registros sectoriales estatales, autonómicos y municipales en los que se hubiese inscrito la empresa o sus instalaciones.
  • La comunicación de cese de actividad a las autoridades estatales, autonómicas y municipales cuando ésta sea preceptiva.
  • En caso de emprendedores de responsabilidad limitada, la solicitud de cancelación de las inscripciones que resulten necesarias en el Registro Mercantil, en el Registro de la Propiedad y en cualesquiera otros registros en los que estuvieren inmatriculados los bienes inembargables por deudas empresariales o profesionales.
  • Baja de la embarcación o del artefacto flotante.

No obstante, señalar que la entrada en vigor de este Real Decreto 867/2015 se pospone al 16 de abril de 2016, luego habrá que esperar hasta entonces para ver cómo funciona en la práctica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *