Riesgos que se ciernen sobre el crecimiento económico español

Mario Cantalapiedra – Economista

Se acaban de publicar las nuevas proyecciones macroeconómicas de la economía española para el período 2016-2018 realizadas por la Dirección General de Economía y Estadística (DGEE) del Banco de España (BdE), con las que sus expertos contribuyen al ejercicio conjunto de previsión del Eurosistema. Si importantes son las proyecciones, que por primera vez aportan datos sobre 2018, no lo son menos los análisis que las acompañan, sobre los que me gustaría referirme.

En primer lugar, desde el BdE se espera que la actual fase expansiva de la economía española se prolongue hasta 2018, aunque a un ritmo cada vez menor. De este modo, se prevé que el PIB crezca este año un 2,7 por ciento, pero aumente a menor ritmo en 2017 y 2018 (a un 2,3 y 2,1 por ciento, respectivamente). La expansión del PIB seguirá apoyándose fundamentalmente en la demanda nacional con crecimiento del consumo de los hogares y de la inversión empresarial.

En cuanto a la evolución de precios, el organismo supervisor piensa que en 2016 será negativa, pero tanto en 2017 como en 2018 volveremos al terreno positivo, debido a la recuperación proyectada para el precio del crudo y a un repunte, modesto en la opinión del BdE, de la inflación subyacente, es decir, de aquella que no tiene en cuenta en su cálculo la variación de precios de productos energéticos y alimentos sin elaborar.

En lo que se refiere a la tasa de paro, el BdE es moderadamente optimista y cree que se seguirá creando empleo en los próximos años, de tal modo que al final de 2018 la tasa se sitúe en el 17,3 por ciento de la población activa.

Pero fundamentalmente me interesa destacar aquí los riesgos que pueden afectar al crecimiento económico español, y que observan los expertos de la DGEE en los dos ámbitos siguientes:

A nivel internacional

  • Incertidumbres acerca de la evolución de la economía global, especialmente de algunas economías emergentes.
  • Hipotética intensificación de las tensiones geopolíticas en ciertas áreas.
  • Resultado final del referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la UE.

A nivel nacional

  • Prolongación del período sin Gobierno en España puede llevar a que los agentes económicos pospongan en el corto plazo decisiones de gasto.
  • En el ámbito fiscal, esta incertidumbre política afecta tanto a la pauta temporal del proceso de consolidación fiscal como a su composición y, por tanto, al efecto final del mismo sobre la actividad económica.

C_Trim_04

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *