La tasa de cobertura comercial de España se aproxima al equilibrio

Mario Cantalapiedra – Economista

Tradicionalmente España ha sido un país que ha intentado salir de las distintas crisis económicas sufridas a lo largo de su historia mediante el recurso al mercado exterior, aumentando su cifra de exportación con el apoyo de la devaluación de su moneda, la antigua peseta. A pesar de que ahora, desde la pertenencia a la moneda única europea, ya no es posible recurrir a la devaluación monetaria de un modo directo, el sector exterior parece seguir teniendo efectos paliativos de la crisis como demuestran los últimos datos publicados. De este modo, las exportaciones de bienes españolas alcanzaron el pasado mes de mayo la cifra de 20.890,8 millones de euros, un 7,3 por ciento más que en el mismo mes de 2012 y un 2,4 por ciento más que en abril de 2013. Dato que unido al descenso de las importaciones de bienes hasta los 20.918,2 millones, un 2,2 por ciento inferior que en igual período de 2012, hace que las exportaciones españolas de mercancías prácticamente lleguen a cubrir a las importaciones en el mes de mayo. Precisamente existe un ratio denominado tasa de cobertura comercial, el cual mide esta relación entre las exportaciones e importaciones de bienes de un país y que conviene repasar.

iberinform

Esta tasa de cobertura comercial cuando las exportaciones de bienes sean mayores que las importaciones tendrá un resultado superior a 100, coincidiendo con un saldo positivo o superávit de la balanza comercial (diferencia entre exportaciones e importaciones de bienes de un país durante un período de tiempo determinado), mientras que si es menor que 100, serán las importaciones de bienes las que superen a las exportaciones y el saldo de la balanza comercial será deficitario o negativo. Con los datos de mayo mencionados (20.890,8 millones de euros de las exportaciones de bienes frente a 20.918,2 millones de euros de las importaciones), la tasa de cobertura comercial española se sitúa en el 99,9 por ciento, rozando el equilibrio con el exterior y suponiendo 8,9 puntos porcentuales más que en mayo de 2012. El problema es que este equilibrio se logra a través de un incremento de los bienes que exporta España al exterior, pero también es consecuencia de una caída en las importaciones de mercancías por la debilidad del consumo y de la inversión a nivel nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *