Archivo de la etiqueta: comisiones bancarias

Información que las entidades de crédito han de presentar sobre las comisiones

Mario Cantalapiedra – Economista

Las comisiones bancarias son los importes que las entidades de crédito cobran en compensación por los servicios que prestan, solicitados en firme o aceptados expresamente por sus clientes. Antiguamente las entidades tenían la obligación de registrar las comisiones máximas que iban a cobrar en el Banco de España, pero ese requisito desapareció y ahora basta con que informen de las comisiones habitualmente aplicadas a los servicios bancarios prestados con mayor frecuencia. A estos efectos, conviene que sepas lo siguiente:

La información sobre comisiones que presente la entidad de crédito, en un formato unificado establecido por el Banco de España, debe incluir, de manera sencilla y de tal modo que se facilite la comparación con otras entidades, los conceptos que las devengan, la periodicidad con que se aplican y el importe de las mismas de manera desagregada por periodo en que se apliquen. Estos datos deben estar a disposición de los clientes en todos los establecimientos comerciales de la entidad, en sus páginas de Internet y en la web del Banco de España, siempre de forma gratuita y deben actualizarse con carácter trimestral.

Asimismo la regulación legal dispone que si el servicio bancario se presta a través de un medio de comunicación a distancia o de un cajero automático, la entidad debe indicar mediante un mensaje claro, perfectamente perceptible y gratuito, la comisión aplicable por cualquier concepto y los gastos a repercutir. Además una vez que se ha recibido la información, el cliente debe tener la posibilidad de renunciar a realizar la operación si así lo desea, también de modo gratuito. En el caso de que el servicio bancario se preste a través de un cajero automático o de un dispositivo similar y la entidad emisora del medio de pago, por ejemplo, una tarjeta de crédito, sea diferente de la titular del cajero, se puede sustituir la información anterior por el valor máximo de la comisión y demás gastos adicionales que puede conllevar la operación. El cajero automático deberá informar que el importe finalmente cargado en cuenta puede ser inferior, dependiendo de las condiciones que se tengan acordadas con la entidad emisora de la tarjeta. En cualquier caso, deberá aparecer en lugar visible un teléfono para que puedan solucionarse las incidencias.

La regulación legal de la información sobre comisiones bancarias la puedes encontrar en la Orden EHA/2899/2011, así como en la Circular 5/2012 del Banco de España que la desarrolla.

Desaparece la obligación de registrar las tarifas máximas por comisiones bancarias

Mario Cantalapiedra – Economista

El pasado 29 de abril entró en vigor parte de la Orden EHA/2899/2011, de 28 de octubre, de transparencia y protección del cliente de servicios bancarios (BOE de 29 de octubre), por la que desaparece una obligación histórica que, en materia de comisiones, tenían las entidades de crédito que operan en España. En concreto, hasta la fecha, venían obligadas a elaborar un folleto de tarifas de comisiones cobradas por los servicios que prestan, el cual era registrado en el Banco de España y podía ser consultado libremente a través de su web por cualquier interesado, que podía comparar los costes repercutidos por cada entidad.

En este folleto de tarifas lo que se comunicaban eran las cantidades máximas por comisiones a cobrar, las cuales no podían ser sobrepasadas por las entidades bancarias, a excepción de aquellos casos donde las comisiones se registraban de un modo orientativo al depender su importe real de las características finales de la operación contratada, como, por ejemplo, las correspondientes a garantías crediticias tipo aval o las que las entidades financieras repercuten por el factoring en su modalidad sin recurso. En opinión del Banco de España “puede” que las entidades financieras de forma libre mantengan el registro de dichos folletos, pero en este caso ya no tendrán la obligación de darles un carácter de máximas y podrán registrarlas a efectos meramente informativos.

La nueva Orden referida al principio del post, únicamente establece la obligación de que las entidades de crédito pongan a disposición de sus clientes no empresariales, es decir, consumidores, los tipos de interés y comisiones que habitualmente apliquen a los servicios que presten con una mayor frecuencia. Por tanto, a partir de ahora no existirá ninguna limitación al importe que pueda cobrar un banco en concepto de comisión, salvo que de forma particular y expresa se introduzca por alguna disposición legal. No sé a ti, pero a mi me parece que los clientes de las entidades de crédito con esta nueva norma perdemos parte de nuestros derechos ante ellas y más en el contexto en el que nos estamos moviendo en la actualidad. No parece muy lógico que se establezca una legislación por la que se limitan las operaciones en efectivo, lo que al final llevará a que se “trabaje” más con los bancos, no nos engañemos y, por otro lado, se elimine la exigencia de comunicar unos precios máximos para las comisiones bancarias.