La utilidad de elaborar un historial de reclamaciones ante el banco

Mario Cantalapiedra – Economista

Una de las formas de valorar el servicio recibido de una entidad financiera es a través de la comprobación del volumen de errores que ésta comete y la celeridad que observa a la hora de corregirlos una vez le son reclamados. Los bancos se equivocan, seguramente casi todos estaremos de acuerdo en que más a su favor que en su contra, pero además pueden hacerlo de forma puntual o persistir en los errores a lo largo del tiempo.

Para poder evaluar los errores del banco en su justa medida, me parece muy útil elaborar un historial de reclamaciones ante las entidades bancarias como el que expongo a continuación, en el que se relacione cada error, el detalle de su gestión y el resultado final de la misma. Dicho historial, en principio, debería elaborarse para cada una de las entidades financieras con las que se relacione la empresa.

Iberinform

En las distintas columnas del modelo propuesto se incluiría la siguiente información:

  1. Fecha de incidencia: Normalmente se tomará la fecha de valor (fecha efectiva a partir de la cual empiezan a generar intereses los abonos o cargos en las cuentas bancarias, y que puede diferir de la fecha contable) del cargo o abono incorrecto. Las entidades de crédito deben fijar condiciones de valoración, a disposición de sus clientes, de las distintas operaciones, indicando el desfase temporal que puede existir entre las fechas contables y las fechas valor.
  2. Concepto: Descripción del error e importe del mismo.
  3. Fecha reclamación: Fecha en la cual se efectúa la reclamación a la entidad bancaria.
  4. Medio utilizado para reclamar (fax, teléfono, correo electrónico, carta, etcétera).
  5. Resultado: Respuesta final de la entidad bancaria, que puede ser rectificación (parcial o total), o no rectificación del error cometido.
  6. Fecha valor: Valoración dada, en su caso, a la retrocesión.

El tiempo y los recursos que se destinen a estas labores de control y reclamación pueden verse compensados con las retrocesiones y reliquidaciones que, en ocasiones y según sea la dimensión de la empresa y del volumen del negocio bancario, pueden ser muy significativas en términos económicos. Además considero que la empresa, con un adecuado seguimiento y reclamación de los errores detectados, refuerza su posición relativa ante futuras negociaciones que se entablen con las entidades financieras.

Modelo reclamación bancaria

Un pensamiento en “La utilidad de elaborar un historial de reclamaciones ante el banco”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *