¿Por qué reduce realmente su financiación el ICO para 2015?

Mario Cantalapiedra – Economista

El Instituto de Crédito Oficial (ICO) acaba de anunciar cuál será su política de financiación para el presente ejercicio de 2015. Recuerdo que el ICO es un banco público, adscrito al Ministerio de Economía y Competitividad a través de la Secretaría de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa. Pues bien, su objetivo de concesión de crédito para este año asciende a 14.000 millones de euros. La cifra puede parecer importante, pero representa un 34,8 por ciento menos que en 2014, donde los créditos otorgados por esta institución ascendieron a 21.469 millones de euros. Según se argumenta desde el banco público, las mejoras de las condiciones de financiación de la economía española permiten esta reducción, es decir, se piensa que su papel ha de ser sustituido progresivamente por las entidades de crédito privadas más propensas ahora a prestar a las empresas. De este modo, el ICO habría actuado como soporte financiero de las pymes durante las fases más agudas de la crisis, cuando el crédito bancario privado era muy escaso, y ahora tocaría ceder parte del testigo a dicho sector financiero privado.

El ICO ha firmado con la banca las líneas de financiación para 2015, con un mayor énfasis en la financiación de actividades del sector exterior y consolidando su aportación en el ámbito de garantías. Las entidades financieras que han suscrito el acuerdo han sido precisamente las más activas en la concesión de préstamos ICO el año pasado, en concreto, las diez siguientes: Banco Popular, Banco Santander, Banco Sabadell, BBVA, Bankia, La Caixa, Bankinter, Ibercaja, Bantierra y Targobak.

Otro objetivo del ICO para 2015 es el de potenciar el capital riesgo a través de FOND-ICO Global, primer fondo de fondos público de capital riesgo creado en España, que persigue mejorar la financiación no bancaria de las pymes españolas, tratando de conseguir que estén más capitalizadas y no dependan tanto del crédito bancario. Para 2015 se prevén dos convocatorias en las que participarán 11 fondos de inversión y en las que el ICO aportará 400 millones de euros.

La duda es si esta importante reducción del crédito otorgado por el ICO a través de sus líneas financieras, responde únicamente a las perspectivas de mejora de la financiación bancaria privada, o también influyen en ella otros motivos como bien pudiera ser el de la morosidad. En este sentido y según se hacía eco recientemente el diario El Mundo, el ICO habría tenido que provisionar cerca de 200 millones de euros ante el posible impago del 35 por ciento de los créditos otorgados a través de su línea ICO Directo, cifra verdaderamente alta si la comparamos con la media de morosidad soportada por el sector bancario en nuestro país. Luego, ¿solamente cambio de ciclo o hay algo más en esta decisión tomada por el ICO?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *