Prórroga de 6 meses en el plazo de adaptación a SEPA

Mario Cantalapiedra – Economista

La Comisión Europea ha decidido prorrogar durante seis meses más, hasta el 1 de agosto de 2014, el plazo de adaptación a la Zona Única de Pagos en Euros (SEPA), a pesar de que la fecha de entrada en vigor oficial de la misma se mantiene en el próximo 1 de febrero. Durante este período transitorio se seguirán pudiendo utilizar las transferencias y recibos domiciliados que no estén adaptados a los formatos SEPA, los cuales, en principio, deberían haber desaparecido el mes próximo.

Desde la Comisión Europea se ha observado que existen retrasos en la migración hacia los nuevos formatos de transferencias y adeudos directos exigidos por SEPA, que no todas las entidades bancarias involucradas “han hecho los deberes a tiempo” y para minimizar riesgos con los pagos que afectan a consumidores y empresas, decide prorrogar el plazo de adaptación, de tal modo que durante estos seis meses suplementarios no se sancionará a las entidades que no estén adaptadas. No obstante el Banco Central Europeo (BCE), que ha dicho “tomar nota” de la decisión de la Comisión, insta a los participantes del mercado a mantener la fecha inicial para la migración. Se ve que en el seno de las instituciones de la Unión Europea también existen discrepancias sobre el enfoque de este tema. En opinión del BCE, “se han realizado esfuerzos grandes y fructíferos para llevar a cabo la migración”, por lo que cree que “la gran mayoría de los agentes completará la migración en el plazo establecido”.

Por mi experiencia personal en los últimos meses con este tema, al que vengo dedicando un seguimiento especial, te diré que veo todavía mucha falta de información y de adaptación a SEPA tanto en empresas, hasta cierto punto entendible y justificable, como en las propias entidades financieras, lo que me preocupa más, puesto que considero que son precisamente éstas las que deben “pilotar” la adaptación e informar y asesorar a sus clientes. Por tanto, me parece necesaria la ampliación de plazo propuesta desde el Ejecutivo comunitario.

A menos de veinte días de la fecha oficial de migración prevista, la prórroga anunciada debe ser rápidamente aprobada por el Parlamento Europeo y por los Gobiernos nacionales. No obstante, la Comisión ya ha anunciado que, si no hay acuerdo antes, se aplicará con carácter retroactivo desde el 1 de febrero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *