Mario Cantalapiedra – Economista

Si estás leyendo este post es que la predicción maya del fin del mundo no se ha cumplido, esto es lo positivo, aunque me temo que los problemas económicos y financieros, especialmente los de las empresas que, de un modo u otro, son objeto de este blog, tampoco se han terminado. Puesto que aquí seguimos, hora parece de repasar algunos de los contenidos tratados en Gestores de Riesgo y Morosidad durante 2012:

  • Entendiendo que los recursos humanos, las personas, se configuran como la base del éxito empresarial, incidí en la importancia que tiene su correcto análisis para determinar la capacidad de pago de una empresa.
  • Dicen que el sentido común es el menos común de los sentidos y pretender que algunos agentes económicos lo apliquen, en medio de la crisis que nos toca vivir, parece todo un reto. Algo que sería perfectamente aplicable a la banca, demasiado embutida en quehaceres complejos y alejada de la actividad que siempre la ha caracterizado, la de captar fondos ajenos con los que conceder préstamos y créditos a los que los demandan. Menos complejidad y más volver a lo sencillo, también para las entidades de crédito.
  • Uno de los temas más debatidos durante el año ha sido el de la reforma laboral. Por junio me preguntaba y aun hoy lo hago, si podría establecerse cierto paralelismo entre la reforma laboral y el método contable de valoración de existencias LIFO, lo que llevaría a que los empleados despedidos mayoritariamente fueran los últimos en llegar a las empresas debido al menor coste de su despido frente a los que poseen una antigüedad consolidada. Ahora las empresas miran, sobre todo, lo que cuestas, no tanto lo que vales.
  • Con el objetivo de ayudar a los que se plantean montar una empresa y dudan sobre la forma jurídica adecuada que deben elegir, repasé contigo algunas de las diferencias existentes entre sociedades anónimas y de responsabilidad limitada.
  • La polémica sobre la subida de impuestos también fue objeto de mi interés. Elevar los tipos impositivos nunca es una medida popular pero es que además, según el entorno en el que se encuentre una economía, puede llegar a reducir la recaudación fiscal total, al menos algún experto por ahí lo defiende como es el caso de Laffer y su curva.
  • Buscando aclarar un tema en el que sigo encontrando muchas dudas, me hice eco de las variantes que podemos encontrar en la operación de confirming en términos de evitar el impago y asegurar la liquidez. La letra pequeña de lo que se firma volvió a ser la protagonista.

Y mientras busco por ahí si los mayas hicieron alguna profecía sobre el día en el que acabarían los problemas financieros de las empresas para poder compartirla contigo, aprovecho para desearte un Feliz 2013. Confío en que me sigas acompañando en mi viaje.

Solicitar guía antimorosidad