Sobre la desaparición del libro de visitas

Mario Cantalapiedra – Economista

Hasta la fecha las empresas estaban obligadas a tener, en cada centro de trabajo, un libro de visitas para anotar las diligencias practicadas por los inspectores de Trabajo y Seguridad Social durante sus visitas a los centros de trabajo, o ante comparecencias de las propias empresas en dependencias públicas. Con la entrada en vigor de la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, se suprimió la obligación de tener dicho libro de visitas en papel, sustituyéndolo por uno en formato electrónico. Asimismo, el Consejo de Ministros español decidió el 10 de julio de 2015 suprimir también la obligatoriedad del libro de visitas electrónico para 2017.

Pues bien, ayer se publicó en el Boletín Oficial del Estado (con entrada en vigor hoy), la Orden ESS/1452/2016, de 10 de junio, por la que se regula el modelo de diligencia de actuación de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social que funcionará a partir de ahora, el cual básicamente consiste en trasladar a los inspectores la obligación de extender las diligencias en un modelo previsto en la Orden, sin que la empresa tenga que adquirir ningún tipo de libro.

Con carácter general, en cada diligencia deberán constar los siguientes datos:

  • Lugar y fecha de expedición, determinando si la diligencia se practica con ocasión de visita o comprobación por comparecencia.
  • Datos de identificación del funcionario actuante.
  • Datos de identificación de la empresa y del centro de trabajo en el que se realiza la actuación inspectora. Siempre que sea posible deberán figurar los siguientes: nombre o razón social, NIF, actividad, dirección de correo electrónico y domicilio del centro de trabajo.
  • Datos de identificación de la persona que atiende al funcionario actuante y el carácter o representación con que interviene (administrador, apoderado, etcétera).
  • Circunstancias de la colaboración de los representantes de los trabajadores en el desarrollo de las actuaciones, si esta se produce.
  • Materias o aspectos examinados y demás circunstancias concurrentes.

Los inspectores entregarán o remitirán copia de la diligencia, que podrá extenderse utilizando medios electrónicos, a la empresa, la cual deberá conservarla a disposición de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social durante cinco años desde la fecha de expedición. En este sentido y aunque haya desaparecido la obligación de tener libro de visitas, si este tiene anotadas diligencias, la empresa deberá conservarlo durante cinco años desde la fecha en que haya sido realizada la última.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *