La morosidad no permite atravesar el Cabo de Hornos a muchas pymes españolas

Mario Cantalapiedra – Economista

En la última quincena del pasado año de 2013, el Instituto Nacional de Estadística (INE) realizó, por primera vez, una encuesta de opinión sobre el entorno empresarial, es decir, sobre el entorno político, institucional y social en el que las empresas toman sus decisiones, cuyos resultados acabamos de conocer. Esta consulta, realizada a nivel nacional, cubre los diferentes sectores económicos y los distintos tamaños de los establecimientos empresariales, y se ha incluido como módulo adicional de la encuesta de Indicadores de Confianza Empresarial (ICE), que el INE viene publicando desde abril de 2012.

De los componentes del entorno empresarial analizados, los encuestados consideran que los de mayor importancia para la capacidad de crecimiento de sus negocios son la demanda de sus productos (con un 60,8 por ciento de las respuestas otorgándole una importancia alta), el entorno macroeconómico, es decir, el conjunto de indicadores y principales magnitudes macroeconómicas del país, como, por ejemplo, el producto interior bruto, la inflación, la demanda agregada, el consumo o la inversión (con un 49,7 por ciento) y, como no, la morosidad (con un 49,6 por ciento). A continuación, se destaca también la disponibilidad de financiación, con un 45,5 por ciento.

Por su parte, los factores de entorno empresarial con un impacto más desfavorable para los negocios de los empresarios en 2013, fueron, por orden: el entorno macroeconómico (58,9 por ciento), la morosidad (53,7 por ciento), la regulación económica, entendida esta como las normas que inciden en la creación y ejercicio de la actividad de las empresas (51,6 por ciento) y la demanda de sus productos (49,8 por ciento).

Estos datos vienen a confirmar que las empresas españolas consideran muy importante la ausencia de morosidad para que sus negocios puedan crecer y que precisamente piensan que no lo están haciendo más, en gran medida, por la presencia de morosidad. Aquí tienen mucho que decir y hacer nuestros gobernantes, puesto que es tarea fundamental suya la de regular un entorno de negocios adecuado para favorecer la actividad empresarial y estimular el crecimiento económico. En dicho entorno considero vital, al igual que la mayoría de los empresarios encuestados por el INE, que se articulen mecanismos para que la morosidad empresarial sea atajada convenientemente. Solamente así podremos ver a muchas más empresas españolas, fundamentalmente pequeñas y medianas, “atravesar con éxito el Cabo de Hornos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *