La influencia de las periodificaciones en el resultado de la empresa

Mario Cantalapiedra – Economista

Según el Plan General de Contabilidad (PGC) vigente en España, la contabilidad de la empresa y, en especial, el registro y valoración de los elementos de las cuentas anuales, se desarrollarán aplicando, entre otros, el principio del devengo, el cual viene a suponer que los ingresos y gastos se imputan a un ejercicio en función de la corriente real de bienes y servicios, con independencia de la fecha en la que se produzcan los cobros y pagos correspondientes, es decir, de la corriente monetaria. Pues bien, la aplicación práctica de este principio se realiza a través del proceso de periodificación contable, que se basa en la utilización de las siguientes cuentas:

A. Periodificaciones a largo plazo

181. Anticipos recibidos por ventas o prestaciones de servicios a largo plazo

En ella se deben reflejar los importes cobrados de los clientes a cuenta de futuras ventas o prestaciones de servicios que se vayan a realizar en un plazo superior a 12 meses, excluido el IVA correspondiente. Lo cierto es que es una operación atípica que suele darse ocasionalmente. En cualquier caso, si se produce, al tratarse de una deuda que la empresa tiene con su cliente a largo plazo, figurará en el pasivo no corriente del balance.

B. Periodificaciones a corto plazo

480. Gastos anticipados

Sirve para reflejar gastos, que no sean intereses, que se han pagado de forma anticipada, y que corresponden al ejercicio siguiente. Por ejemplo, del coste de una prima de seguro anual pagado por anticipado el 1 de noviembre, solamente debería imputarse a resultado del ejercicio la parte proporcional correspondiente a dos meses (noviembre y diciembre), periodificándose el resto a través de esta cuenta. En el balance la encontrarás dentro del activo corriente.

567. Intereses pagados por anticipado

De modo similar al anterior, si la empresa paga por anticipado unos intereses semestrales de un préstamo ese mismo 1 de noviembre, solamente habría que imputar al ejercicio el importe correspondiente a dos meses, por lo que se debe periodificar el resto a través de esta cuenta, que figurará en el activo corriente.

485. Ingresos anticipados

Sirve para reflejar ingresos, que no sean intereses, que se han cobrado anticipadamente, por ejemplo, por el alquiler de una maquinaria, y que corresponden al ejercicio siguiente. En este caso, es una cuenta que aparece en el pasivo corriente.

568. Intereses cobrados por anticipado

Por último, esta cuenta recoge los intereses cobrados por adelantado, por ejemplo, por un préstamo concedido a otra empresa, y que corresponden al ejercicio siguiente. Figurará en el pasivo corriente.

Como puedes ver, importes de ingresos y gastos que no se reflejan en la cuenta de pérdidas y ganancias por efecto de las periodificaciones, aparecerán en el activo o pasivo, según corresponda. Cuando se analiza la información de una empresa, que ésta periodifique o no, o que lo haga siguiendo un criterio u otro, afectará a su resultado, de ahí la importancia de estudiar los datos de las cuentas mencionadas y ver su evolución a lo largo del tiempo.

Un pensamiento en “La influencia de las periodificaciones en el resultado de la empresa”

  1. En el caso de ser periodificación a largo plazo, a cierre de ejercicio no se debería realizar un cálculo del valor actual de esos ingresos?
    Es decir, si lo recogido en la 180 son 10 millones de euros que se traspasan en 20 años a razón de 500 mil euros año…se debería realizar ese cálculo del valor actual?

    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *