Mario Cantalapiedra – Economista

Facilitar el acceso de los potenciales clientes a los servicios bancarios básicos, mejorar la transparencia y comparabilidad de las comisiones aplicadas a las cuentas de pago, así como mejorar su propio traslado, son los tres objetivos que persigue el Real Decreto-ley 19/2017, con entada en vigor el pasado 25 de noviembre. Esta normativa supone incorporar a la legislación española una Directiva europea de 2014 sobre estas materias, y viene a regular el derecho universal de acceso a un nuevo producto financiero denominado “cuenta de pago básica”, que habrá de incluir los siguientes servicios:

  • Apertura, utilización y cierre de cuenta.
  • Depósito de fondos.
  • Retirada de efectivo en las oficinas de la entidad o en los cajeros automáticos en la Unión Europea.
  • Domiciliación de adeudos directos.
  • Pago mediante tarjetas de débito o prepago.
  • Transferencias.

Es importante señalar que, aunque las comisiones que puedan repercutir las entidades de crédito por los servicios anteriores serán las que pacten libremente con sus clientes, el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad establecerá los importes máximos de las mismas.

Los casos en los que las entidades de crédito podrán denegar el acceso a estas nuevas cuentas de pago básicas aparecen tasados en el mencionado Real Decreto-ley, a saber: cuando el potencial cliente no aporte la información requerida en función del nivel de riesgo de blanqueo de capitales o de financiación del terrorismo; cuando la apertura de la cuenta sea contraria a los intereses de la seguridad nacional o de orden público, o cuando el potencial cliente ya sea titular de otra cuenta que le permita realizar los mismos servicios.

Con respecto al traslado de cuentas de pago (ya sean básicas o no), todos los proveedores de servicios de pago (no solo entidades de crédito) habrá de efectuarlo de forma eficaz y ágil, colaborando activamente e intercambiando toda la información que resulte necesaria, entre sí y con el propio cliente. Para el traslado de las cuentas será necesaria la solicitud expresa de todos sus titulares.

Por último, en cuanto a las comisiones y también aplicable a todas las cuentas de pago, se establece que los proveedores de servicios de pago proporcionen gratuitamente, al cliente o potencial, un documento informativo de las comisiones aplicables con suficiente antelación respecto a la fecha de celebración del contrato. Asimismo, deberán proporcionar cada año a los clientes un documento que informe de todas las comisiones en las que hayan incurrido para los servicios asociados a cuentas de pago. Se habilita al Banco de España para que establezca los requisitos que deberán cumplir ambos documentos.