La calificación del riesgo de la empresa en el documento “Información Financiera-PYME”

Mario Cantalapiedra – Economista

A partir de octubre de 2016, las entidades de crédito y los establecimientos financieros de crédito deberán incorporar en el documento “Información Financiera-Pyme”, que entregarán a sus clientes pymes o autónomos, cuando estos se lo pidan, o la entidad decida cancelar o reducir el flujo de financiación con ellos, una calificación de su riesgo, aplicando una metodología determinada, la cual se explica en la Circular 6/2016, del Banco de España.

Esta calificación del riesgo se realizará teniendo en cuenta la situación financiera del acreditado, así como una serie de variables cualitativas y conductuales. La evaluación de la situación financiera se efectuará a través de un análisis de ratios a partir de los estados financieros de la empresa (en el caso de trabajadores autónomos, que no dispongan de estos, se deberá utilizar la información fiscal o patrimonial disponible). Las variables cualitativas se refieren a elementos tales como la antigüedad del acreditado como cliente de la entidad, la antigüedad de su negocio o el sector económico en el que opera. Por último, las variables conductuales hacen referencia a la evolución del comportamiento del acreditado en sus relaciones contractuales con la entidad financiera, debiendo tener en cuenta aspectos tales como la existencia de posiciones vencidas, la frecuencia y recurrencia de impagos, incluyendo las alertas de inscripción del acreditado en registros de impagados tales como RAI o ASNEF, los descubiertos y excedidos en cuenta o los datos procedentes de la CIRBE.

El resultado de la evaluación deberá permitir a la entidad financiera clasificar el riesgo de la pyme o el autónomo en alguna de las categorías siguientes:

Riesgo bajo

Un acreditado obtendrá esta calificación cuando del análisis de su situación financiera, del conocimiento que se disponga de él, de su negocio o de la actividad que desarrolle, y del análisis de su comportamiento en relación con la entidad se concluya que tiene una capacidad adecuada para hacer frente a sus compromisos financieros.

Riesgo medio-bajo

Un acreditado obtendrá esta calificación cuando del análisis de su situación financiera, del conocimiento que se disponga de él, de su negocio o de la actividad que desarrolle, y del análisis de su comportamiento en relación con la entidad se concluya que existe alguna incertidumbre no especialmente significativa sobre su capacidad para hacer frente a sus compromisos financieros.

Riesgo medio-alto

Un acreditado obtendrá esta calificación cuando del análisis de su situación financiera, del conocimiento que se disponga de él, de su negocio o de la actividad que desarrolle, y del análisis de su comportamiento en relación con la entidad se concluya que existen incertidumbres significativas sobre su capacidad para hacer frente a sus compromisos financieros.

Riesgo alto

Un acreditado obtendrá esta calificación cuando del análisis de su situación financiera, del conocimiento que se disponga de él, de su negocio o de la actividad que desarrolle, y del análisis de su comportamiento en relación con la entidad se concluya que existen serias dudas de que vaya a ser capaz de hacer frente a sus compromisos financieros.

No disponible

Un acreditado obtendrá esta calificación cuando no se haya podido disponer de información suficiente para aplicar la metodología de calificación del riesgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *