Los intereses de demora en los planes de pago a proveedores del Gobierno

Mario Cantalapiedra – Economista

Según los resultados del Quinto Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito en España sólo el 13 por ciento de las empresas llegan a aplicar siempre los intereses de demora que les reconoce la legislación vigente ante la morosidad de sus clientes. El 43 por ciento de las empresas reconocen que los aplican a veces, siendo muy alta la cifra de empresas que manifiestan no aplicarlos nunca, en concreto el 44 por ciento del total.

Te recuerdo que la vigente Ley 3/2004 contra la morosidad en su artículo 5 contempla el derecho a reclamar intereses de demora, del siguiente modo: ‘El obligado al pago de la deuda dineraria surgida como contraprestación en operaciones comerciales incurrirá en mora y deberá pagar el interés pactado en el contrato o el fijado por esta Ley automáticamente por el mero incumplimiento del pago en el plazo pactado o legalmente establecido, sin necesidad de aviso de vencimiento ni intimación alguna por parte del acreedor’.

Actualmente y salvo que en el contrato se pacte otro distinto, el tipo legal de interés de demora a aplicar es nada menos que del 8,75 por ciento. No obstante, muchas empresas tienen miedo a reclamar estos intereses a un cliente moroso. Aunque tengan derecho a ellos, piensan que reclamarlos puede suponer perder al cliente, el cual puede llegar a sentirse ‘molesto’ con la petición. A esto tampoco ayuda que sea la propia Administración Pública a través de los planes de pago a proveedores de entidades locales y comunidades autónomas, la que obligue a que los proveedores que quieran adherirse a los mismos renuncien al cobro de los intereses de demora a los que tuvieran derecho. Si lo pensamos fríamente, a los ayuntamientos y comunidades autónomas españoles, con esta medida, la financiación extra que ha significado dilatar el pago a sus proveedores le ha salido ‘gratis’. Ya he manifestado anteriormente en el blog que estos planes han supuesto un deshago importante para los problemas de liquidez de muchas empresas y que son algo positivo, pero eso no evita mi desacuerdo con la obligación de renunciar a los intereses de demora devengados que conllevan. Piensa que de haberse reconocido también su pago y no sólo del nominal de las facturas, además de respetarse un derecho legal, serviría para extender el ejemplo entre el sector privado.

6 pensamientos en “Los intereses de demora en los planes de pago a proveedores del Gobierno”

  1. Si no se ha cumplido en el sector público, extender esta Ley al privado me parece una quimera. Difícil, difícil.

    La medida tomada por una empresa de cobrar intereses por morosidad, será vista por el moroso como una “venganza” que, también como venganza, elegirá otro proveedor para el siguiente pedido.

    Esta es la realidad. La realidad que se vive ahí… a pie de calle y, como muchas veces, la legislación se hace desde el “País de las Maravillas” y la hacen políticos que, en algunos casos no conocen en “sus carnes” la dureza de esa “selva” llamada mercado.

    Un saludo Mario.

  2. Puede parecer muy alto el 8,75% como interés de demora, pero comparándolo con el interés que puede darte un banco (si es que te lo diera), la demora es mas barata y el riesgo que asumes infinitamente menor

  3. Cierto Clara, siempre hay que pensar en términos relativos y más ahora que el dinero, la liquidez, escasea más que nunca. De todos modos, está claro que hace falta menos leyes ‘voluntaristas’ y más medidas reales. A ver si ahora con las reformas que acaba de anunciar Rajoy ‘por fin’ las administraciones públicas cumplen la Ley contra la morosidad.

  4. Ha sido publicado el nuevo plan de pago a proveedores para 2013. ¿Alguien me puede confirmar si en caso de adherirse los intereses de demora quedan también exentos? Gracias

  5. Anónimo, en el artículo 6 del Real Decreto-ley 8/2013, de 28 de junio, de medidas urgentes contra la morosidad de las administraciones públicas y de apoyo a entidades locales con problemas financieros, por el que se aprueba la tercera fase del Plan de pago a proveedores se refleja lo siguiente: “El abono a favor del proveedor conlleva la extinción de la deuda contraída por la Comunidad Autónoma o Entidad Local, según corresponda, con el proveedor por el principal, los intereses, costas judiciales y cualesquiera otros gastos accesorios”. No he encontrado ninguna referencia más a los intereses de demora por lo que me temo que al igual que en las dos fases anteriores habrá que renunciar a ellos si se quiere cobrar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *