Subcontratación del área financiera de la empresa ¿Hay límite?

Mario Cantalapiedra – Economista

La contratación exterior de algunas actividades permite a una compañía dedicar sus propios recursos a las tareas que constituyen el núcleo central de su negocio, y es algo que parece que se está teniendo muy en cuenta en la actualidad debido a la crisis económica que atravesamos y en un afán generalizado de convertir costes fijos en variables por parte de las empresas, tratando de reducir “grasa” por donde se pueda.

Si planteamos esta tendencia desde el área financiera, podemos pensar en subcontratar parte de sus funciones, además de por la dimensión coste comentada, por los siguientes motivos:

  • Acceder a una gestión más profesional y experta de ciertos ámbitos, sobre todo en un entorno de pequeñas y medianas empresas.
  • Liberar recursos para destinarlos a otros propósitos más críticos, logrando una mejor asignación de los mismos.
  • Descargar trabajo de tipo mecánico.
  • Consultar problemas específicos de naturaleza legal o fiscal.

 

La oferta de servicios externos en el área financiera es cada vez más amplia y competitiva, llegando prácticamente a abarcar todas las funciones en las que podamos subdividir ésta. Por ejemplo, podemos encontrar gestión externa especializada en los siguientes ámbitos:

  • Gestión contable, incluyendo contabilidad general, gestión de clientes y proveedores, obligaciones mercantiles, etcétera.
  • Gestión de tesorería, abarcando el control de la posición en caja y bancos, el servicio de cobros y pagos o la gestión de la inversión y financiación a corto plazo.
  • Gestión de las relaciones bancarias, incluyendo negociación con las entidades financieras.
  • Asesoramiento y gestión fiscal, desde la presentación de declaraciones hasta la tramitación de  recursos tributarios que se puedan plantear.
  • Revisión y análisis de la estructura del departamento financiero.
  • Elaboración y análisis de informes financieros periódicos.
  • Análisis de proyectos de inversión y sus fuentes de financiación alternativas.
  • Facilitación de personal experto para suplir bajas que se puedan producir en el departamento financiero.

 

Considero que es un problema específico de cada empresa decidir las parcelas de su organización que pueden ser objeto concreto de subcontratación, aspecto que vendrá condicionado fuertemente por la dimensión de la compañía, su estructura, así como la etapa del ciclo económico que atraviese. No obstante, personalmente no me parece adecuado ceder a un gestor externo todo aquello que necesite un conocimiento específico del negocio y se relacione con el control interno de la empresa, como pueden ser las funciones de planificación o presupuestación; hay “cosas” que no deben salir de la propia casa.

Otros artículos de interés de Mario Cantalapiedra:

¿Qué ocurre cuando no coinciden datos contables y fiscales?

Controles sobre los estados contables de la empresa.

4 pensamientos en “Subcontratación del área financiera de la empresa ¿Hay límite?”

  1. Estoy de acuerdo contigo en lo general de tu artículo. Las empresas deben ser capaces de eliminar, como tu dices, su grasa para quedarse con el core de su negocio. Pero ahí precisamente está la cuestión, ¿qué es el core del negocio?, ¿a que llamamos conocimiento específico?. El core puede que no esté en el conocimiento específico, sino en aquello que le de una ventaja respecto a la competencia. Este es la tendencia del outsourcing, donde se ha pasado del concepto de BPO al de KPO.

  2. Antonio, gracias por tu comentario. Es cierto que cada empresa debe definir cuál es el core de su negocio, y en momentos de crisis y de aumento de la competencia a todos los niveles como los actuales, es preciso “defender” las ventajas competitivas que se poseen, impidiendo que se trasladen a nuestros competidores. Luego creo que aquello que nos permite tener una posición ventajosa no debería salir de la propia organización.

  3. Mario muy buen artículo, pero no comparto contigo la última parte en la que comentas que no es recomendable que se ceda el Control Interno, ¿podrías por favor explicar en qué basas tus argumentos para que podamos opinar al respecto? Hay empresas que no tienen ningún tipo de control en sus procesos, no saben como realizar un presupuesto y no saben lo que les cuesta fabricar sus productos. Ceder el Control Interno, no significa apropiarse de la esencia del negocio, el objetivo es facilitar un uso más eficaz de la información para una toma de decisiones con menor riesgo. ¿No ocurre lo mismo con la función financiera, TI, RRHH, Marketing o Ventas? Conozco consultoras que toman el control de la empresa, la manejan a su antojo, despiden a empleados porque es la forma más sencilla de conseguir el variable por objetivos, e intentan modificar la esencia del negocio que es el producto, sus empleados y su know-how.
    Un saludo

  4. Dani, gracias por tu comentario. Como puedes comprobar por mis palabras considero que la elección de lo que debe ser subcontratado o no depende de cada empresa, no existen reglas exactas ni válidas para todos. En mi opinión, y recalco que es una opción personal, no soy partidario de subcontratar el control interno y la planificación porque los considero elementos “core” (nucleares) del negocio que se relacionan con su propia esencia, con lo que el negocio es. Sacar de la organización estas funciones puede suponer perder ventajas competitivas para la empresa.

    Por otro lado, sobre lo que comentas de las consultoras “tiburón” que siguen la política de despedir trabajadores de forma prioritaria (no digo que a veces no haya que hacerlo) estoy totalmente de acuerdo contigo, por desgracia esa es la “ética” que caracteriza a ciertas organizaciones. Los trabajadores son el activo más importante de una empresa, no me cabe la menor duda, alguien debería recordarlo más a menudo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *