Archivo de la etiqueta: cuentas anuales

¿Qué ocurre si la Junta general no aprueba las cuentas anuales?

Mario Cantalapiedra – Economista

La legislación mercantil vigente en España impone a las sociedades la obligación de depositar sus cuentas anuales (balance, cuenta de pérdidas y ganancias, estado de cambios en el patrimonio neto, memoria y, en su caso, estado de flujos de efectivo) debidamente aprobadas por la Junta general en el Registro Mercantil, de tal modo que si transcurre un año desde la fecha del cierre del ejercicio social sin que se haya practicado este depósito, no se permitirá inscribir ningún otro documento en el Registro a la sociedad incumplidora. Como excepción podrá inscribir determinados documentos tales como el cese o dimisión de Administradores, Gerentes, Directores generales o Liquidadores, la revocación o renuncia de poderes, la disolución de la sociedad, el nombramiento de liquidadores y los asientos ordenados por la Autoridad judicial o administrativa. Cabría la posibilidad también de que el incumplimiento motivara la imposición de una multa por parte del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC). Pero, ¿qué ocurre si la Junta general no aprueba las cuentas anuales?:

En este caso, si las cuentas no se depositan por no estar aprobadas por la Junta general, no se procederá al cierre registral siempre que se acredite esta circunstancia mediante una certificación del órgano de administración, con firmas legitimadas, en la que se exprese la causa de la falta de aprobación, o mediante una copia autorizada del acta notarial de dicha Junta general en la que conste que las cuentas no han sido aprobadas. Es importante señalar que para impedir el cierre registral, la certificación, o en su caso la copia del acta notarial, deberá presentarse en el Registro Mercantil antes de que transcurra un año desde la fecha del cierre del ejercicio social. Además deberá justificarse la permanencia de la situación de no aprobación cada seis meses por alguno de los medios especificados (certificación o copia autorizada del acta notarial). Dichas certificaciones y actas, tanto las iniciales como las que reiteren la subsistencia de la falta de aprobación, serán objeto de inscripción y publicación en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (BORME).

A pesar de que la Junta general no haya aprobado las cuentas anuales correspondientes a un determinado ejercicio y acredite cada seis meses que sigue sin aprobarlas, no desaparece la obligación para la sociedad de depositar las cuentas anuales correspondientes a los ejercicios siguientes.

El modelo abreviado de presentación de cuentas anuales

Mario Cantalapiedra – Economista

Como sabes en este mes de julio termina el plazo reglamentario de presentación de las cuentas anuales de las sociedades obligadas a ello en el Registro Mercantil. Te recuerdo que las cuentas anuales son el conjunto de estados contables que una vez al año debe presentar todo empresario que revista la forma jurídica de sociedad, para informar a terceros interesados en la evolución de la empresa. Conviene, por tanto, repasar las sociedades que pueden presentar el modelo abreviado de cuentas, en el que hay una menor exigencia de información con respecto al normal, sobre todo tras la actualización de cifras producida con la Ley 14/2013 que afecta, en concreto, a la presentación de cuenta de pérdidas y ganancias abreviada.

De este modo, pueden presentar el modelo abreviado de balance de situación, de estado de cambios en el patrimonio neto y de memoria, no estando obligadas a presentar el estado de flujo de efectivo, las sociedades que durante dos ejercicios consecutivos reúnan, a la fecha de cierre de cada uno de ellos, al menos dos de las circunstancias siguientes:

a) Que el total de las partidas del activo no supere los cuatro millones de euros.

b) Que el importe neto de su cifra anual de negocios no supere los ocho millones de euros.

c) Que el número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio no sea superior a cincuenta.

Por su parte, podrán presentar cuenta de pérdidas y ganancias en modo abreviado las sociedades que durante dos ejercicios consecutivos reúnan, a la fecha de cierre de cada uno de ellos, al menos dos de las circunstancias siguientes:

a) Que el total de las partidas del activo no supere los once millones cuatrocientos mil euros.

b) Que el importe neto de su cifra anual de negocios no supere los veintidós millones ochocientos mil euros.

c) Que el número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio no sea superior a doscientos cincuenta.

Las sociedades pierden la posibilidad de formular la información abreviada si dejan de reunir, durante dos ejercicios consecutivos, a la fecha de cierre de cada uno de ellos, dos de las tres circunstancias anteriores. Con respecto al cálculo de las cifras, se deberá realizar teniendo en cuenta lo siguiente:

  • El total del activo coincidirá con la cifra que figure en el modelo de balance.
  • La cifra anual de negocios se determinará deduciendo de las ventas de productos y prestaciones de servicios y de otros ingresos correspondientes a las actividades ordinarias de la empresa, el importe de cualquier descuento producido sobre dichas ventas, así como el IVA y otros impuestos repercutibles.
  • El número medio de trabajadores tendrá en cuenta a todas las personas que tengan o hayan tenido alguna relación laboral con la empresa durante el ejercicio, promediadas según el tiempo durante el cual hayan prestado sus servicios.

Balance abreviado frente a exención de auditar cuentas

Mario Cantalapiedra – Economista

Hasta la entrada en vigor de la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización (BOE del 28 de septiembre), conocida coloquialmente como “Ley de emprendedores”, los requisitos de activo, facturación y número medio de empleados necesarios tanto para poder formular balance y estado de cambios en el patrimonio neto abreviados, como para eximir la obligación de auditar cuentas eran coincidentes. Sin embargo, la mencionada Ley de emprendedores elevó los límites de activo y facturación que permiten la presentación de balance y estado de cambios en el patrimonio neto abreviados, con el propósito de que más empresas puedan acceder a los mismos, simplificando sus obligaciones con el Registro Mercantil, al mismo tiempo que mantuvo invariadas las cotas que, de un modo general, marcan la exención de auditar cuentas. De este modo, en España actualmente tenemos lo siguiente:

Por un lado, pueden formular balance y estado de cambios en el patrimonio neto abreviados, las sociedades que durante dos ejercicios consecutivos reúnan, a la fecha de cierre de cada uno de ellos, al menos dos de las circunstancias siguientes:

a) Que el total de las partidas del activo no supere los cuatro millones de euros.

b) Que el importe neto de su cifra anual de negocios no supere los ocho millones de euros.

c) Que el número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio no sea superior a cincuenta.

Las sociedades perderán la posibilidad de formular la información abreviada si dejan de reunir, durante dos ejercicios consecutivos, dos de las tres circunstancias anteriores.

Por otro lado, están exentas de someter sus cuentas a auditoría, las sociedades que durante dos ejercicios consecutivos reúnan, a la fecha de cierre de cada uno de ellos, al menos dos de las circunstancias siguientes:

a) Que el total de las partidas del activo no supere los dos millones ochocientos cincuenta mil euros.

b) Que el importe neto de su cifra anual de negocios no supere los cinco millones setecientos mil euros.

c) Que el número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio no sea superior a cincuenta.

De igual modo, la exención se pierde si se dejan de reunir, durante dos ejercicios consecutivos, dos de las tres circunstancias mencionadas. Para el caso de que estemos ante el primer ejercicio social desde su constitución, transformación o fusión, las sociedades quedan exceptuadas de la obligación de auditarse si reúnen, al cierre, al menos dos de las tres circunstancias.

¿Cuántas cuentas anuales hay que presentar para levantar el cierre provisional de la hoja registral del Registro Mercantil?

Mario Cantalapiedra – Economista

Uno de los problemas que surgen cuando no se depositan las cuentas anuales de la empresa (balance, cuenta de pérdidas y ganancias, estado de cambios en el patrimonio neto, memoria y, en su caso, estado de flujos de efectivo) en el Registro Mercantil y se está obligado a ello, es el cierre provisional de la hoja registral, según regula el Real Decreto 1784/1996, de 19 de julio, por el que se aprueba el Reglamento del Registro Mercantil, en concreto, en su artículo 378.1:

“Transcurrido un año desde la fecha del cierre del ejercicio social sin que se haya practicado en el Registro el depósito de las cuentas anuales debidamente aprobadas, el Registrador Mercantil no inscribirá ningún documento presentado con posterioridad a aquella fecha, hasta que, con carácter previo, se practique el depósito. Se exceptúan los títulos relativos al cese o dimisión de Administradores, Gerentes, Directores generales o Liquidadores, y a la revocación o renuncia de poderes, así como a la disolución de la sociedad y al nombramiento de liquidadores y a los asientos ordenados por la Autoridad judicial o administrativa”.

Cualquier otro documento no recogido en las excepciones del artículo 378.1 como, por ejemplo, una disminución del capital social o una modificación de los estatutos de la sociedad, no podrá ser inscrito por la empresa hasta subsanar su situación irregular. La pregunta es saber cuántas cuentas anuales, en el supuesto de que se lleven varios años sin presentarlas, tendrían que ser inscritas en el Registro para levantar el cierre provisional de la hoja registral y volver a la normalidad. Si es necesario que se presenten todas las que falten o bastaría con inscribir un número determinado de ellas. Pues bien, según dos Resoluciones, de 3 de octubre de 2005 y 8 de febrero de 2010, de la Dirección General de los Registros y del Notariado, únicamente es necesario depositar las cuentas anuales de los tres últimos ejercicios para levantar el cierre provisional de la hoja registral. Creo que esta noticia no es del todo mala para el que se haya de enfrentar a una situación irregular con la contabilidad oficial de su empresa, basta con reconstruir, en su caso, e inscribir los tres últimos ejercicios contables a los que se venga obligado para que el Registro reabra la hoja.

Las tres formas de presentar las cuentas anuales en el Registro Mercantil

Mario Cantalapiedra – Economista

En este mes de julio termina el plazo reglamentario de presentación de las cuentas anuales correspondientes al ejercicio de 2012 en el Registro Mercantil correspondiente al domicilio social, las cuales deben ser presentadas dentro del mes siguiente a la fecha de celebración de la Junta en la que se aprueban. A estos efectos, el cómputo de dicho mes se produce de fecha a fecha, es decir, si la Junta se ha celebrado en la fecha límite del 30 de junio, se tendrá de límite para presentar las cuentas anuales hasta el próximo 30 de julio. A continuación quisiera repasar contigo las tres formas de presentar las cuentas anuales que pueden utilizarse en la actualidad:

1. Soporte papel

Las cuentas anuales cumplimentadas en los modelos normalizados deberán depositarse en el Registro Mercantil en una carpeta junto con la instancia de presentación y la certificación de aprobación de las mismas. Con respecto a esta certificación, debo recordar que ya no resulta necesario legitimar las firmas incluidas en ella conforme a lo establecido por el número quince del artículo primero de la Ley 25/2011, de 1 de agosto, de reforma parcial de la Ley de Sociedades de Capital.

2. Soporte CD/DVD

En este caso, deberán aportarse al Registro Mercantil, en una carpeta, la instancia de presentación, la certificación de aprobación de cuentas, el certificado de la huella digital firmado y el CD o DVD en el que conste el fichero comprimido en formato zip con las cuenta anuales. Por cierto, aprovecho para recordar que lo de presentar las cuentas anuales en disquete pasó a mejor vida.

3. Envío telemático

A su vez esta forma de presentación permite dos modalidades, la completa y la mixta. La presentación telemática completa permite realizar la tramitación íntegra del depósito mediante el Portal web de presentación telemática del Colegio de Registradores. En este supuesto, se envían al Registro dos archivos; uno en formato zip conteniendo el depósito de las cuentas, y otro fichero que contenga el certificado de aprobación de las cuentas, el cual debe incluir las firmas manuscritas y la huella digital del depósito. Por su parte, en la presentación telemática mixta se remite a través del Portal web el fichero zip conteniendo el depósito de cuentas, y en un momento posterior (dentro de los 15 días hábiles siguientes al envío telemático) se deberá enviar por correo certificado o presentar físicamente en el Registro Mercantil, el certificado de aprobación de cuentas, la instancia de presentación, la huella digital del depósito y el acuse de recibo de presentación telemática emitido por el Portal web.

Obligación de informar sobre plazos de pago a proveedores en la memoria

Mario Cantalapiedra – Economista

Desde el ejercicio de 2010 existe la obligación para las sociedades de informar de forma expresa en las cuentas anuales que depositan en el Registro Mercantil, concretamente en un apartado de la memoria, de los plazos de pago a proveedores. Esta obligación, ya prevista en la disposición adicional tercera de la Ley 15/2010 de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales, fue regulada posteriormente por una resolución del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) de 29 de diciembre de 2010. Resolución que es aplicable a todas las empresas españolas en la formulación de sus cuentas anuales individuales y consolidadas. En las primeras cuentas en las que se debió aplicar, las correspondientes a 2010, únicamente fue necesario informar sobre el saldo pendiente de pago a proveedores que a cierre del ejercicio superaba el plazo legal, siendo las cuentas correspondientes a 2011, en las que ahora andarán enfrascados los administradores que tienen el deber de formularlas antes de que finalice el mes de marzo, las primeras en las que habrá que suministrar una información más completa.

Si la compañía presenta en el Registro Mercantil el modelo normal de memoria, la información a incluir será el importe pagado fuera o dentro del plazo legal, el plazo medio ponderado excedido de pagos durante el ejercicio y el saldo pendiente de pago a cierre de ejercicio que acumule un aplazamiento superior al legislado por la Ley 15/2010. Si por el contrario, la empresa puede elaborar la memoria en modo abreviado o aplica el Plan General de Contabilidad de Pequeñas y Medianas Empresas, no existe obligación de informar sobre el plazo medio ponderado excedido de pagos, es decir, a las pymes españolas se les exime de informar sobre el dato que comporta, a buen seguro, una mayor complejidad en su cálculo. La información solicitada deberá suministrarse como una nota más en la memoria en forma de cuadro y según sea, en cada caso, el modelo de presentación de las cuentas anuales.

El deber de información atañe a las operaciones comerciales de pago que realiza la empresa, es decir, a los acreedores comerciales que se incluyen en el correspondiente epígrafe del pasivo corriente del balance, no afectando a otros proveedores o acreedores como, por ejemplo, los proveedores de inmovilizado o los acreedores por arrendamiento financiero, que pertenecen a distinto epígrafe.

¿Debe presentar cuentas anuales las microempresas?

La Unión Europea estudia desde 2009 la posibilidad de que las microempresas queden exentas de la obligación de depositar sus cuentas anuales en el Registro Mercantil.

Iberinform y Crédito y Caución han realizado conjuntamente un primer estudio para conocer la opinión de los directivos españoles vinculados a la gestión financiera sobre la posible aplicación de esta medida.

A estos efectos, una microempresa es aquella que cumple dos de las siguientes tres condiciones: tener menos de 10 empleados, facturar menos de un millón de euros o contar con un balance inferior a los 500.000. Alrededor del 75% de las 1.300.000 empresas españolas encajan en esa definición.

Crédito y Caución e Iberinform han realizado conjuntamente un primer estudio para conocer la opinión de los directivos españoles vinculados a la gestión financiera acerca de la medida. El trabajo de campo ha sido realizado entre los meses de junio y julio de 2011, a través de 497 entrevistas a profesionales relacionados con el Credit Management en sus respectivas organizaciones.

Las empresas españolas se muestran muy divididas acerca de las bondades y los problemas que plantea este proyecto legislativo. De cada 10 profesionales entrevistados, cuatro apoyan y cuatro rechazan que las empresas con una facturación inferior al millón de euros estuviese exenta de depositar sus cuentas en el Registro mercantil.

La polarización de la opinión es absoluta. El 28% de los profesionales están muy en desacuerdo con la medida, dándole la mínima puntuación, y el 33% muy de acuerdo. Descargar el estudio completo

Descargar estudio completo

Cuándo, dónde, cómo y por qué presentar las cuentas anuales

Mario Cantalapiedra – Economista

Borme registro mercantil

Se aproxima el mes de julio y para muchos de los que leéis estas líneas llega el período de depositar las cuentas anuales correspondientes al ejercicio de 2010 en el Registro Mercantil. En condiciones normales, cierre de ejercicio 31 de diciembre y celebración de la junta a más tardar el 30 de junio, tendréis hasta el 30 de julio para depositarlas (que nadie me presente las cuentas el día 31, puesto que estaría ya fuera de plazo).

En cuanto al lugar de presentación, las cuentas anuales se pueden depositar personalmente en las oficinas del Registro Mercantil correspondiente al domicilio social de vuestra empresa o por correo (certificado o administrativo) dirigido al propio Registro. En este segundo caso se tomará como fecha de presentación la que conste del servicio oficial de correo, aspecto muy a tener en cuenta si vamos con las fechas algo apretadas. Por lo que se refiere a la forma de presentación, actualmente las cuentas se pueden depositar de los siguientes modos:

a)      Utilizando el programa de ayuda y confección de archivos disponible en la dirección de Internet: www.registradores.org, con el que se generará el correspondiente soporte físico (CD o DVD).

b)      Cumplimentando los impresos y modelos normalizados disponibles en el Registro Mercantil.

c)      Telemáticamente desde www.registradores.org utilizando la correspondiente firma digital.

Y por si a alguien le sobreviene la tentación de no presentar las cuentas, os recuerdo que no podréis inscribir en el Registro Mercantil ningún documento de la empresa mientras este incumplimiento persista. De esta restricción general se exceptúan la publicación del cese o dimisión de administradores, gerentes, directores generales o liquidadores, la revocación o renuncia de poderes, así como la disolución de la sociedad y nombramiento de liquidadores y los asientos que ordene la autoridad judicial o administrativa.

Además el incumplimiento del depósito puede motivaros la imposición de una multa por importe de entre 1.200 a 60.000 euros por parte del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC), previa instrucción del correspondiente expediente y tal como se regula en el artículo 283 de la vigente Ley de Sociedades de Capital. El límite superior de la multa se eleva hasta los 300.000 euros cuando la sociedad o, en su caso, el grupo de sociedades tenga un volumen de facturación anual superior a 6 millones de euros. La sanción que pueda imponer el ICAC se determinará atendiendo a la dimensión de la sociedad, en función del importe total de las partidas del activo y de su cifra de ventas, referidos ambos datos al último ejercicio que se haya declarado a la Administración tributaria. En el supuesto de no disponer de estos datos, la cuantía de la sanción se fijará de acuerdo con la cifra de capital social, que será solicitada al Registro Mercantil correspondiente. Si las cuentas se depositen con anterioridad a la iniciación del procedimiento sancionador, aunque sea fuera de plazo, la sanción se impondrá en su grado mínimo y reducida en un cincuenta por ciento

Cómo incorporar información de los aplazamientos de pago en la memoria de las cuentas anuales

Novedades en la presentación de las memorias de cuentas anuales del ejercicio 2010

 

Ignacio JiménezIberinform 

En el BOE del día 31 de diciembre de 2010 (resolución de 29 de diciembre) se ha publicado la Resolucion Instituto de Contabilidad y Auditoria de cuentas (ICAC), Organismo Autónomo adscrito al Ministerio de Economía y Hacienda, donde se establece la obligación de incorporar en la memoria de las cuentas anuales del ejercicio 2010 el importe del saldo pendiente de pago a proveedores en operaciones comerciales, que al cierre del ejercicio acumule un aplazamiento superior al plazo legal de pago.

  • Esta Resolución será de aplicación a todas las empresas españolas, tanto para las cuentas anuales individuales como las consolidadas.
  • La norma deja fuera de su ámbito de aplicación a los acreedores o proveedores que no cumplen tal condición (proveedores de inmovilizado o los acreedores por arrendamiento financiero).
  • Las empresas que utilicen el modelo abreviado o que opten por la aplicación del Plan General de Contabilidad de PYMES no estarán obligadas a informar del plazo medio ponderado excedido.
  • En el primer ejercicio se informará del saldo pendiente de pago que acumule un aplazamiento superior al plazo legal de pago.

 

_______________________________________________

 TEXTO COMPLETO

La disposición adicional tercera. Deber de información de la Ley 15/2010, de 5 de julio, de modificación de la Ley 3/2004, de 29 de diciembre, por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales, señala:

 «Las sociedades deberán publicar de forma expresa las informaciones sobre plazos de pago a sus proveedores en la Memoria de sus cuentas anuales.

El Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas resolverá sobre la información oportuna a incorporar en la Memoria de Cuentas Anuales de las empresas para que, a partir de las correspondientes al ejercicio 2010, la Auditoría Contable contenga la información necesaria que acredite si los aplazamientos de pago efectuados se encuentren dentro de los límites indicados en esta Ley.»

Considerando lo anterior, la presente Resolución tiene como objetivo dar cumplimiento al mandato expreso contenido en la citada Ley 15/2010, de 5 de julio, y es conforme con la habilitación general contenida en la disposición final tercera del Real Decreto 1514/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el Plan General de Contabilidad, que faculta al Instituto de Contabilidad y Auditoria de Cuentas (ICAC) a dictar normas de obligado cumplimiento en desarrollo del citado Plan, en particular, en relación con las normas de elaboración de las cuentas anuales.

El ámbito de aplicación de la Resolución se regula en la norma primera en sintonía con el alcance definido en la disposición adicional tercera de la Ley 15/2010, de 5 de julio.

A tal efecto, se considera como «empresa» a cualquier persona jurídica o empresario persona física que actúe en el ejercicio de su actividad independiente económica o profesional que deba elaborar cuentas anuales de acuerdo con nuestro Derecho contable o que las elabore voluntariamente.

Hay que advertir que las empresas que formulen cuentas consolidadas también se incluyen en el ámbito de aplicación de esta Norma, si bien exclusivamente respecto a las empresas radicadas en España que se consolidan por el método de integración global o proporcional al margen del marco de información financiera en que se formulen las citadas cuentas.

La Resolución exige que se informe sobre el número de días en que la empresa ha superado el plazo legal de pago. Para ello, en la medida que la empresa puede tener que cumplir con distintos plazos legales en función de la naturaleza del bien, servicio de que se trate o actividad desarrollada, y al objeto de ponderar el citado incumplimiento se ha considerado oportuno emplear el indicador «Plazo medio ponderado excedido de pagos».

En la norma segunda se define este concepto, cuyo cálculo requiere computar el número de días de retraso sobre el plazo legal en cada uno de los pagos incumplidos y ponderarlo por el importe del respectivo pago, circunstancia que exige identificar el plazo legal de pago que, en cada caso, corresponda de acuerdo con lo dispuesto en la Ley 3/2004, de 29 de diciembre, y durante el periodo a que se extiende el régimen transitorio en la Ley 15/2010, de 5 de julio.

Es conveniente precisar que el «Deber de información» afecta a las operaciones comerciales de pago. Es decir, a los acreedores comerciales incluidos en el correspondiente epígrafe del pasivo corriente del modelo de balance, por tanto, la norma deja fuera de su ámbito objetivo de aplicación a los acreedores o proveedores que no cumplen tal condición para el sujeto deudor que informa, como son los proveedores de inmovilizado o los acreedores por arrendamiento financiero.

La norma tercera recoge la información que se considera oportuna para poder apreciar el grado de cumplimiento de la Ley 3/2004, de 29 de diciembre. En particular las empresas que elaboren la memoria en el modelo normal deberán incluir en una nota independiente la siguiente información:

  • Importe pagado fuera o dentro del plazo legal.
  • Plazo medio ponderado excedido de pagos durante el ejercicio.
  • Saldo pendiente de pago al cierre del mismo que acumule un aplazamiento superior al permitido por la ley.

No obstante, como es usual en los restantes requerimientos contables, se ha estimado proporcionado, en razón de su magnitud, exigir un menor detalle de información contable a las pequeñas y medianas empresas. Siguiendo este criterio, las empresas que puedan elaborar la memoria en modelo abreviado o que opten por la aplicación del Plan General de Contabilidad de Pequeñas y Medianas Empresas no estarán obligadas a informar del plazo medio ponderado excedido de pagos durante el ejercicio.

Finalmente, la disposición transitoria primera incorpora el régimen transitorio sobre el plazo legal de pago por remisión a lo previsto en la Ley 15/2010, de 5 de julio, en función de la naturaleza de la entrega de bienes o de la prestación de servicios que reciba la entidad.

Por su parte, la disposición transitoria segunda establece el régimen de cumplimento gradual que se ha fijado para el primer ejercicio de aplicación, del que solo se solicita un análisis sobre la antigüedad de los saldos al cierre del mismo, al objeto de facilitar la aplicación de los nuevos requerimientos ante la previsión de que las empresas puedan verse en la necesidad de tener que adaptar sus sistemas informáticos.

En su virtud, de acuerdo con el Consejo de Estado, se dicta la presente Resolución:

 

Norma primera. Objeto y ámbito de aplicación.

1. La presente Resolución tiene por objeto aclarar y sistematizar la información que las empresas deben recoger en la Memoria de sus cuentas anuales individuales y consolidadas, a efectos del deber de información previsto en la disposición adicional tercera de la Ley 15/2010, de 5 de julio, de modificación de la Ley 3/2004, de 29 de diciembre, por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales.

2. Esta Resolución será de aplicación a todas las empresas españolas, en la formulación de las cuentas anuales individuales y consolidadas.

A tal efecto, se considerará como empresa a cualquier persona jurídica o empresario persona física que actúe en el ejercicio de su actividad independiente económica o profesional.

El ámbito de aplicación de la Resolución se corresponde con el de la Ley 3/2004, de 29 de diciembre.

 

Norma segunda. Definiciones.–A los exclusivos efectos de lo previsto en esta Resolución se entenderá por:

a) Plazo medio ponderado excedido (PMPE) de pagos: el importe resultante del cociente formado en el numerador por el sumatorio de los productos de cada uno de los pagos a proveedores realizados en el ejercicio con un aplazamiento superior al respectivo plazo legal de pago y el número de días de aplazamiento excedido del respectivo plazo, y en el denominador por el importe total de los pagos realizados en el ejercicio con un aplazamiento superior al plazo legal de pago.

b) Proveedores: acreedores comerciales incluidos en el pasivo corriente del balance por deudas con suministradores de bienes o servicios.

 

Norma tercera. Información sobre los aplazamientos de pago efectuados a los proveedores durante el ejercicio.

1. Las empresas incluirán una nota en el modelo normal de la memoria de sus cuentas anuales individuales y en su caso, consolidadas, con la siguiente denominación y contenido:

«Información sobre los aplazamientos de pago efectuados a proveedores. Disposición adicional tercera. «Deber de información» de la Ley 15/2010, de 5 de julio.»

Importe total de pagos realizados a los proveedores en el ejercicio, distinguiendo los que hayan excedido los límites legales de aplazamiento.

Plazo medio ponderado excedido de pagos.

Importe del saldo pendiente de pago a proveedores, que al cierre del ejercicio acumule un aplazamiento superior al plazo legal de pago.

 Esta información deberá suministrarse en el siguiente cuadro:

Resolución de 29 de diciembre de 2010 comunicacion aplazamientos de pago a proveedores en operaciones comerciales.

** El plazo máximo legal de pago será, en cada caso, el que corresponda en función de la naturaleza del bien o servicio recibido por la empresa de acuerdo con lo dispuesto en la Ley 3/2004, de 29 de diciembre, por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales.

 2. La información de las cuentas consolidadas estará referida a los proveedores del grupo como entidad que informa, una vez eliminados los créditos y débitos recíprocos de las empresas dependientes y, en su caso, los de las empresas multigrupo de acuerdo con lo dispuesto en las normas de consolidación que resulten aplicables. El cuadro solo recogerá la información correspondiente a las entidades españolas incluidas en el conjunto consolidable.

3. Las empresas que elaboren la memoria en el modelo abreviado del Plan General de Contabilidad, o que opten por la aplicación del Plan General de Contabilidad de Pequeñas y Medianas Empresas incluirán una nota con la siguiente denominación y contenido:

«Información sobre los aplazamientos de pago efectuados a proveedores. Disposición adicional tercera. «Deber de información» de la Ley 15/2010, de 5 de julio.»

Importe total de pagos realizados a los proveedores en el ejercicio, distinguiendo los que hayan excedido los límites legales de aplazamiento.

Importe del saldo pendiente de pago a proveedores, que al cierre del ejercicio acumule un aplazamiento superior al plazo legal de pago.

 Esta información deberá suministrarse en el siguiente cuadro:

relación con los aplazamientos de pago a proveedores en operaciones comerciales.

