Archivo de la etiqueta: cuentas anuales

Información sobre período medio de pago a proveedores para ejercicios que se inicien a partir del 1 de enero de 2015

Mario Cantalapiedra – Economista

Con la publicación de la Resolución de 29 de enero de 2016, del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC), sobre la información a incorporar en la memoria de las cuentas anuales en relación con el período medio de pago a proveedores en operaciones comerciales, se aclara y sistematiza la información que las sociedades mercantiles deben incluir a este respecto, con efectos para los ejercicios que se inicien a partir del 1 de enero de 2015. Luego, en la memoria correspondiente al ejercicio que la mayoría de las empresas acaban de cerrar, ya se deberá reflejar esta información.

En este sentido, las sociedades que elaboren el modelo normal de memoria deberán informar sobre los siguientes aspectos:

  • Período medio de pago a proveedores.
  • Ratio de las operaciones pagadas.
  • Ratio de las operaciones pendientes de pago.
  • Total pagos realizados.
  • Total pagos pendientes.

Estas compañías deberán calcular su período medio de pago a proveedores a partir de la siguiente fórmula:

Período medio de pago a proveedores = (Ratio operaciones pagadas x importe total pagos realizados) + (Ratio operaciones pendientes de pago x importe total pagos pendientes) / (Importe total pagos realizados + importe total pagos pendientes)

Siendo:

Ratio de operaciones pagadas = ∑ (número de días de pago x importe de la operación pagada) / Importe total de pagos realizados

Se entiende por número de días de pago, los días naturales que hayan transcurrido desde la fecha en que se inicie el cómputo de plazo (fecha de recepción de las mercancías o prestación de los servicios, o, a falta de información fiable sobre ésta, fecha de recepción de la factura), hasta el pago material de la operación.

Ratio de operaciones pendientes de pago = ∑ (número de días pendientes de pago x importe de la operación pendiente de pago) / Importe total de pagos pendientes

Se entiende por número de días pendientes de pago, los días naturales que hayan transcurrido desde la fecha en que se inicie el cómputo del plazo (fecha de recepción de las mercancías o prestación de los servicios, o, a falta de información fiable sobre ésta, fecha de recepción de la factura) hasta el último día del período al que se refieren las cuentas anuales.

Sin embargo, la exigencia de información para las empresas que elaboren el modelo abreviado de memoria, o que opten por la aplicación del Plan General de Contabilidad de Pequeñas y Medianas Empresas, es decir, para la gran mayoría de las sociedades mercantiles españolas, se simplifica bastante. Únicamente tendrán que informar de su período medio de pago a proveedores, que se calculará del siguiente modo:

Período medio de pago a proveedores = (Saldo medio acreedores comerciales / Compras netas y gastos por servicios exteriores) x 365

La información, más completa o más simplificada, según el caso, deberá suministrarse en forma de cuadro con los datos correspondientes al ejercicio actual y al anterior, salvo en el primer año de aplicación (2015) que se considera inicial.

La mejora de los datos macro todavía no llega al taller de Juan

Mario Cantalapiedra – Economista

Termina el año y, como ya es tradicional, aprovecho para repasar contigo algunos de los contenidos tratados en el blog durante los últimos 12 meses. En este período, me he referido a cuestiones tradicionales relacionadas con las cuentas anuales o las provisiones contables, y a temas más novedosos como la inteligencia de negocio o el fenómeno fintech. Por supuesto, también he hablado de morosidad. Las seis entradas siguientes son ejemplos de estos temas:

  • Las cuentas anuales que han de presentar las empresas en el Registro Mercantil deben ser formuladas atendiendo a una serie de requisitos, los cuales fueron repasados al comienzo de año.
  • La necesidad de aplicar soluciones innovadoras parece alcanzar también al mundo de la gestión del riesgo de crédito comercial. Compartir información entre las distintas áreas de la empresa para lograr una mejor gestión de los clientes, resulta más sencillo si se utilizan las nuevas herramientas de inteligencia de negocio, a las que me referí en marzo.
  • España se ha sumado este año a los países que regulan la financiación participativa a través de plataformas de Internet o crowdfunding, aunque eso sí, únicamente en la modalidad de inversión en la que se percibe un rendimiento dinerario por los fondos aportados.
  • Precisamente el crowdfunding se une a otros negocios financieros de reciente aparición, basados en la utilización de las nuevas tecnologías, para configurar el fenómeno fintech. A mitad de año me preguntaba cómo podría reaccionar la banca tradicional ante estos nuevos competidores.
  • Puesto que las provisiones contables son elementos que pueden distorsionar el resultado de una empresa, es importante que al analizar una compañía externamente, se traten de conocer los criterios seguidos al dotarlas.
  • Y, cómo te decía, en el blog también he hablado de morosidad. En este sentido, las noticias no son buenas y los plazos de pago entre empresas siguen estando muy alejados de los 60 días que marca la legislación vigente. Pasan los años y en este ámbito no hay mejora.

Te preguntarás a qué hace referencia el título de este post. Pues bueno, resume un poco mi sensación con respecto la situación económica al finalizar el año. Los datos macros han mejorado, eso es innegable, pero todavía cuesta que esa mejora llegue a nuestras pymes (al taller de Juan). Precisamente este titular ha sido elegido como uno de los ganadores del concurso #TitularTwecos, organizado en Twitter por @creditoycaucion, y para el que inicialmente fue pensado. Por lo que se ve, alguno más por ahí comparte mi visión actual.

twitter

Solo me queda desearte felices fiestas y lo mejor para 2016.

 

Un quinquenio perdido en la mejora de los plazos de pago en España

Mario Cantalapiedra – Economista

Esta semana se ha presentado una nueva edición del “Estudio sobre la Evolución de los Plazos de Pago en España”, elaborado por las compañías Iberinform y Crédito y Caución en el marco del Observatorio de Riesgo de Crédito del IE Business School. El Estudio está basado en los datos de 79.936 empresas privadas españolas con cuentas anuales depositadas en el Registro Mercantil en 2014. Por un lado, se ha recurrido a los datos de balances presentados en formatos normal y mixto (en el cual se presentan los modelos de balance y memoria normal y de cuenta de pérdidas y ganancias abreviada), que contienen la información necesaria para el cálculo de los plazos de pago. Por otro lado, se han tenido en cuenta los modelos abreviado y pymes, estimando, a través de cálculos validados por el Observatorio, valores medios imprescindibles para obtener los plazos de pago. Como novedad hay que señalar que, para la toma de datos, se ha utilizado la herramienta de inteligencia de negocio Insight View de Iberinform.

La mala noticia es la confirmación, una vez más, de que los plazos de pago entre empresas en España siguen muy alejados de los 60 días que marca la legislación contra la morosidad vigente. De este modo, el plazo medio es de 94 días, inclusive más elevado del que existía en el año de 2010, en el que se hizo una importante reforma de la legislación contra la morosidad a través de la Ley 15/2010, de 5 de julio, que, por lo que se ve, no ha tenido mucho éxito.

Si se analizan los datos por tamaño, las grandes empresas siguen siendo las que más tarde pagan, con 114 días de media. Como bien comentó Marta Nodal, de Crédito y Caución, en la presentación de los datos: “las grandes empresas, que tienen la capacidad de bajar plazos, no tienen la voluntad de hacerlo, mientras que las pequeñas, que sí tienen la voluntad, no tienen la capacidad”.

Plazos medios de pago por tamaño de empresa (Datos en días)

Plazos

Fuente: Observatorio de Riesgo de Crédito del IE Business School.

12 requisitos a la hora de formular las cuentas anuales

Mario Cantalapiedra – Economista

Las cuentas anuales deben ser formuladas atendiendo a una serie de requisitos que tienen en cuenta aspectos tales como periodicidad, plazo de formulación, estructura, expresión monetaria, etcétera. A partir de lo establecido en la tercera parte del Plan General de Contabilidad pueden distinguirse los 12 requisitos siguientes:

  1. Las cuentas anuales han de ser elaboradas con una periodicidad de doce meses, salvo en los casos de constitución, modificación de la fecha de cierre del ejercicio social o disolución.
  2. Deben ser formuladas por el empresario o los administradores, quienes responden de su veracidad, en el plazo máximo de tres meses desde el cierre del ejercicio. A estos efectos, deben expresar la fecha en la que se formulan y firmarse por el empresario, por todos los socios ilimitadamente responsables por las deudas sociales, o por todos los administradores de la sociedad. Si falta la firma de alguno de ellos hay que indicar la causa concreta en cada uno de los documentos en los que falte.
  3. Los documentos que integran las cuentas deben estar identificados, indicándose claramente en cada uno de ellos su denominación (por ejemplo, cuenta de pérdidas y ganancias), la empresa a la que corresponden y el ejercicio al que se refieren.
  4. Las cuentas se elaboran expresando sus valores en euros. No obstante, pueden expresarse en miles o millones de euros cuando la magnitud de las cifras lo aconseje, debiendo hacerse constar tal extremo.
  5. A efectos de comparación, en cada partida deben figurar además de las cifras del ejercicio que se cierra las correspondientes al ejercicio anterior.
  6. No deben figurar partidas que no tengan ningún importe ni en el ejercicio que se presenta ni en el anterior.
  7. No puede modificarse la estructura de las cuentas de un ejercicio a otro, salvo casos excepcionales que, en su caso, han de ser indicados en la memoria.
  8. Pueden añadirse nuevas partidas cuyo contenido no esté previsto en los modelos de cuentas anuales existentes.
  9. Pueden hacerse subdivisiones más detalladas de las partidas.
  10. Pueden agruparse partidas si representan un importe irrelevante para mostrar la imagen fiel o si con ello se gana en claridad.
  11. Cada partida debe llevar una referencia cruzada a su correspondiente información dentro de la memoria, cuando proceda.
  12. Los créditos, deudas, ingresos y gastos referidos a empresas del grupo y asociadas deben figurar de forma independiente.

12requisitos

 

Los métodos para elaborar las cuentas anuales consolidadas

Mario Cantalapiedra – Economista

En lo referente a los métodos de consolidación a emplear para elaborar las cuentas anuales consolidadas, la normativa española reflejada en el Real Decreto 1159/2010, de 17 de septiembre distingue dos métodos (de integración global y proporcional), así como un procedimiento que denomina de puesta en equivalencia.

El método de integración global se aplica a las sociedades del grupo (formado por la sociedad dominante y todas sus dependientes) y consiste en la incorporación a las cuentas anuales de la sociedad obligada a consolidar (dominante) de todos los activos, pasivos, ingresos y gastos de las dependientes, una vez que se realizan las homogeneizaciones previas (por ejemplo, las cuentas de todas las sociedades deben establecerse en la misma fecha de cierre y por el mismo período, o deben elaborarse siguiendo métodos de valoración uniformes para lo que habrá que emplear, en su caso, ajustes extracontables), y las eliminaciones pertinentes (por ejemplo, de las operaciones recíprocas entre sociedades del grupo).

Por su parte, el método de integración proporcional se puede aplicar a las sociedades multigrupo (sociedades no dependientes que son gestionadas por una o varias sociedades del grupo con otra u otras personas ajenas al mismo, ejerciendo el control conjunto), y consiste en la incorporación a las cuentas anuales consolidadas de la porción de activos, pasivos, ingresos y gastos de la sociedad multigrupo correspondiente al porcentaje que de su patrimonio neto posean las sociedades del grupo. En este caso, también habrá que tener en cuenta las homogeneizaciones y eliminaciones oportunas.

Por último, el procedimiento de puesta en equivalencia es aplicable a las sociedades asociadas (sociedades sobre las que alguna entidad o entidades comprendidas en el grupo ejercen una influencia significativa en su gestión, participando en su capital e interviniendo en sus decisiones de política financiera y de explotación, sin llegar a controlarlas) y a las multigrupo, cuando no se les aplique el método de integración proporcional. Fundamentalmente consiste en sustituir el valor contable de la inversión en la participada por el porcentaje que corresponda a la participación en su patrimonio neto actualizado (valor puesto en equivalencia). Por ejemplo, si se posee el 30 por ciento de una asociada, que tiene un valor de activos por 100.000 euros y de pasivos por 40.000 euros, el patrimonio neto será de 60.000 euros (100.000 – 40.000) y el valor puesto en equivalencia, a incluir en las cuentas anuales consolidadas, será de 18.000 euros (30 por ciento de 60.000 euros). De nuevo, habrá que realizar las homogeneizaciones y eliminaciones que correspondan.

Excepciones a la obligación de formular cuentas consolidadas para los grupos de sociedades

Mario Cantalapiedra – Economista

Los grupos de sociedades formados por una sociedad dominante y sus sociedades dependientes tienen la obligación de consolidar sus cuentas, las cuales deben ser formuladas por la sociedad dominante, incluyendo, en su caso, a las sociedades multigrupo y asociadas en el proceso, tal como se expuso en el post anterior. Ahora me gustaría referirme a las tres excepciones que la normativa mercantil recoge a la obligación general de consolidar:

1. Por tamaño

Una sociedad dominante está exenta de formular cuentas anuales consolidadas cuando, durante dos ejercicios consecutivos a la fecha de cierre de su ejercicio, el conjunto de sociedades del grupo no sobrepase dos de los tres límites que exige Ley de Sociedades de Capital, en su artículo 258, para poder formular cuenta de pérdidas y ganancias abreviada, en concreto los siguientes:

  • Total de las partidas de activo no supere 11.400.000 euros.
  • Importe neto de la cifra de negocios no supere 22.800.000 euros.
  • Número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio no supere 250 (se deben tener en cuenta todas aquellas personas que tengan o hayan tenido una relación laboral con las sociedades del grupo durante el ejercicio, promediadas según el tiempo durante el cual hayan prestado sus servicios).

Para el cómputo de los límites anteriores, o bien se agregan los datos de la sociedad dominante y los correspondientes al resto de sociedades del grupo, teniendo en cuenta los ajustes y eliminaciones que corresponderían de efectuarse la consolidación, o bien se considera la suma de los valores nominales que integran los balances y cuentas de pérdidas y ganancias de todas las sociedades del grupo, en cuyo caso, se incrementan en un 20 por ciento los límites de activo (a 13.680.000 euros) y cifra de negocios (a 27.360.000 euros), mientras que el de número medio trabajadores queda igual.

Por otro lado, si el período al que se refieren las cuentas consolidadas es inferior al año, el importe neto de la cifra de negocios a considerar será el obtenido durante dicho período sin que se eleve al año completo.

La dispensa no puede ser aplicada si alguna de las sociedades del grupo ha emitido valores admitidos a negociación en un mercado regulado de cualquier Estado miembro de la Unión Europea (UE).

2. Por dependencia de un grupo mayor

Una sociedad dominante, sometida a legislación española, está exenta de formular cuentas anuales consolidadas cuando sea dependiente de otra que se rija por dicha legislación o por la de otro Estado miembro de la UE, siempre y cuando se cumplan las siguientes condiciones:

  • Esta última sociedad posea el 50 por ciento o más de las participaciones sociales de aquella.
  • Los accionistas o socios que posean, al menos, el 10 por ciento de las participaciones sociales no hayan solicitado la formulación de cuentas anuales consolidadas seis meses antes del cierre del ejercicio.

Además para acogerse a la dispensa se ha de cumplir lo siguiente:

  • Que tanto la sociedad dominante española dispensada como todas la que de ella dependan se consoliden en un grupo mayor cuya sociedad dominante se someta a la legislación de algún Estado miembro de la UE.
  • Que la sociedad dominante española dispensada de formular cuentas anuales consolidadas indique en sus cuentas anuales que está exenta de la obligación de consolidar, así como los datos del grupo al que pertenece, la razón social y el domicilio de la sociedad que actúa como su dominante.
  • Que las cuentas anuales consolidadas, el informe de gestión y el de auditoría de la sociedad dominante del grupo mayor se depositen traducidas en el Registro Mercantil, donde tenga su domicilio la sociedad dispensada.

Al igual que ocurría en la dispensa por tamaño, la excepción no puede aplicarse si la sociedad dominante española ha emitido valores admitidos a negociación en un mercado regulado de cualquier Estado miembro de la UE.

3. Por sociedades dependientes sin interés significativo

Una sociedad dominante está exenta de consolidar cuando participa exclusivamente en sociedades dependientes que no poseen un interés significativo, individualmente y en conjunto, para la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de las sociedades del grupo.

Entidades que han de incluirse en la consolidación contable

Mario Cantalapiedra – Economista

Mediante la consolidación contable se persigue mostrar la situación patrimonial de un grupo de sociedades como si se tratase de una única entidad económica, es decir, reflejar la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de dicho grupo, reflejado en las cuentas anuales, como si fuese una sola empresa. Para saber las sociedades que están obligadas a consolidar sus cuentas, debe acudirse al artículo 42 del Código de Comercio, donde se señala como “toda sociedad dominante de un grupo de sociedades estará obligada a formular las cuentas anuales y el informe de gestión consolidados”.

De este modo, un grupo de sociedades, a efectos de la consolidación de sus cuentas, se forma por una sociedad dominante y todas aquellas sociedades dependientes sobre las que ejerce su control, entendido este como el poder de dirigir sus políticas financieras y de explotación, con la finalidad de obtener beneficios económicos de sus actividades. En concreto, se presume que existe control de la sociedad dominante sobre una dependiente, en alguna de las siguientes situaciones:

  • Posea la mayoría de los derechos de voto (no de las acciones, ya que existen acciones sin voto).
  • Tenga la facultad de nombrar o destituir a la mayoría de los administradores.
  • Pueda disponer, en virtud de acuerdos celebrados con terceros, de la mayoría de los derechos de voto.
  • Haya designado con sus votos a la mayoría de los administradores, que desempeñen su cargo en el momento en que deban formularse las cuentas anuales consolidadas y durante los dos ejercicios inmediatamente anteriores. Existe la presunción de esta circunstancia cuando la mayoría de los administradores de la sociedad dominada sean miembros del órgano de administración o altos directivos de la sociedad dominante o de otra dominada por ésta. No obstante, esta situación no dará lugar a la consolidación, si la sociedad cuyos administradores han sido nombrados está vinculada a otra en la forma prevista en las dos primeras situaciones descritas.

Pues bien, deben consolidarse los grupos de empresas, formados por una sociedad dominante más sus dependientes, recayendo la tarea de consolidar en la entidad dominante. No obstante, también se habrán de incluir en la consolidación otro tipo de sociedades, relacionadas con las que forman parte del grupo, como son las multigrupo y las asociadas. Las sociedades multigrupo son empresas no incluidas como dependientes, que son gestionadas por una o varias sociedades del grupo con otra u otras personas ajenas al mismo, ejerciendo el control conjunto. Por su parte, las sociedades asociadas son aquellas sobre las que alguna entidad o entidades comprendidas en el grupo ejercen una influencia significativa en su gestión, participando en su capital e interviniendo en sus decisiones de política financiera y de explotación, sin llegar a controlarlas.

Es importante reseñar que la obligación de formular cuentas anuales consolidadas no exime a las sociedades integrantes del grupo, de formular sus propias cuentas individuales.

Cinco requisitos que ha de cumplir la información de las cuentas anuales

Mario Cantalapiedra – Economista

Las cuentas anuales son el conjunto de estados contables que de forma periódica (una vez al año), debe presentar todo empresario que revista la forma jurídica de sociedad para informar a los interesados en conocer la evolución de la empresa. Comprenden el balance de situación, la cuenta de pérdidas y ganancias, la memoria, el estado de cambios en el patrimonio neto y el estado de flujos de efectivo, el cual solamente es obligatorio para las empresas que cumplimenten el modelo normal de balance, es decir, compañías de gran dimensión.

La normativa contable señala como los documentos que forman las cuentas anuales son una unidad y deben ser redactados con claridad, de forma que la información que proporcionan sea comprensible y útil para los usuarios a la hora de tomar sus decisiones económicas, debiendo mostrar la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de la empresa, de conformidad con las disposiciones legales. Más en concreto, la información incluida en las cuentas anuales debe ser:

  1. Relevante

Útil para tomar decisiones económicas o, lo que es lo mismo, que ayude a evaluar sucesos pasados, presentes o futuros de la empresa, o a confirmar o corregir evaluaciones que hayan sido realizadas con anterioridad. En particular, para cumplir este requisito, las cuentas anuales deben mostrar adecuadamente algo a lo que se da especial importancia en este blog, como son los riesgos a los que se enfrenta la empresa.

  1. Fiable

Libre de errores materiales y neutral, es decir, libre de sesgos, de tal modo que los usuarios puedan confiar en que dicha información es la imagen fiel de lo que se pretende representar.

  1. Íntegra

Debe contener de forma completa todos los datos que pueden influir en la toma de decisiones, sin ninguna omisión de información significativa.

  1. Comparable

Ha de permitir contrastar la situación y rentabilidad de la empresa en el tiempo y con otras empresas. Para ello, las transacciones y demás sucesos que se producen en circunstancias parecidas deben ser tratados de un modo similar.

  1. Clara

Se trata de que los usuarios de las cuentas anuales, que tengan un conocimiento razonable de las actividades económicas, la contabilidad y las finanzas empresariales, mediante un examen de su información, puedan formarse juicios que les faciliten la toma de decisiones. Es decir, para aprovechar la información de las cuentas anuales de una empresa, conviene tener ciertos conocimientos financieros.

¿Qué ocurre si la Junta general no aprueba las cuentas anuales?

Mario Cantalapiedra – Economista

La legislación mercantil vigente en España impone a las sociedades la obligación de depositar sus cuentas anuales (balance, cuenta de pérdidas y ganancias, estado de cambios en el patrimonio neto, memoria y, en su caso, estado de flujos de efectivo) debidamente aprobadas por la Junta general en el Registro Mercantil, de tal modo que si transcurre un año desde la fecha del cierre del ejercicio social sin que se haya practicado este depósito, no se permitirá inscribir ningún otro documento en el Registro a la sociedad incumplidora. Como excepción podrá inscribir determinados documentos tales como el cese o dimisión de Administradores, Gerentes, Directores generales o Liquidadores, la revocación o renuncia de poderes, la disolución de la sociedad, el nombramiento de liquidadores y los asientos ordenados por la Autoridad judicial o administrativa. Cabría la posibilidad también de que el incumplimiento motivara la imposición de una multa por parte del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC). Pero, ¿qué ocurre si la Junta general no aprueba las cuentas anuales?:

En este caso, si las cuentas no se depositan por no estar aprobadas por la Junta general, no se procederá al cierre registral siempre que se acredite esta circunstancia mediante una certificación del órgano de administración, con firmas legitimadas, en la que se exprese la causa de la falta de aprobación, o mediante una copia autorizada del acta notarial de dicha Junta general en la que conste que las cuentas no han sido aprobadas. Es importante señalar que para impedir el cierre registral, la certificación, o en su caso la copia del acta notarial, deberá presentarse en el Registro Mercantil antes de que transcurra un año desde la fecha del cierre del ejercicio social. Además deberá justificarse la permanencia de la situación de no aprobación cada seis meses por alguno de los medios especificados (certificación o copia autorizada del acta notarial). Dichas certificaciones y actas, tanto las iniciales como las que reiteren la subsistencia de la falta de aprobación, serán objeto de inscripción y publicación en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (BORME).

A pesar de que la Junta general no haya aprobado las cuentas anuales correspondientes a un determinado ejercicio y acredite cada seis meses que sigue sin aprobarlas, no desaparece la obligación para la sociedad de depositar las cuentas anuales correspondientes a los ejercicios siguientes.

El modelo abreviado de presentación de cuentas anuales

Mario Cantalapiedra – Economista

Como sabes en este mes de julio termina el plazo reglamentario de presentación de las cuentas anuales de las sociedades obligadas a ello en el Registro Mercantil. Te recuerdo que las cuentas anuales son el conjunto de estados contables que una vez al año debe presentar todo empresario que revista la forma jurídica de sociedad, para informar a terceros interesados en la evolución de la empresa. Conviene, por tanto, repasar las sociedades que pueden presentar el modelo abreviado de cuentas, en el que hay una menor exigencia de información con respecto al normal, sobre todo tras la actualización de cifras producida con la Ley 14/2013 que afecta, en concreto, a la presentación de cuenta de pérdidas y ganancias abreviada.

De este modo, pueden presentar el modelo abreviado de balance de situación, de estado de cambios en el patrimonio neto y de memoria, no estando obligadas a presentar el estado de flujo de efectivo, las sociedades que durante dos ejercicios consecutivos reúnan, a la fecha de cierre de cada uno de ellos, al menos dos de las circunstancias siguientes:

a) Que el total de las partidas del activo no supere los cuatro millones de euros.

b) Que el importe neto de su cifra anual de negocios no supere los ocho millones de euros.

c) Que el número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio no sea superior a cincuenta.

Por su parte, podrán presentar cuenta de pérdidas y ganancias en modo abreviado las sociedades que durante dos ejercicios consecutivos reúnan, a la fecha de cierre de cada uno de ellos, al menos dos de las circunstancias siguientes:

a) Que el total de las partidas del activo no supere los once millones cuatrocientos mil euros.

b) Que el importe neto de su cifra anual de negocios no supere los veintidós millones ochocientos mil euros.

c) Que el número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio no sea superior a doscientos cincuenta.

Las sociedades pierden la posibilidad de formular la información abreviada si dejan de reunir, durante dos ejercicios consecutivos, a la fecha de cierre de cada uno de ellos, dos de las tres circunstancias anteriores. Con respecto al cálculo de las cifras, se deberá realizar teniendo en cuenta lo siguiente:

  • El total del activo coincidirá con la cifra que figure en el modelo de balance.
  • La cifra anual de negocios se determinará deduciendo de las ventas de productos y prestaciones de servicios y de otros ingresos correspondientes a las actividades ordinarias de la empresa, el importe de cualquier descuento producido sobre dichas ventas, así como el IVA y otros impuestos repercutibles.
  • El número medio de trabajadores tendrá en cuenta a todas las personas que tengan o hayan tenido alguna relación laboral con la empresa durante el ejercicio, promediadas según el tiempo durante el cual hayan prestado sus servicios.
Leer artículos anteriores: Pág. Anterior 1 2 3 4 5 Pág. Siguiente