Archivo de la etiqueta: chiringuitos financieros

Decálogo de la CNMV para evitar caer en las redes de un chiringuito financiero

Mario Cantalapiedra – Economista

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) sigue empeñada en su lucha contra los llamados chiringuitos financieros, es decir, contra aquellas entidades que ofrecen y prestan servicios de inversión sin estar autorizadas para ello, y que suelen tratar de apropiarse del dinero de sus clientes haciéndoles creer que lo colocan en inversiones de alta rentabilidad. Esta misma semana el organismo supervisor ha publicado una nota de prensa con 10 consejos para evitar los chiringuitos financieros, los cuales por su interés y utilidad te resumo a continuación:

 

  1. Verifica que la entidad inversora está autorizada por la CNMV y que no ha sido objeto de advertencia por parte de este supervisor oficial o por otros.
  2. Recuerda que los chiringuitos son peligros e intentan engañar, por lo que tu actitud ante una propuesta de inversión recibida ha de ser activa. Pregunta sobre las características del servicio y de la inversión y obtén información por escrito.
  3. Desconfía de alarmas y técnicas que frecuentemente utilizan estas empresas, como, por ejemplo, las llamadas o correos inesperados, la urgencia en la inversión, los esquemas piramidales en los que te solicitan que captes otros clientes o la presión psicológica que ejercen para que adoptes una decisión de inversión inmediata. Inclusive la CNMV recuerda que se ha de desconfiar de aquellas empresas que la mencionen o utilicen su logo en sus practicas de comercialización, ya que ella nunca invita a realizar una inversión.
  4. Extrema el cuidado con internet y con las redes sociales. No hay que dejarse engañar ni por la sofisticación que muestran algunas páginas web ni por la aparente afinidad de determinados contactos en redes sociales.
  5. Desconfía de las inversiones que te prometen alta rentabilidad sin riesgo y de los productos complejos. Recuerda lo que ya debería ser un clásico en materia de inversión: “No inviertas en lo que no comprendes”.
  6. Presta atención a comisiones y gastos.
  7. Asegúrate de que los productos de inversion ofrecidos realmente existen y contrasta la información sobre la cotización de los valores que te quieran vender.
  8. Desconfía si no te piden información, ya que cualquier intermediario financiero autorizado ha de asegurarse que sus recomendaciones son las más adecuadas en base a tu perfil, para lo cual te preguntará sobre conocimientos y experiencia previos, situación financiera u objetivos de inversión.
  9. Si no logras recuperar el dinero invertido, no continues realizando aportaciones y presenta una denuncia.
  10. Pon en conocimiento de la CNMV cualquier incidente sospechoso de fraude y denuncia lo ocurrido en la Policía o el Juzgado correspondiente.

Cinco canales de contacto que utilizan los chiringuitos financieros

Mario Cantalapiedra – Economista

Los canales de contacto que utilizan los chiringuitos financieros para acceder a sus potenciales clientes, en principio, no son diferentes a los que pueda utilizar cualquier entidad autorizada para prestar servicios de inversión. Las diferencias suelen aparecer en la manera en que utilizan dichos canales, el tipo de mensajes que transmiten y la actitud general que presentan para el logro de sus objetivos. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) recuerda cuáles son estos canales y cómo son utilizados por los chiringuitos financieros:

1. Llamadas telefónicas

Es uno de los métodos preferidos por los chiringuitos mediante el que pueden ejercer ciertas técnicas de presión psicológica sobre sus posibles clientes. Las llamadas son inesperadas y no responden a una solicitud previa de información. Esta técnica de contacto también es utilizada por entidades autorizadas, pero con dos diferencias fundamentales: obtienen legalmente los datos telefónicos de los clientes (algo que no suelen hacer los chiringuitos), y aceptan sus respuestas negativas a las ofertas planteadas (los chiringuitos no se conforman e insisten).

2. Correo

Los chiringuitos financieros cuidan mucho sus cartas y materiales publicitarios, muy “trabajados” desde el punto de vista del marketing. Utilizan lujosos folletos en los que presentan inversiones sofisticadas y muy prometedoras, solicitando a los posibles clientes que contacten con ellos mediante el relleno de un cupón, llamándoles por teléfono o visitando sus webs.

3. Correo electrónico

El envío indiscriminado por correo electrónico de ofertas comerciales no solicitadas, fenómeno conocido como spam, es muy utilizado por los chiringuitos. Es frecuente que la lista de destinatarios de estos correos sea obtenida de forma ilícita, vulnerando la normativa sobre protección de datos personales. Normalmente una empresa “seria” no utiliza técnicas de spam para llegar a su público objetivo, puesto que son prácticas que invaden la privacidad del consumidor. En este sentido, la normativa vigente establece que las comunicaciones comerciales deben identificarse como tales y prohíbe su envío por correo electrónico salvo que hubieran sido previamente solicitadas o expresamente autorizadas por el destinatario.

4. Anuncios

Estas empresas también suelen recurrir a la publicidad en periódicos, revistas o televisión para ofrecer sus inversiones de alta rentabilidad y poco riesgo.

5. Referencias personales

Quizás este sea el canal de contacto más efectivo para los chiringuitos, que se aprovechan de que las personas solemos tomar decisiones de inversión en base a las recomendaciones que recibimos de nuestros conocidos o familiares. En base a ello, llegan a pagar grandes beneficios a sus primeros clientes, los cuales confían en su gestión y lo divulgan entre sus círculos cercanos, lo que les proporciona nuevos clientes. Los primeros inversores al principio obtendrán rendimiento, después todo serán pérdidas, de tal modo que cuando la entidad haya conseguido la suficiente masa crítica no responderá a las solicitudes de reintegro del capital y desaparecerá con todo el dinero aportado, realizando una estafa piramidal en toda regla.

 

 

 

 

 

Seis técnicas de persuasión utilizadas por los chiringuitos financieros

Mario Cantalapiedra – Economista

La coyuntura actual en la que los bancos están ofreciendo a los ahorradores tipos muy bajos de interés por su dinero, puede ser propicia para que algún inversor mal informado caiga en las redes de los llamados chiringuitos financieros (no confundir con los playeros, en cuyas redes más de uno querría estar atrapado a estas alturas del año). No, me refiero a empresas que ofrecen y prestan servicios de inversión sin estar autorizadas para ello, utilizando malas prácticas y que básicamente lo que persiguen es estafar el dinero a sus clientes. Como advierte la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), las técnicas de persuasión de estas empresas son cada vez más sofisticadas, no obstante, las seis siguientes las suelen utilizar con asiduidad:

1. Predicciones acertadas

Consiste en realizar un número elevado de llamadas a posibles clientes, en las que la entidad se presenta y, sin solicitar dinero, afirma estar segura de la subida (a una mitad de las llamadas) o bajada (a la otra mitad) de un determinado valor bursátil. En los días siguientes se repite el procedimiento pero solo con el grupo a quien se realizó la predicción acertada y así sucesivamente. Al cabo de unos días, quedarán unos cuantos clientes convencidos de su poder de predicción en los mercados financieros, dispuestos a entregarles sus ahorros.

2. Apariencia de respetabilidad y éxito

Los responsables de los chiringuitos financieros suelen vestir con elegancia y alquilar oficinas de lujo. Saben que parecer respetables y expertos en los mercados es clave para conseguir clientes.

3. Explicaciones incomprensibles y uso de tecnicismos

Los responsables de estas empresas hablan de mercados lejanos y exóticos con seguridad y dominio de tecnicismos que les hacen parecer expertos. El objetivo es que el cliente no entienda nada y opte por confiar su dinero en ellos.

4. Ofrecimiento de grandes beneficios con pocos riesgos

Los chiringuitos financieros prometen rentabilidades muy superiores a las que pueden obtenerse de una inversión convencional, con un riesgo mínimo en comparación a las ganancias que se pueden lograr. Como recuerda la CNMV, y es algo que no me canso de repetir, rentabilidad y riesgo van siempre unidos (la posibilidad de obtener rendimientos más altos implica tener que asumir más riesgo).

5. Insistencia para que se adopte una decisión inmediata

Los chiringuitos financieros buscan la respuesta rápida de los posibles clientes, intentan convencerles de que son oportunidades únicas, ya que saben que, si los ahorradores meditan las operaciones que les plantean o piden asesoramiento profesional, probablemente rechacen las ofertas.

6. Presión psicológica

La conversación al principio, ya sea por teléfono o mediante cualquier otra vía que utilice el personal del chiringuito financiero, suele comenzar de forma cordial, pero si el posible cliente muestra resistencia es habitual que los argumentos y modos sean cada vez más agresivos. Según la CNMV, esta es una diferencia fundamental con las entidades autorizadas, cuyos comerciales siempre respetan el derecho del posible cliente a no estar interesado en la operación que se les plantea.

Por tanto, lo mejor que puedes hacer cuando tengas dudas sobre una oferta de inversión que recibas de una entidad desconocida, es contactar con la CNMV para asegurarte de que está autorizada, registrada y supervisada.