** El plazo máximo legal de pago será, en cada caso, el que corresponda en función de la naturaleza del bien o servicio recibido por la empresa de acuerdo con lo dispuesto en la Ley 3/2004, de 29 de diciembre, por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales.

Las empresas que elaboren la memoria en el modelo abreviado deberán cumplimentar la información que se solicita en el apartado 1 de esta norma cuando se incluyan en el conjunto consolidable de una sociedad española.

 

Disposición transitoria primera. Régimen transitorio de los plazos máximos de pago.

El plazo legal máximo de pago que debe cumplir el deudor a partir de la fecha de la prestación de los servicios o de la recepción de las mercancías, distintas de los productos de alimentación frescos y perecederos, se ajustará progresivamente para aquellas empresas que vinieran pactando plazos de pago más elevados al calendario transitorio establecido hasta el 1 de enero de 2013 en las disposiciones transitorias segunda y tercera de la Ley 15/2010, de 5 de julio.

 

Disposición transitoria segunda. Información a incluir en la memoria de las cuentas anuales del primer ejercicio de aplicación de esta Resolución.

En el primer ejercicio de aplicación de esta Resolución, las entidades deberán suministrar exclusivamente la información relativa al importe del saldo pendiente de pago a los proveedores, que al cierre del mismo acumule un aplazamiento superior al plazo legal de pago.

Adicionalmente, en las cuentas anuales de este primer ejercicio no se presentará información comparativa correspondiente a esta nueva obligación, calificándose las cuentas anuales como iniciales a estos exclusivos efectos en lo que se refiere a la aplicación del principio de uniformidad y del requisito de comparabilidad.

 

Disposición final. Entrada en vigor.

La presente Resolución entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el Boletín Oficial del Estado.

 

Madrid, 29 de diciembre de 2010 – El Presidente del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas, José Antonio Gonzalo Angulo

Sanciones previstas ante la falta de depósito de las cuentas anuales

Mario Cantalapiedra – Economista

En el mes siguiente a la aprobación de las cuentas anuales, ya sabemos que estamos obligados a depositar en el Registro Mercantil correspondiente al domicilio social de nuestra sociedad, la certificación de los acuerdos de la junta general de dicha aprobación, adjuntado un ejemplar de las propias cuentas anuales, así como del informe de gestión y del informe de los auditores, cuando la empresa se encuentre obligada a presentar auditoría, o ésta se hubiera practicado a petición de la minoría.

Ahora quiero referirme a lo que regula el artículo 283 del texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio (BOE de 3 de julio), y que entró en vigor el pasado 1 de septiembre, sobre el régimen sancionador previsto ante la omisión de la obligación de depósito:

En concreto, el incumplimiento del órgano de administración de la sociedad de la obligación de depositar, dentro del plazo establecido, los documentos referidos al comienzo del post, dará lugar a la imposición de una multa por importe de entre 1.200 a 60.000 euros, por el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC), previa instrucción del correspondiente expediente. Cuando la sociedad o, en su caso, el grupo de sociedades tenga un volumen de facturación anual superior a 6 millones de euros, el límite de la multa para cada año de retraso se eleva hasta los 300.000 euros.

La sanción a imponer se determinará atendiendo a la dimensión de la sociedad, en función del importe total de las partidas del activo y de su cifra de ventas, referidos ambos datos al último ejercicio que hayamos declarado a la Administración tributaria. Estos datos deberán ser facilitados al instructor del expediente por la propia sociedad, y  en el supuesto de no disponer de ellos, la cuantía de la sanción se fijará de acuerdo con la cifra de capital social, que será solicitará al Registro Mercantil correspondiente.

También se comenta en el artículo 283, que en el supuesto de que los documentos se depositen con anterioridad a la iniciación del procedimiento sancionador, la sanción se impondrá en su grado mínimo y reducida en un cincuenta por ciento, de ahí la importancia, en la que siempre insisto, de depositar las cuentas anuales aunque hayamos sobrepasado el plazo legal previsto.

Por último, reseñar que las infracciones mencionadas prescriben a los tres años.

Otros articulos relacionados:

Leer artículos anteriores: Pág. Anterior 1 2 3 4 5 Pág. Siguiente