Ventajas e inconvenientes del arrendamiento financiero

Mario Cantalapiedra – Economista

El arrendamiento o leasing financiero es una fórmula de financiación a largo plazo mediante la cual una entidad de crédito adquiere un bien mueble o inmueble elegido por una empresa, y cede su uso a ésta a cambio del cobro de unas cuotas periódicas que incluyen los intereses por la financiación, la amortización del importe nominal y el impuesto indirecto que corresponda.

Según la normativa que regula el arrendamiento financiero “los bienes objeto de cesión habrán de quedar afectados por el usuario únicamente a explotaciones agrícolas, pesqueras, industriales, comerciales, artesanales, de servicios o profesionales”. Es decir, los bienes financiados no pueden destinarse a usos particulares. Entre las ventajas de la operación de arrendamiento financiero encontramos las siguientes:

1. Financia hasta el cien por cien de la inversión.

2. Tiene las ventajas del contrato de alquiler pero añadiendo la opción de compra. Además si no tiene prevista una cláusula contractual de indexación de cuotas, se elimina el efecto inflacionario sobre éstas.

3. Permite flexibilizar las cuotas adaptándolas a las necesidades de la empresa.

4. Tiene un tratamiento fiscal beneficioso, sobre todo en lo que a amortización fiscal acelerada del bien se refiere como vimos en el post anterior.

5. Al poder decidir sobre la opción de compra una vez que el contrato finaliza, se elimina parte del riesgo de obsolescencia tecnológica del bien.

Por su parte, los principales inconvenientes del arrendamiento financiero son:

1. La empresa no adquiere la propiedad del bien hasta que ejercita la opción de compra. Normalmente la empresa ejecutará dicha opción, ya que suele ser de escaso importe, por lo general una cuota más del arrendamiento financiero. No obstante, hasta que no se ejerce la opción de compra el bien sigue perteneciendo a la entidad financiera arrendadora.

2. No es una fórmula de financiación que se encuentre disponible para todos los bienes productivos que pueda necesitar una empresa.

3. El contrato de arrendamiento financiero es irrevocable, salvo que exista un pacto en contrario con la entidad de crédito, que de existir suele aparejar un coste elevado de cancelación anticipada.

4. Complejidad contable de la operación, puesto que tiene reflejo en el activo y pasivo del balance, frente a otras alternativas como el alquiler, el cual se contabiliza de un modo más sencillo, imputándose como gasto directamente en la cuenta de pérdidas y ganancias de la empresa. A efectos contables, recordaros que un contrato de arrendamiento se califica como arrendamiento financiero cuando de las condiciones económicas del mismo se deduzca que se transfieren sustancialmente todos los riesgos y beneficios inherentes a la propiedad del activo. En un contrato de arrendamiento con opción de compra, se presumirá que se transfieren estos riesgos y beneficios cuando no existan dudas razonables de que se va a ejercitar dicha opción (algo que ocurre cuando el valor neto contable al final del contrato es superior al valor de la opción de compra, o el valor de esta opción es insignificante o simbólico en relación al importe total del contrato de arrendamiento).

Un pensamiento en “Ventajas e inconvenientes del arrendamiento financiero”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *