Archivo de la etiqueta: comité de riesgos

Acordarse de Santa Bárbara cuando truena

Mario Cantalapiedra – Economista

El refranero español es muy rico para describir todo tipo de situaciones que se dan en la vida cotidiana. Entre nuestros refranes más conocidos destaca el que señala que “solo nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena”, el cual entre sus diferentes acepciones viene a expresar la manía de dejar todo para última hora. Es algo que por desgracia se puede aplicar a la gestión del riesgo de crédito comercial en muchas empresas, de la que solamente se preocupan cuando el ciclo económico cambia y la morosidad aprieta sus cuentas de resultados, es decir, a última hora.

En este sentido y según los datos aportados por el Duodécimo Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito en España de Crédito y Caución e Iberinform, las empresas españolas están desmontando las estructuras de gestión del riesgo de crédito comercial, conocidas de forma genérica como “comités de riesgos”, que se establecieron durante los momentos más difíciles de la crisis económica, pero que cuando la situación ha mejorado se han dejado de lado. Como puedes ver en el gráfico se ha producido una caída desde 2016 en el porcentaje de empresas que declaran contar con este tipo de estructuras, la cual se ha acelerado a partir de 2017. Si en 2015, el 42 por ciento de las empresas contaban con comités de riesgos, en 2019 solamente el 22 por ciento de las compañías confiesan tenerlos.

Imagen1Lo cierto es que en el seno de estos comités se produce el diálogo entre distintas áreas de la empresa, principalmente de los ámbitos comercial y financiero, antes de tomar la decisión de conceder crédito a un cliente. Este diálogo, este análisis, parece del todo necesario para una correcta gestión de la venta de bienes y servicios y de su cobro posterior, y algo obligado en todo momento, no solo cuando vienen mal dadas. Precisamente es en época de bonanza cuando los responsables al frente de las compañías tienen que potenciar los comités de riesgo, de tal modo que cuando aparezcan en el horizonte etapas de desaceleración como la actual, en las que la morosidad pueda representar un problema, estén preparadas. La idea principal que subyace detrás es la de entender la gestión del riesgo de crédito comercial como algo cultural en las empresas, también en las pequeñas y medianas, y no solo como algo a lo que recurrir cuando la morosidad se dispara.

El error de relajar la gestión del riesgo de crédito

Mario Cantalapiedra – Economista

Con la crisis y el aumento de las cifras de impagados que trajo consigo, muchas empresas decidieron actuar y ponerse serias con la gestión del riesgo de crédito, tomando distintas medidas, entre ellas, el establecimiento de comités de riesgo, es decir, de estructuras formales de diálogo entre distintas áreas de la empresa relacionadas con la decisión de conceder crédito a un cliente, fundamentalmente de los ámbitos comercial y financiero. Pues bien, según los datos aportados por el Undécimo Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito en España, estas estructuras, que en los momentos más duros de la crisis (2012) estaban presentes hasta en el 58 por ciento de las empresas, hoy solo son mantenidas por el 23 por ciento de ellas. Se montan con la crisis y se desmontan cuando la tormenta amaina y la morosidad ya no preocupa tanto, lo que a mi modo de ver es un error, porque si algo nos ha debido enseñar la crisis es que la economía es cíclica y los malos tiempos siempre son más fáciles de afrontar si se cuenta con las estructuras adecuadas. Está claro que aunar las posturas entre comerciales (que tienen la premisa de que cuanto más se venda mejor) y financieros (con el axioma de que la venta no se termina hasta que se cobra) no es sencillo, por eso precisamente deben dialogar más y si es mediante estructuras formales, mejor.

com

Prueba de esta relajación en cuanto al análisis del riesgo de crédito comercial se refiere, también lo representa el dato de que hasta un 38 por ciento de las empresas españolas no utilizan criterios de solvencia (informes comerciales, ratings de morosidad, ficheros con información sobre morosos, herramientas de inteligencia de negocio, etcétera) a la hora de seleccionar sus clientes. En este sentido, se comprueba un descenso en los últimos años del porcentaje de empresas que declaran utilizarlos. De las que no los utilizan, solamente el 25 por ciento planifican usarlas, el 13 por ciento restante se ve que no las deben necesitar…

s

La inaccesibilidad del Comité de riesgos bancario

Mario Cantalapiedra – Economista

Hablando el otro día con un amigo empresario me comentó lo molesto que estaba con su banco, con el que viene trabajando desde hace unos cuantos años, porque le había denegado la concesión de una cuenta de crédito. Más que el hecho en sí de la no concesión del producto de financiación, le había molestado la falta de explicaciones por parte del banco. El director de su oficina, con el que hasta la fecha mantiene una buena relación, le había comentado que la decisión venía de arriba, del Comité de riesgos y que poco podía hacer él salvo comunicársela. En este contexto y al solicitar mi amigo hablar directamente con los responsables de dicho Comité, se encontró con que la política de la entidad prohíbe este extremo: “los miembros del Comité de riesgos del banco no hablan con los clientes”.

Dentro de una entidad financiera, te recuerdo que el Comité de riesgos es el órgano colectivo responsable de decidir sobre la concesión de un préstamo o un crédito a un cliente, es decir, es quien se encarga de que la entidad tome un riesgo. Y en una situación como la que acabo de comentar puede que haya ocurrido algo de lo siguiente:

En primer lugar, puede que la operación se haya parado en la propia oficina por no considerarse viable y al director de la misma le cueste decírselo al empresario con el que lleva colaborando desde hace tiempo. En este caso, la excusa de la inaccesibilidad del Comité de riesgos aparece como su tabla de salvamento.

También puede ocurrir que la política de la entidad financiera sea la de que le lleguen masivamente a su Comité de riesgos las propuestas sobre préstamos y créditos, tanto las buenas como las que se consideren no adecuadas, para que sea allí donde se realice el tamiz, aunque sea a consta de que sus directores de oficina tengan que dar la cara posteriormente ante los clientes.

Por último, la tercera posibilidad que se me ocurre, es que los miembros del Comité de riesgos del banco no sean personas, como podríamos pensar, sino máquinas que han sido diseñadas para evaluar riesgos de forma autónoma y, por tanto, no sea nada fácil hablar con ellas sobre los motivos concretos que los llevan a rechazar una operación, aunque esta última posibilidad parece demasiado descabellada ¿o no?

Solicitar guía antimorosidad